Rodrigo Ruiz - Influencia Millennial

Constitución para un México Millennial – Rodrigo Ruiz Ballesteros

Este 5 de febrero conmemoramos un aniversario más de la promulgación de nuestra Constitución, la Constitución más longeva de la historia de México y la más antigua de Hispanoamérica, año con año, esta fecha es el escenario ideal para infinidad de reflexiones, textos, opiniones y discusiones en torno a la vigencia de este documento y si la forma en que nuestra Carta Magna refleja de la mejor manera los valores, ideales y exigencias del México contemporáneo.

La Constitución ha tenido casi 700 reformas que han modificado el texto original desde 1917, de los 136 artículos que la conforman, sólo 22 se mantienen intactos, estos cambios en la Carta Magna han dejado constancia de los cambios en nuestro país y sin duda, el gran desafío de este siglo es la revolución tecnológica.

Tomando este contexto, me gustaría aprovechar este espacio para invitar a una reflexión más atrevida, que vaya más allá de reformas o modificaciones, en este mundo acelerado, hiperconectado y digital en el que vivimos, donde prácticamente, no hay ninguna esfera de nuestras vidas que no haya sido modificada por la disrupción tecnológica ¿Hace sentido nuestra Constitución a la juventud mexicana? ¿Es tiempo de una Constitución más digital?

En este país vivimos más de 30 millones de jóvenes, es decir casi el 30 % de la población de México se encuentra entre los 15 y los 29 años, somos jóvenes que crecimos con los cambios tecnológicos y el mundo cibernético es parte de nuestro día a día, de nuestros hábitos, inquietudes e incluso nuestras formas de relacionarnos, por ello la necesidad de una constitución de vanguardia, con miras de futuro, una Constitución que nos permita hacer frente a este mundo de disrupción.

Este proceso de digitalización mundial, nos exige jugar con nuevas reglas, con una Constitución que establezca los principios básicos del uso de la tecnología, que garantice el acceso equitativo a internet, que contemple el uso de la inteligencia artificial de forma ética, así como nuevas dinámicas laborales: digitales y colaborativas, un documento que nos garantice una vida libre de violencia y de discriminación en los espacios físicos, pero también en la red.

Nuestro marco normativo ha quedado rebasado en muchos aspectos, para muchos de los millennials las formas tradicionales de participación no nos resultan atractivas, las redes sociales son el principal medio por el que nos comunicamos, cuestionamos, protestamos y exigimos, justo las redes sociales pueden servir para elaborar una constitución que responda a esta nueva realidad, hoy con la facilidad de una app y con la seguridad del blockchain podemos proponer, participar, votar y tener al alcance de un click toda la información sobre nuestros derechos y obligaciones.

A eso debemos apostarle, a humanizar la tecnología y ponerla al servicio de la ciudadanía, pero esto sólo podrá lograrse con una gran alianza entre gobiernos, empresas de tecnología, organizaciones sociales y activistas, nuestro mejor punto de partida puede ser una Constitución que contemple el mundo digital, es decir una constitución de vanguardia, una constitución millennial.

@rzballesteros

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top