Talento 100% Qro

Alan, medallista de las ciencias duras, entrena a las nuevas generaciones

Historia: Patricia López Núñez/EnLaLupa.com

Fotos: Guillermo González/EnLaLupa.com

 

Alan es un gran ganador de olimpiadas nacionales e internacionales: tiene 11 medallas de 13 eventos diferentes, pero no se trata de deportes comunes, sus logros son en matemáticas, química, informática, astronomía y lógica.

Su carrera empezó a los 15 años y en sólo 4 años se ganó un lugar en las olimpiadas nacionales e internacionales de las llamadas ciencias duras que, por lo general, angustian a otros estudiantes.

Por eso, Alan Poisot Palacios, alumno de la licenciatura en tecnología en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), campus Juriquilla y ganador del Premio Estatal de la Juventud 2019, en la categoría A de logro académico, destina gran parte de su tiempo en entrenar a otros queretanos para que sean posibles competidores olímpicos internacionales.

Su trayectoria incluye tres olimpiadas nacionales de matemáticas, donde ganó una plata y un bronce, tres nacionales de química donde ganó dos platas y un bronce, una olimpiada nacional de informática, donde obtuvo plata y quedó en la preselección nacional.

Además, participó en dos olimpiadas nacionales de astronomía donde ganó el segundo lugar y fue a la olimpiada latinoamericana de astronomía y astronáutica en Paraguay, donde logró también segundo lugar. A eso se suman tres olimpiadas internacionales de lógica donde consiguió dos primeros lugares y un segundo lugar.

“Siempre he sido muy curioso y me gustaban las ciencias naturales, fui bueno en las matemáticas y me  gustaban, pero empecé a descubrir las demás ciencias, la química, astronomía, informática y me gustaron mucho, porque quería ser investigador, por eso estudio tecnología, centrado en la investigación, siempre me ha atraído la idea de hacer ciencia”, relata.

De niño jugaba con piezas para armar, con los videojuegos y la robótica, pero cuando se involucró en las competencias de ciencias requirió un apoyo especial de su familia, sobre todo cuando tuvo que recibir entrenamiento de profesores voluntarios para prepararse en las olimpiadas y conseguir el dinero para todas las competencias.

Aunque sabe que hay gente que le huye a las ciencias duras, en las olimpiadas tuvo la oportunidad de conocer a gente que ama estas disciplinas y así se forman redes cada vez más grandes que pueden fortalecer a México en las matemáticas, la química, la física, la informática y la astronomía.

Actualmente Alan pretende integrarse a la Sociedad Científica Juvenil de México, como una manera de conseguir más elementos que lo formen y a su vez, formar a nuevas generaciones.

 

“Por ejemplo, en las olimpiadas dan entrenamiento con profesores que no pidan nada y nos piden que los entrenamientos gratuitos que recibimos, los regresemos a los que vienen atrás de nosotros y eso es algo que he hecho, he dado entrenamientos para preselecciones y selecciones de matemáticas desde primaria hasta preparatoria y a varios compañeros interesados en participar en química”, abunda.

Con los entrenamientos, también pretende enseñar a las niñas y a los niños que hay más ciencias que las que aprenden en la escuela y se facilita la decisión de qué estudiar y cómo solucionar los problemas de manera creativa. En cualquier caso, se necesita que les gusten las ciencias y que mejoren su disposición a entenderlas.

 

Alan, luego de obtener medalla de plata en la Olimpiada Latinoamericana de Astronomía y Astronáutica realizada en Ayolas, Paraguay, en 2018

Para eso se necesita, considera, que los profesores mejoren la imagen y la manera en la que se enseñan las ciencias duras, principalmente porque Querétaro ya compite en el top 10 nacional en muchas de las olimpiadas relacionadas con estas disciplinas académicas y es indispensable identificar el talento de las nuevas generaciones.

El ganador del Premio Estatal de la Juventud invitó a otros jóvenes queretanos a no cerrarle las puertas a las ciencias duras, porque como cualquier otro logro requieren de trabajo y horas de estudio, así como algunos sacrificios de actividades recreativas, pero arroja beneficios personales y para la sociedad.

Alan entrena a niñas y a niños desde los 10 años y a jóvenes de hasta 17, de manera gratuita desde hace 3 años para que participen en las olimpiadas. Hasta ahora tiene 3 alumnos que acudieron a olimpiadas nacionales y 2 de ellos ganaron bronces, platas y forman parte de la selección nacional.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top