Jorge Luis Montes - Psique Parlamentaria

Los escombros del pasado – Jorge Luis Montes

El argumento más recurrente y que sistemáticamente utilizan los detractores de la cuarta transformación es que dejemos de responsabilizar al sistema anterior, y que el nuevo gobierno asuma su responsabilidad del presente, como si el silencio fuese a exonerarles.

Un año no es suficiente en la tarea de levantar los escombros de las ruinas que dejaron a su paso los gobiernos anteriores, que en sus ansias de poder y dinero, no atendieron las políticas públicas de salud, educación, seguridad pública, seguridad social, etcétera, para dedicarse de lleno al saqueo y repartición de los bienes nacionales, ocasionando con ello un deterioro general de la administración pública.

El combate a la corrupción es uno de los ejes fundamentales del nuevo quehacer gubernamental; para lo cual, no se ha escatimado en esfuerzos, pese a que en gran medida sólo se requería de voluntad política.

Los esfuerzos en esta materia han sido mayúsculos, por parte de este gobierno, considerando que anteriormente no existía la mínima intención, por el contrario, combatir la corrupción, en la era neoliberal, hubiese sido como darse un balazo en el pie. Tal osadía hubiese colapsado su sistema.

Con los resultados en la lucha contra la corrupción, quiero ejemplificar, como, un año, no es suficiente para consolidar el nuevo proyecto de Nación. Previo a la toma del poder de la 4T, se pusieron en marcha los operativos para el combate al cáncer que tanto dañó a nuestro país. Una vez tomada la protesta de ley, no se ha cejado en esta tarea.

En la última semana de enero pasado, se publicó el Índice de Percepción de la Corrupción 2019 de Transparencia Internacional, señalando el descenso de México 8 lugares respecto del año 2018. Es decir, México aparece en el lugar 130, cuando el año pasado estaba ubicado en el peldaño 138,  que si bien no es una noticia del todo buena, si es alentadora, por cuanto a que se detuvo la caída de nuestro país en este ranking internacional.

Pese a esos grandes esfuerzos institucionales en el combate a la corrupción, apenas logramos, como país, reducir en ocho posiciones la percepción de corrupción. Lo que demuestra el grado de descomposición que heredamos.

Con esos datos, es difícil no recordarlos a cada instante, en palabras de Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, “en casos de corrupción, las administraciones pasadas, no dejaron piedra sin labrar”.

Así, en cada uno de los recovecos del gobierno aún podemos encontrar cientos de toneladas como resultados de su corrupción,  la casa esta habitable, ello no significa que ya está al cien por ciento, pues aún falta mucho por hacer y entonces México será un país reluciente.

Lo siento mucho y aunque les incomode, seguiremos recordando quienes son los verdaderos responsables de las ruinas que estamos reconstruyendo.

Twitter: @jorgeluismn

FB: @JorgeLuisMontesN

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top