Niels Rosas Valdez - Procesos del Poder

La crisis demócrata en Iowa – Niels Rosas Valdez

Anteayer por la noche se celebró el primer “caucus”, o asamblea de partidos, entre los precandidatos demócratas y republicanos. Como cualquier debate, el caucus es un evento en donde a través de las participaciones de los precandidatos políticos, el público puede comenzar a decidir por quién votar, y de la misma manera, el partido puede iniciar su valoración final para apoyar al candidato elegido de cara a las elecciones presidenciales en noviembre. ¿Qué fue lo que sucedió en este crucial evento para los demócratas y qué implicaciones tiene?

El caucus, como se mencionó ya, sirve para ambos partidos involucrados en este camino a la votación presidencial. No obstante, de lado de los republicanos es más fácil, puesto que solamente hay tres precandidatos: el actual presidente de los Estados Unidos de América (EUA), Donald Trump, el ex gobernador de Massachusetts, Bill Weld, y el ex representante por Illinois, Joe Walsh. Y comento que el partido del elefante la tiene más fácil porque sería sumamente difícil que Trump perdiera la candidatura de su partido para contender en las elecciones de noviembre.

Desde luego en política nada es imposible, sobre todo si por un milagro el proceso de impeachment avanza en el Senado – situación complicada puesto que, a pesar de que varios senadores republicanos han mostrado compromiso político y social para votar a favor del proceso de destitución, junto con los senadores demócratas no suman el 67% de los votos necesarios para ello. En este escenario, quedaría el actual mandatario estadounidense como candidato republicano, quien competiría con la candidata o candidato demócrata seleccionado, pero, ¿cuál sería? Esa es la pregunta que todavía no permite crear el empuje necesario para el partido del burro en EUA y que este caucus no dejó destrabar.

Al inicio de las rondas de debate demócratas había 28 precandidatos, en contraste con un total de sólo cuatro republicanos (el otro era Mark Sanford, ex gobernador de Carolina del Sur). Pero hoy el escenario pinta un panorama muy diferente, hoy quedan 11 demócratas y sólo tres tendrían posibilidades reales para obtener la candidatura del partido, a saber: Joe Biden, ex vicepresidente de EUA, Elizabeth Warren, actual senadora por Massachusetts, y Bernie Sanders, actual senador por Vermont.Tras varios meses de contienda uno podría pensar que para estas fechas la balanza ya se habría inclinado hacia alguno de estos personajes, no obstante, no es así.

Por meses los precandidatos más fuertes eran, en este orden, Biden, Warren y Kamala Harris, actual senadora de California quien abandonó la contienda apenas en diciembre por falta de apoyo público, así como de fondos. Sin embargo, ese escenario cambió al paso del tiempo, y si bien los dos primeros mencionados siguen en la pelea, otros dos se sumaron al podio: Sanders y, en un cuarto lugar algo rezagado, Pete Buttigieg, ex alcalde de South Bend, en Indiana. Entre los cuatro, pero sobre todo entre los tres primeros candidatos la pelea es férrea sin ver a un claro competidor con amplia ventaja sobre el resto, a pesar de que haya alrededor de dos o tres puntos de diferencia entre cada precandidato.

Precisamente por eso el caucus de Iowa era crucial para tener un parámetro más aproximado a la realidad, y no sólo con encuestas, de a quién de los demócratas apoyaría el público. En teoría eso debió haber pasado, pero no. Tras el evento que vio a los precandidatos de ambos partidos participar ante el público en general, se supo con claridad a qué político republicano se iba a apoyar: a Trump, en contraste con el lado rival, en donde la desorganización dominó el lugar y no se pudo conocer con certeza qué precandidato había sido el victorioso. Esto no sólo significa haber perdido un momento esencial para conocer la realidad de las carreras de Warren, Sanders, Biden y Buttigieg, y con base en eso realizar las modificaciones pertinentes para superar los errores; sino que es combustible puro para el actual mandatario, pues podrá evidenciar la falta de organización en el partido demócrata. Habrá que dar vuelta a la página.

Escritor, historiador e internacionalista

@NielsRosasV (Twitter)

[email protected]

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top