Niels Rosas Valdez - Procesos del Poder

Sanders vs Biden – Niels Rosas Valdez

Ayer se realizaron las elecciones primarias en Estados Unidos de América (EUA), en donde 15 estados votaron para elegir a quien quieren que sea el candidato demócrata que pelee la presidencia contra el actual mandatario, Donald Trump, en noviembre de este año.

A pesar de que hay varios precandidatos del partido azul, y que tanto Peter Buttigieg y Amy Klobuchar recientemente abandonaron la contienda, todavía las cosas se pueden mover un poco. ¿Qué implicaciones tiene el resultado de estas elecciones?

Desde luego, en este panorama, también hubo votos para elegir al candidato republicano en las elecciones de noviembre, pero lo cierto es que no tiene caso hablar de ello, sobre todo considerando que es un hecho prácticamente que será Trump, el actual presidente de EUA, quien compita en tal fecha.

Ahora, enfocándonos a los demócratas, quienes siguen en la pelea son el senador por Vermont, Bernie Sanders; el ex vicepresidente, Joe Biden; la senadora por Massachusetts, Elizabeth Warren; la diputada (o representante) por Hawái, Tulsi Gabbard; y el ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, quien por cierto abandonó la contienda tras el apoyo muy limitado que tuvo en este “súper martes”.

En este panorama, las encuestas de salida mostraron la existencia de un gran apoyo hacia Sanders, predicción que no erraron. Warren, de quien se tenía amplias esperanzas al comienzo de la carrera demócrata hace meses, apenas figuró e inclusive perdió su estado, ganándolo Biden. Massachusetts no fue el único que ganó el vicepresidente de Barack Obama, sino que logró imponerse en más estados, ciertamente, pero lo importante que debe mencionarse aquí no es la cantidad de estados que se ganan, sino los delegados que se obtienen y que otorga el estado ganado.

Es justamente como se ganan las elecciones presidenciales estadounidenses, es decir, no importa cuántos votos se obtienen, sino qué estado se gana, pues cada uno cuenta con un número determinado de colegios electorales que fungen como votos. De esta manera, si un candidato obtiene la mayoría de los votos en un estado, no gana esos votos de los ciudadanos, es decir, no es voto universal, sino que gana la totalidad del colegio electoral. Así, no importa la cantidad de estados que se ganen, como lo hizo Biden, sino la cantidad de delegados demócratas que se ganan, como lo hizo Sanders.

Un punto crucial aquí es California, en donde había 415 delegados por ganar. En la encuesta de salida se proyectaba que Sanders iba a ganar este estado, apoyado no sólo por el voto blanco, sino el de los latinos, mancuerna esencial en estas elecciones. Para este momento ya habrán quizá terminado de contar las boletas, pero todo indica que el senador por Vermont ganó este crucial estado, perfilándose para ser el candidato de su partido ante Trump.

En este contexto, así como Buttigieg y Klobuchar tomaron la decisión de sumarse al proyecto de Biden, así Warren tendría ahora la oportunidad de tomar una decisión, es decir, con este “súper martes” se vio claro que perdió el apoyo que una vez ostentó y que la tuvo como seria competidora en la carrera demócrata.

Hoy en día ya no es así, y deberá elegir un camino. La pregunta es: ¿cuál? Sanders, como se mencionó arriba y hace unas semanas en esta columna “Procesos del Poder”, se perfila como el candidato elegido, por lo que unirse a él significaría una gran utilidad para la académica de Harvard. Sin embargo, fue con quien tuvo más percances en los debates y en la carrera en general, por lo que unirse a Biden tampoco sería descabellado, la pregunta remanente en este escenario es si con ella, el ex vicepresidente tendrá lo suficiente para desplazar a Sanders. Yo digo que no, ni con eso podrían sacarlo de la jugada.

Niels Rosas Valdez

Escritor, historiador e internacionalista

Twitter: @NielsRosasV 

[email protected]

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top