Talento 100% Qro

Andrea Morales: necesitamos investigación epidemiológica de queretanos para queretanos

Historia: Patricia López Núñez/EnLaLupa.com

Fotos: César Gómez Reyna/EnLaLupa.com

La queretana Andrea Morales Lara cosecha éxitos en investigación médica en Estados Unidos, pero sueña con terminar su preparación en medicina interna y cardiología para centrarse en Querétaro y dar solución a los problemas cardiovasculares, primera causa de mortalidad entre los mexicanos.

Ganadora del Premio Estatal de la Juventud 2019, en la categoría de logro académico y científico, la estudiante de 26 años de edad cuenta con varias publicaciones médicas en revistas de renombre internacional, una larga trayectoria como voluntaria en favor de la salud en México y Estados Unidos y un gran anhelo por consolidar la estructura de estudios epidemiológicos de Querétaro.

Cuando estudiaba la preparatoria, participó en un entrenamiento como técnico en urgencias médicas en un hospital privado de la entidad. Ahí le nació la pasión por la medicina, así que quiso dar el brinco de la atención primaria al paciente a un seguimiento más detallado y a largo plazo.

Estudió la carrera de Médico Cirujano en Guadalajara durante 7 años, donde consiguió 8 reconocimientos como mejor promedio de su generación. Ese alto rendimiento le permitió que en el sexto año de su carrera la seleccionaran para realizar intercambios en el extranjero o rotaciones internacionales.

«Fui a hospitales como John Hopkins en Baltimore y la Clínica Mayo en Florida, donde pude hacer rotaciones en neurocirugía en John Hopkins  y cardiología  en la Clínica Mayo. Aquí con un cirujano del hospital publiqué un artículo en Jama Cardiology, que es una revista internacional médica de alto impacto y conocí a la directora de investigación traslacional para el departamento de cardiología de la Clínica Mayo y me reclutó para trabajar en investigación, donde pasé los últimos dos años, con investigación básica y clínica en enfermedades cardiovasculares y autoinmunes, sobre cómo influencia el sexo, ser hombre o mujer, en estas enfermedades, porque nos afectan de manera diferente”,  relató.

Andrea cuenta con diferentes premios en varias ciudades de Estados Unidos y se prepara para aplicar los exámenes en la especialidad en medicina interna también en ese país, porque es un pase necesario a los estudios de cardiología en los que quiere profundizar.

Aunque se prepara en hospitales estadounidenses, su mayor plan es contribuir a mejorar la calidad de vida de los queretanos a través de diferentes proyectos. En la universidad ya demostró su interés por ayudar a los demás, cuando creó un grupo especializado para entrenar a la comunidad universitaria sobre cómo brindar primeros auxilios en situaciones de emergencia y un proyecto de “cardioprotección” con la Cruz Roja.

Uno de sus sueños es replicar un proyecto de la Clínica Mayo, en el que participó como voluntaria, que brinda atención a pacientes sin hogar, además que realiza un estudio epidemiológico para saber cómo afectan las enfermedades cardiovasculares a este sector de la población.

Sin embargo, insistió en que la prevención es el primer paso que deben realizar todas las sociedades porque la promoción de la salud evitará costos en términos económicos, políticos y personales, pero también falta más investigación en el estado y en México.

“Necesitamos investigación desde las escuelas de medicina, que enseñen cómo hacer investigación de calidad y de impacto, que se promuevan las rotaciones nacionales e internacionales a los centros de investigación para abrir el panorama en términos epidemiológicos, porque muchas veces para dar un tratamiento nos basamos en guías internacionales y no son de nuestra sociedad, sino de personas de otro país y necesitamos hacer investigación de queretanos para queretanos, de mexicanos para mexicanos”, subrayó.

Andrea invitó a mantener los reconocimientos para los jóvenes, porque los motiva y les da herramientas para continuar con su desarrollo, pero sobre todo los obliga a comprometerse con la población en la que viven y que requiere de atención de las nuevas generaciones.

Esto es importante, sostuvo, en aspectos como la salud que es un factor de inequidad y por eso se tiene que solventar a la población más vulnerable. Para eso se requiere la participación de los jóvenes con la guía de los mentores, para entender que el crecimiento académico requiere un compromiso social.

“Tengo el interés de seguir promoviendo la participación ciudadana, la enseñanza a la población, impulsar proyectos que permitan compartir nuestros conocimientos con la comunidad y poder contribuir a Querétaro con proyectos que mejoren la calidad en la salud, como elemento de una sociedad equitativa”, agregó.

Rubén Galicia: hay que confiar en los jóvenes y darles oportunidad de equivocarse

Erick Rocha: los jóvenes tenemos que preocuparnos por el planeta y por vencer las injusticias

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top