Norman Pearl - Poder popular

¡El congreso “lujanista” nació muerto; el TEPJF expedirá su acta de defunción! – Norman F. Pearl

Algunos, los menos informados, preguntarán con justicia ¿por qué congreso “lujanista”? la respuesta es muy simple: El Consejo Político Nacional de Morena carece de facultades para convocarlo, y por tanto, no puede hablarse de un evento oficial.

El día 30 de noviembre pasado nuestra compañera Bertha Lujan Uranga festejaba con “bombo y platillo” la realización de un consejo nacional que, en su opinión, le permitiría llegar a un congreso nacional con una orden del día que con el paso de los días se tornaba “flexible y discrecional” pero que siempre satisfacía expectativas torales personales.

Surgieron impugnaciones diversas por multitud de causas, sin embargo, la resolución del Tribunal Electoral fue lapidaria e inesperada, declaraba ilegal el consejo por no haber cumplido con el quórum legal. En su afán por lograrlo Bertha había votado doble, en una puso su nombre, en otra su firma. Este acto haría pedazos su prestigio y honorabilidad. Todos esperábamos saliera a ofrecer una disculpa a la militancia por haber incurrido en una falta tan grave como artera, que atenuará su condena. Pero no lo hizo, sugiriendo con su conducta que para ella había sido algo normal.

Por el contrario, prefirió apelar a “liderazgos” cómodos en los estados para buscar que un porcentaje de éstos solicitara al Comité Ejecutivo Nacional una convocatoria para un congreso extraordinario. La solicitud nunca llegó y por tanto el CEN, único órgano con potestad estatutaria para hacerlo tampoco convocó. Es importante establecer para lograr sus quórums, muchos de esos consejos estatales no respetaron las formas y lineamientos “empujando” sus objetivos con ilegalidades, ejemplo; los consejeros que no habían participado en las sesiones fueron obligados a firmar en otros horarios y direcciones.

Finalmente, llegó el día 26 de enero para festejar un evento que no por ser privado nos privaría de enseñanzas. Los invitados provenían de diferentes ciudades del país, todos con gastos incluidos. Unos eran militantes, inclusive se pudieron encontrar a pequeños grupos de consejeros, otros eran simpatizantes y amigos, pero eso sí, como era un ensayo democrático, todos serían investidos como “congresistas”.

Inició aquel agradable festejo, con su lista de deseos que se fueron cumpliendo a cabalidad. Todos estaban tan contentos que en plena “borrachera” decidieron ir más allá de los que habían acordado, total “ya entrados en gastos”, eliminaron de un “plumazo” mandatos del tribunal, sugerencias de nuestro presidente (método de encuestas) y al órgano de conducción del partido en las principales carteras.

¡“Se vale soñar” diría la presidenta en funciones de nuestro partido, pero sólo en apego a nuestros estatutos y leyes electorales!

 

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top