Daniela Salgado - Lo que no se mide no se puede mejorar

Después de aparecer – Daniela Salgado

Se gritó, caminó, lloró, cantó, confrontó. Todas fuimos una y vimos que organizadas y juntas somos el músculo que mueve, no sólo este país sino el mundo, y que cuando nos decidimos dejamos un estado fantasma, un estado sin nosotras.

No fue un día común, 9 de marzo, el día en el que las mujeres decidimos parar y así, que se notara nuestra ausencia, tal como la de miles de mujeres desaparecidas y asesinadas; un día nada común, post Día Internacional de la Mujer, cuando millones de voces de mujeres con hartazgo se unieron al unísono. El paro de mujeres surgió con el objetivo de visibilizar el aporte que hacemos las féminas a la economía. Entendemos el poder como la capacidad de transformarnos y la capacidad de transformar el mundo.

Hoy, después de unos días de haber “aparecido”, reflexiono en la tan lamentable falta de empatía en nuestro país, y el cómo muchos mexicanos sólo actuamos hasta que nos ocurre a nosotros, hasta que le sucede a una conocida, a una amiga, a una familiar, pero es peor no actuar nunca; es peor desacreditar un movimiento y hacer como si no pasara nada, es peor tratar de invisibilizar el serio problema de feminicidios que tenemos en el país. A nuestra generación le toca visibilizar el cómo el sistema no está funcionando.

Y así, después de mucha insistencia y esfuerzo de las mujeres, finalmente vemos las reacciones de todos los hombres que nos rodean, la mayoría dijo haberse sentido solo y que sus espacios cotidianos carecían de la calidez que nosotras les otorgamos en el día a día, otros tantos hicieron memes y se burlaron de la situación.

Sin embargo, vemos pocas acciones por parte de diversos actores políticos de diferentes trincheras, ya varios  tomando por fin la causa “feminista”, diciendo lo mucho que se les dificultó vivir el 9M debido a la ausencia de mujeres.

Pero me pregunto: ¿en dónde están las actrices de esta historia? Es acaso que estamos siendo una vez más invisibilizadas de un tema que ahora es rentable para muchos, no dejaremos que nos pongan tras bambalinas. Las mujeres no queremos que nuestra ausencia se resienta por la cantidad de servicios que deje de dar, queremos que se resienta porque somos humanos.

El movimiento feminista es honorable, las mujeres queremos vivir sin miedo de que nuestras fuerzas nos falten para defendernos de las agresiones de todos los días, queremos que no falte ninguna, porque alguien más lo decidió y que si mañana una más falta todo el pueblo arda en rabia e indignación.

Daniela Salgado

Diputada local

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top