Desde la UNAM

Cambio climático y calidad del aire, dos grandes problemas ambientales – Dra. Dara Salcedo González

El cambio climático y la calidad del aire son dos de los grandes problemas ambientales que enfrentamos en la actualidad. Cada uno tiene efectos importantes sobre la salud humana y ecosistémica, a diferentes escalas espaciales y temporales. El efecto de la calidad del aire ocurre a nivel local, perjudicando principalmente la salud humana debido a la exposición a contaminantes en el aire.

El cambio climático tiene efectos globales, con un alcance mucho más amplio sobre la salud, biodiversidad, seguridad alimenticia, entre otros. Sin embargo, ambos problemas están relacionados a través de las emisiones por la quema de combustibles fósiles, las cuales incluyen tanto contaminantes, como gases de efecto invernadero y sus precursores. Además existe una retroalimentación entre ambos problemas, que puede aumentar sus efectos nocivos. Al mismo tiempo, existe la oportunidad de encontrar estrategias costo-beneficios en ambos problemas.

Los gases de efecto invernadero

Los principales gases de efecto invernadero son el dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O). Sin embargo, existen otros forzadores climáticos como el ozono (O3) que también es un gas de efecto invernadero; además, los aerosoles o partículas pueden tener efectos directos sobre el balance radiativo de la Tierra, o efectos indirectos sobre las propiedades ópticas y tiempo de vida de las nubes. El ozono es un gas secundario, es decir que no es emitido directamente a la atmósfera por ninguna fuente natural o antropogénica; en cambio, se produce in-situ en la atmósfera debido a reacciones entre gases precursores en presencia de luz. Dichos gases precursores son CH4, monóxido de carbono (CO), óxidos de nitrógeno (NOx), y algunos compuestos orgánicos volátiles (COVs). Todos estos gases son producto de la quema de combustible fósiles tanto por vehículos, industria, incendios, etc.

Las partículas suspendidas también tienen un importante efecto sobre el clima porque son capaces de dispersar la luz, es decir reflejarla de regreso al espacio. Además, debido a que son núcleos de formación de nubes, pueden afectar el tamaño de las gotas de nube y el tiempo que permanecen en la atmósfera. El efecto neto de la presencia de aerosoles en la atmósfera es el de enfriamiento del planeta.

Por otro lado, un componente importante de las partículas atmosféricas es el carbón negro (también llamado hollín), el cual puede calentar la atmósfera debido a que absorbe radiación; igualmente, una vez que se deposita sobre la nieve y el hielo, puede calentar la superficie del planeta, contribuyendo al calentamiento global. La quema de combustibles fósiles es fuente de carbón negro, partículas primarias y de precursores de ozono y de partículas.

Unidad Multidisciplinaria de Docencia e Investigación de la Facultad de Ciencias, en donde la Dra. Salcedo desarrolla investigación sobre la calidad del aire de la región Bajío.

¿Qué efectos tiene la mala calidad del aire?

La mala calidad del aire puede causar irritación y dolor de cabeza después de exposiciones a corto plazo; la población más perjudicada incluye a las personas susceptibles (niños, personas mayores y personas con alguna afectación previa). Sin embargo, a largo plazo, la mala calidad del aire aumenta el riesgo de muerte prematura. La Organización Mundial de la Salud estima que ocurren 4.2 millones de muertes prematuras al año a nivel mundial. En México, se estiman de 14 mil a 20 mil muertes al año causadas por la mala calidad del aire. Aproximadamente el 60% de dichas muertes son causadas por enfermedades cardiovasculares (cardiopatías isquémicas y accidentes cerebrovasculares), y en menor medida por enfermedades respiratorias (enfermedad pulmonar obstructiva crónica e infecciones respiratorias agudas) y cáncer de pulmón. Los contaminantes del aire que están normados, debido a su efecto dañino en las concentraciones que generalmente se encuentran en zonas urbanas, son CO, dióxido de azufre (SO2), NOx, ozono y partículas. Es decir, todos ellos tienen un efecto sobre el clima ya sea directamente (ozono y partículas) o indirectamente (precursores de ozono y partículas).

Cambio climático y mala calidad del aire, una relación compleja

Además de la relación que existe entre la mala calidad del aire y el cambio climático, a través de los actores comunes arriba mencionados, el calentamiento global que se observa actualmente implica condiciones que pueden aumentar el efecto de la emisión de contaminantes a la atmosfera.

En general, las mayores temperaturas observadas aumentan la velocidad de las reacciones de producción de ozono; y en particular, eventos extremos como olas de calor, los cuales se espera que ocurran con mayor frecuencia en un futuro cercano, pueden generar eventos severos de contaminación.

Los incendios forestales más frecuentes también pueden tener un efecto negativo e importante sobre la calidad del aire en zonas urbanas cercanas a ellos. Igualmente, se esperan temporadas de calor y, por lo tanto de polen, más largas, lo cual podría generar un aumento en la concentración de alérgenos en el aire.

La relación entre el cambio climático y la calidad del aire es compleja. Por lo que reducir la emisión de contaminantes a la atmósfera podría tener un efecto de mayor calentamiento a un corto plazo. Este es el caso de las partículas suspendidas, que causan un efecto de enfriamiento del planeta. Por ello, es importante, entender las interrelaciones entre ambos problemas y atacarlos de manera integral, tomando en cuenta los costos, beneficios, y riesgos, tanto individuales como comunes, que implican las medidas propuestas para atacar ambos problemas.

La Dra. Dara Salcedo González es investigadora de la Unidad Multidisicplinaria de Docencia e Investigación de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, campus Juriquilla.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top