Los especiales de Enlalupa.com

Casi 25 años de investigación en El Cerrito muestran la cosmovisión tolteca; cumple un año el Museo de Sitio

Entrevista: Patricia López Núñez/EnLaLupa.com

Fotos: Guillermo González/EnLaLupa.com

La Zona Arqueológica de El Cerrito es un santuario prehispánico y cultural, pero también santuario de la flora y la fauna, es guardiana de la herencia integral del estado y un vínculo social entre el INAH y los queretanos, afirma la directora del Museo de Sitio de esta zona, Claudia Pilar Dovalí Torres.

Con motivo del primer aniversario del Museo de Sitio El Cerrito, que abrió sus puertas el 14 de febrero de 2019, los especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) preparan distintas actividades y un acercamiento social a lo largo del año, que se dirigirá principalmente a promover el orgullo entre la población y atraer a los niños a la herencia cultural de Querétaro.

El Museo de Sitio cuenta con 125 piezas arqueológicas que se reunieron durante casi 25 años de investigación de la zona arqueológica de El Cerrito, en el municipio de Corregidora y su eje central es la cosmovisión tolteca, que fue indispensable para la identidad de los habitantes de esa zona y sus cofradías en honor a la Virgen de El Pueblito.

“Lo que más emociona es cómo la gente ha recibido este proyecto del INAH, cómo lo ha cuidado y  lo ha alentado a mantenerse. Tanto visitantes como nacionales como extranjeros siempre dan buenos comentarios de lo que ven en este espacio y nos esforzamos mucho. Hay un esfuerzo de los tres niveles de gobierno, al presidente municipal, al gobernador, a la federación y al arqueólogo, pero también hay un aprecio por la flora y la fauna locales, este es un proyecto integral”, expresa la directora del Museo.

Proyecto arqueológico como vínculo social

Claudia Dovalí resalta que uno de los principales proyectos del INAH es lograr que El Cerrito sea un sitio que vincule a este instituto con la comunidad de Corregidora y de Querétaro. Por  eso, se abren los espacios a los artistas locales y a diversos proyectos dirigidos a la niñez, además que se reconoce el peso de la Virgen de El Pueblito y las festividades en su honor que comienzan en febrero

Como ejemplo, cita la exposición temporal “Raíces y Sentimientos de un Pueblo”, de la pintora Linda Sánchez, quien es originaria de Corregidora y una “cronista visual” de las festividades de El Pueblito y sus elementos identitarios, al igual que los talleres que se ofrecen a las niñas y los niños de la zona para que conozcan diversos aspectos de la zona arqueológica.

Para ellos, Martha Sánchez, coordinadora del área de comunicación educativa, trabaja desde hace 5 años en ofrecer los talleres de verano familiares, para que visiten la zona con una orientación temática y experimenten con la cerámica tolteca. “El año pasado grupos de 25 o 30 personas entraban a la sala, ella les daba el discurso de cerámica tolteca, les llevaba a un taller, les daba una bolita de barro y la gente expresaba lo que la gente experimentaba en la sala y la gente salía feliz, muchos vinieron más de una vez, estaba pensado para un máximo de 50 personas y hubo días que llegaba hasta 100”, recuerda.

El trabajo del INAH en El Cerrito, expresa, le permite a la gente sentirse orgullosa de su patrimonio cultural y el papel del instituto como guardián de ese patrimonio, así como la importancia de conservarlo y cuidarlo. Ese cuidado implica compromiso mutuo, porque El Cerrito es un santuario prehispánico, pero también de la flora y la fauna así que “merece respeto y enseñar a ni agredir, ni al espacio, ni a las plantas, ni a los animales”.

Un espacio en crecimiento

El proyecto arqueológico de El Cerrito inició hace casi 25 años a cargo de diferentes especialistas y entre los promotores se destaca Daniel Valencia Cruz, además de muchos otros que impulsaron la investigación y la difusión del espacio, que se consolida con el Museo de Sitio donde algunos visitantes llegan a pasar hasta hora y media, a pesar de que es un espacio muy pequeño.

“Leen cédula por cédula, le encuentran relacional a lo que leen con lo que están viendo y luego suben a la zona arqueológica y muchas veces regresan, cierran un ciclo de aprendizaje, refuerzan la información y pueden visualizar la vida prehispánica. Hay una gran competencia por parte del arqueólogo al visualizar el espacio, ahora estamos creciendo porque él lo visualizó en la parte académica, pero tenemos muchos públicos que necesitamos aprender, como son los niños”, añade.

Para Dovalí Torres este museo, igual que todos los demás del estado, son parte indispensable de la historia de Querétaro y sus diversas manifestaciones culturales., al igual que el desarrollo de la entidad que debe guardar armonía con su plano histórico,

“En la medida en que vienen a conocerlos, podemos entender por qué Querétaro es cómo es, por qué fue el área de paso que fue y la influencia tan fuerte que tenemos de la parte norte. En la medida en que podamos apropiarnos de esto, podemos entender por qué en Corregidora se hacen estas fiestas y en San Juan del Río se hacen otras. Querétaro es muy rico en la parte paleontológica, en la parte prehispánica, en la parte novohispana, en la parte contemporánea y por eso tenemos que venir a ver estas cosas”, insiste.

La directora del Museo de Sitio resalta que el trabajo del INAH es una manera de alentar los sentimientos de identidad de los queretanos y los mexicanos en general, así que El Cerrito no podrá jamás ser un elefante blanco, ya que es un espacio vivo de la población y de investigadores que quieren analizar materiales o impulsar proyectos de astronomía y de biodiversidad.

A lo largo del año, se pretende impulsar un sendero que permitirá ver la parte trasera del basamento piramidal, limpiar la cara sur que da a la zona deportiva de El Pueblito y contar con un espacio de las niñas y los niños para atraer a más estudiantes. A partir de febrero se ofrecerá un curso de divulgación científica dirigido a la infancia que complementará otras actividades para que los queretanos se apropien del espacio.

Días de fiesta

El INAH conmemorará el primer año del Museo de Sito El Cerrito la tarde del martes 11 de febrero, con la inauguración de la exposición temporal “Raíces y Sentimientos de un Pueblo”, de la pintora queretana Linda Sánchez, que muestra elementos identitarios de Corregidora, como las tradiciones, la cocina, la danza y la música.

Cronista visual muestra piezas en honor a El Pueblito

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top