María Alemán - Punto y Coma

En salud, ni paciencia ni ahorros – María Alemán

Julio Frenk, médico cirujano por la UNAM, maestría en Salud Pública, maestría en Sociología, doctorado conjunto en Organización de la Atención Médica y en Sociología, ha escrito 23 libros y más de 320 artículos científicos, fue director-fundador del Instituto Nacional de Salud Pública de la Secretaría de Salud. Es difícil imaginar nuestro sistema de salud (de manera concreta al Seguro Popular catalogado por The Economist como uno de los 3 mejores del mundo) sin la visión y organización que imprimió el Dr. Frenk, por si fuera poco también se le adjudica la creación de la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Juan Antonio Ferrer Aguilar (Tabasco) estudio Administración de Empresas, hasta hace unas semanas fungía como administrador de algunas zonas arqueológicas a cargo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), hoy es director del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) que viene a sustituir -desmantelar- al Seguro Popular.

A principios del 2019 el presidente López Obrador aseguró que para 2021 nuestro país tendrá un sistema de salud parecido al de Canadá, Reino Unido o Dinamarca, hoy no existe ni la más remota posibilidad de que esto suceda o al menos no con la reciente propuesta del gobierno federal. Si bien nuestro sistema de salud no es perfecto sí puede ponerse a la par del de países desarrollados, se ha logrado erradicar por completo la poliomielitis, la difteria, la tosferina está controlada, la parotiditis, la rubeola y desde 1995 no ha muerto una sola persona por sarampión.

El INSABI será el que de atención a todos los derecho-habientes del Seguro Popular, todavía no existen reglas de operación claras, ni cuanto dejarán de recibir los Servicios Estatales de Salud que actualmente dan atención a más del 40% de la población de nuestro país, pero el INSABI va. Con la desaparición del Seguro Popular también está en juego el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos que de 2013 a 2018 financió la atención de 98 mil niños que requirieron cuidados intensivos neonatales, 13 mil casos de cáncer infantil, 18 mil casos de cáncer cérvico-uterino, 51 mil casos de cáncer de mama, y 93 mil casos de VIH/sida.

Según el presidente las aportaciones que hace la federación a los Estados no llegaban a donde tenían que llagar, la lógica simplista es centralizar los servicios, en este caso; la salud, lo que genera más desconcierto es que sus afirmaciones no van acompañadas de pruebas o de denuncias ante los órganos jurisdiccionales correspondientes por los supuestos malos manejos, son afirmaciones al aire carentes de hechos comprobables y en ocasiones, de sentido. Ahora, está más que comprobado que las propuestas y los caminos que elige el gobierno actual para atacar los grandes problemas de nuestro país resultan peor que el problema en sí mismo, son propuestas hechas al vapor que rayan en la ocurrencia.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top