Entrevistas

“Nuqleo, una universidad para los emprendedores”: Rodrigo Ruiz

Entrevista: Patricia López Núñez/EnLaLupa.com

Fotos de la entrevista: Guillermo González/EnLaLupa.com

Fotos de Nuqleo: César Gómez Reyna/EnLaLupa.com

A partir de este miércoles 12 de febrero los jóvenes de Querétaro podrán acceder a un espacio gratuito de emprendimiento, donde recibirán apoyo para cristalizar sus ideas de crear nuevas empresas y actividades de índole social, a través de Nuqleo, una “universidad para los emprendedores”, en la que se encontrarán estrategias de negocios, un área de colaboración y muchos aliados, anunció el secretario de la Juventud del estado, Rodrigo Ruiz Ballesteros.

Instalado dentro del parque Querétaro 2000, Nuqleo no sólo alberga las oficinas de la Secretaría de la Juventud, sino uno de los proyectos más amplios para crear un ecosistema emprendedor, con el objetivo de lograr los 60 mil usuarios al término de este año.

Podrán jóvenes acceder gratis a escritorio, sala de juntas y capacitación

Desde este 12 de febrero, los jóvenes interesados en contar con el apoyo de Nuqleo, podrán darse de alta en la página de la Secretaría de la Juventud, crear un usuario y reservar un escritorio, una sala de juntas y apoyo digital, así como inscribirse en talleres, conferencias y clases, o bien pedir apoyo psicológico.

La idea surgió a partir de la falta de instalaciones para albergar a la Secretaría de la Juventud, luego de 8 años de creación y las peticiones de varias personas sobre las diferentes características que debía tener este espacio.

En este lugar se incluyeron las ideas arquitectónicas de los jóvenes, pero también se quiso dar respuesta a las inquietudes de quienes forman parte de la academia, de los emprendedores, los representantes de cámaras empresariales y de comercio, en busca de integrarlos a todos.

“Hoy la fuerza laboral joven representa alrededor del 30% de todos los trabajadores del estado, 255 mil aproximadamente y de estos 255 mil, el 90% son trabajadores subordinados y el 10% son trabajadores independientes o emprendedores. Este universo de 26 mil personas creció casi en 1.5% solo en el primer semestre de 2019 y nos hizo reflexionar acerca de lo que estamos buscando como jóvenes. Hoy los jóvenes que vienen de fuera vienen a buscar oportunidades de educación, de oferta académica, vienen a conocer nuevos negocios, a trabajar en empresas, pero también a emprender y a crear. El tipo de juventudes que encontramos en el estado es muy trabajadora, muy emprendedora y muy innovadora”, aseguró.

Un espacio de cotrabajo

El concepto de Nuqleo, dijo el secretario de la Juventud, es un nuevo espacio de cotrabajo, colaboración y cocreatividad y emprendimiento, que surgió a partir de una inquietud de los mismos jóvenes, que lo mismo demandan estar conectados y globalizados, que tener apoyo integral.

El espacio que se ofrecerá a partir de febrero será flexible y en favor de la potencialidad creativa. La Secretaría de la Juventud será el usuario administrador permanente del inmueble, pero permitirá que muchos otros jóvenes compartan el espacio.

“El objetivo es tener una comunidad digital de 60 mil usuarios en diciembre de este año, es una meta ambiciosa, pero estamos confiados de esta política pública que tenemos al día de hoy, que también es emprendedora desde el sector gubernamental. Estamos completamente convencidos de que vamos a superar esta cifra”, aseveró.

Motivación para salir adelante 

Para Rodrigo Ruiz uno de los principales objetivos de Nuqleo es los jóvenes se sientan listos para vencer el miedo, porque ellos mismos pueden ser su mayor obstáculo, así que necesitan encontrar motivación para salir adelante y elementos que les den seguridad para confiar en sus ideas.

Eso sólo se logra al construir un espacio que se convierta en una “universidad para los emprendedores”, donde se les brinde confianza y conocimientos necesarios en los que conozcan cómo ampliar su capital, generar planes de negocios y encontrar aliados.

“Nuestras ideas valen su peso en oro, si logramos vencer esa barrera de nosotros mismos y convencernos de que nuestras ideas pueden influenciar a otras personas, otras generaciones, ya estamos del otro lado. El segundo paso es la educación digital, la educación financiera y la educación que nos dan en casa, porque cuando hablamos de hacer una empresa, un negocio o una actividad de índole social, no nos enseñan cómo hacerlo, ni cómo darnos de alta, ni cuál es una buena política de organización laboral y aquí en Nuqleo queremos enseñar todo eso”, resaltó.

Aunque no hay cifras oficiales, Ruiz Ballesteros estimó que una parte importante de los emprendedores del estado son jóvenes y necesitan un acompañamiento para garantizar el éxito de sus proyectos.

Hacia la construcción de un ecosistema emprendedor

El objetivo de Nuqleo es edificar un ecosistema emprendedor, en el que se establezcan redes entre los jóvenes, con una infraestructura oficial sólida, para que “cualquier persona pueda entrar a un sistema de emprendimiento”.

Estos sistemas, por lo general, se encuentran en las universidades públicas y privadas, en algunas cámaras empresariales y en los llamados “coworking” privados, pero ahora se pretende ampliar esta posibilidad para quienes ya no estudian ni pertenecen a la universidad, ni están agremiados a una cámara empresarial ni tienen dinero para integrarse a un coworking.

“Muchas veces los emprendedores no funcionan por el miedo al fracaso, que es un factor fundamental y necesitan inspirarse todos los días, por las primeras frustraciones de si gastaste mal el dinero o que no hay resultados a los 6 meses o el socio se separa, también cuando eres muy dependiente de las entidades gubernamentales o financieras. De los emprendimientos que logran prosperar a veces los socios pelean y quedamos con dos empresas, que se anulan y se pierden. En el ecosistema emprendedor podemos trabajar en equipo e invertirle en las habilidades blandas como la curiosidad intelectual”, afirmó.

En Nuqleo se recibirá a cualquier joven que tenga una idea y ganas de aprender, sin importar la edad o la preparación, ni el lugar de origen, porque lo único que se pregunta es si creen que sus ideas pueden inspirar el futuro.

“Si alguien está convencido de eso, que con sus ideas puede inspirar a otras generaciones, puede entrar a este lugar. Si no lo crees, mejor encuentra otro lugar, porque este lugar no te va a ayudar a prosperar”, puntualizó.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top