Por el gusto de ser queretanos

Es complicado entender el albur mexicano: Fernanda e Ivonne, colombianas

Historia: Jesús Arriaga/EnLaLupa.com
Fotos: Guillermo González/EnLaLupa.com

Desde Colombia, Fernanda e Ivonne llegaron hasta Querétaro, buscando nuevas oportunidades de desarrollo personal y profesional.

Fernanda explica que llegó en diciembre de 2018, exactamente el 27 de ese mes, porque conoció a su pareja en Colombia y decidieron mudarse a México. Posteriormente comenzó a ver los trámites para estudiar en Querétaro y hoy cursa una especialidad en Familias y Prevención de la Violencia en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAQ.

Adaptarse a México, dice, fue difícil en cuanto que las culturas son diferentes. “La comida es diferente y en ese caso me ha costado adaptarme, porque mi estómago no acepta el picante y ese ha sido un proceso de adaptación muy difícil”.

También está la cuestión que a veces no entiende la jerga y los modismos mexicanos, pues colombianos y mexicanos tienen palabras diferentes para cada cosa y eso traba en ocasiones la comunicación y las conversaciones.

Fernanda explica que palabras como “güey” y el concepto “chingada” fueron complicados de asimilar a su llegada a México. Además de términos más comunes, como “camión” y “autobús”, pues mientras que en Colombia el camión es para el transporte de carga, en México es usado para referirse al transporte de pasajeros.

La pluma o el resistol es algo a lo que todavía no nos hemos podido adaptar a nuestros lenguaje. Estamos muy acostumbrados a hablar del bolígrafo, el esfero, que tampoco nos entienden acá, y del pegante, que acá es otra palabra”, indica.

Fernanda e Ivonne, ambas de Bogotá, son parte de la comunidad colombiana en Querétaro. La mayoría son jóvenes estudiantes que ven una buena oferta educativa en la entidad, aunque sin desentenderse de lo que pasa en su país.

Protesta

En noviembre del año pasado un grupo de jóvenes colombianos se manifestaron en Plaza de Armas contra el gobierno del presidente Iván Duque, y su política contra los opositores. Fernanda e Ivonne estuvieron ahí, junto con un puñado de colombianos, en su mayoría estudiantes universitarios avecindados en Querétaro.

Ivonne, abogada defensora de derechos humanos, dice que tiene poco más de un año en Querétaro. Conoció a su pareja en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y ambos también tomaron la decisión de mudarse a Querétaro.

Indica que Querétaro le gusta porque es una ciudad tranquila, con un poco más de orden y cultura que la Ciudad de México, que, dice, se ha vuelto caótica.

Fernanda agrega que Querétaro es una ciudad muy bonita, muy limpia, muy organizada, además de que también tiene un nivel de cultura muy bonito, y el hecho de que no haya tanta gente llama también la atención para vivir en ella.

Indican que lo que más añoran de su país es estar con sus familias y sus amigos.

Fernanda comenta que lo que se extraña socialmente son las amistades y, por supuesto, la familia, “las calles en las que se convivía con esas amistades también se extrañan”.

Recuerdan La Candelaria, que es un lugar histórico, que tiene un parecido con Querétaro, muy colonial, artístico y cultural.

Fernanda agrega que algo complicado comprender el albur mexicano, pues es difícil de entender donde termina o comienza el chiste y donde la seriedad en la conversación.

En tanto Ivonne comenta que algo malo para los extranjeros, pero bueno para los mexicanos, es el nacionalismo. “Aman a su país muchísimo, entonces cualquier cosa bonita que digo de Colombia responden que en México es el triple o lo mejor”.

Ivonne añade que extraña las empanadas de Colombia. Fernanda dice que algo primordial para ella es el café, pues el que se vende aquí no sabe igual al colombiano. Cada vez que va a su país trata de traer lo más que puede de café, además de que extraña las arepas.

Fernanda precisa que no sabe si su proyecto de vida está aquí o en Colombia o en otro lugar. “Me gusta mucho México, me siento mucho más segura aquí que en Colombia, pero también siento esa nostalgia de volver. Creo que tengo cosas pendientes allá. Todos los días ando queriendo hacer mi vida aquí y allá”.

Ivonne dice que en su caso siente más preferencia por Querétaro, porque siente que tiene muchas cosas por trabajar, a comparación de Colombia, en cuanto a legislación, pues aún hay rezago en derechos. “Siento que hay mucho trabajo por hacer aquí”.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top