Querétaro

Con su cuerpo, exigen mujeres seguridad y un alto a los feminicidios

Crónica: Patricia López Núñez/EnLaLupa.com
Fotos: Guillermo González/EnLaLupa

Mujeres tomadas de las manos invadieron Los Arcos y exigieron seguridad, dignidad, respeto y poder caminar libres, con la advertencia de que “si tocas a una, nos tocas a todas”. La cadena de mujeres fue un acto simbólico. “Estamos poniendo nuestro cuerpo, estamos poniendo nuestra vida y nuestros testimonios a lo largo de Los Arcos que son el símbolo de Querétaro”, dijeron las mujeres, para extenderse por unos 14 arcos como muestra de resistencia.

Vestidas de negro, de morado, con paliacates verdes, cada mujer cuidó a la de al lado, sin importar la edad o si no se conocían. Minutos antes de empezar le pidieron a los hombres presentes respetar la cadena, no meterse en ella, porque “la violencia está en los varones, les pedimos que se mantengan al margen, que no se metan a los contingentes”.

Muchas mostraron cruces y cartulinas con los nombres de las mujeres que no aparecen o a las que asesinaron. Las activistas más jóvenes y las que llevan muchos años de lucha apoyaron las iniciativas de cada una. Algunas dirigieron el orden de la cadena, otras pusieron la música, muchas más, el baile y los cantos, las que por primera vez participaron en una manifestación, se limitaron a estar presentes, sin dejarse intimidar por la mirada de automovilistas que pasaban por los arcos.

“Las que estamos aquí podemos manifestarnos desde nuestro privilegio, nuestro privilegio de estar vivas, de no tener una desaparecida ni una muerta en casa, pero el problema de las demás nos obliga a decir ya basta, llevo 22 años de lucha social pero hoy las jóvenes rompen, queman, rayan y funciona, sí sirve y por eso tenemos que estar aquí, luchando distinto”, dijo Lilia de Alba.

Una bocina pequeña animó a las mujeres. “Si tocan a una respondemos todas, soy Claudia, soy Esther y soy Teresa, soy Ingrid, soy Fabiola y soy Valeria, soy la niña que subiste por la fuerza, soy la madre que ahora llora por sus muertas”, cantaban las mujeres sobre el acueducto, mientras levantaban las manos juntas.

Esto es el hartazgo, pero también la unión de mujeres de todo tipo, de las infancias, las mujeres tomamos las calles, unidas por nuestras manos, con nuestro corazón coincidiendo en un grito de repudio, un alto a la violencia feminicida”, afirmó Liliana Gutiérrez.

La cadena feminista se replicó en 26 estados del país, a la misma hora y durante 15 minutos, en una exigencia nacional para proteger a las mujeres y asegurarles su derecho a la paz.

Mientras las mujeres cantaban y coreaban sobre Los Arcos porque “las calles queretanas serán todas feministas”, muchas otras miraron desde las banquetas y desde los autos, sin decidirse a participar, pero se acercaron al final para preguntar sobre las movilizaciones del domingo.

Nos sembraron miedo, nos crecieron alas, a cada minuto de cada semana nos roban amigas, nos matan hermanas, destrozan sus cuerpos, los desaparecen, no olviden sus nombres”, cantaban las mujeres que compartían la letra de la canción en una hoja de papel.

Sus cartulinas y pintas en blusas también “hablaban”. “Nos queremos vivas”, “Nos quieren sumisas, nos tienen combativas”, “Hasta que la dignidad se haga costumbre”, “Nos quitaron tanto, que nos quitaron hasta el miedo”.

Al final, como si todas se conocieran, se abrazaron y se dieron las gracias, hicieron recomendaciones para la marcha del domingo, pidieron ir seguras y no llevar hombres, si los llevan, deberán ir al final. Muchas intercambiaron teléfonos, para acompañarse y como sentencia a lo que pasará, repitieron fuerte que “las calles queretanas serán todas feministas”, hasta que los arcos se quedaron otra vez vacíos.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top