Norman Pearl - Poder popular

¡El temor es más contagioso que el propio virus! – Norman F. Pearl

En México hay distintas actitudes ante la llegada del coronavirus. Por un lado tenemos a la Secretaría de Salud siguiendo protocolos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que, en voz de su representante Cristian Morales Fuhrimann, nos asegura: “México fue el primer país en poner atención en el coronavirus. Además fue aquí que pudimos formar a los demás países de la región para que pudieran hacer la detección local”.

José Ángel Córdova Villalobos, secretario de Salud en 2009, quien enfrentara la epidemia de Influenza AH1N1, ratifica que las acciones del Gobierno Federal en contra del nuevo virus han sido las correctas. Las banderas de mentira y confusión propaladas por Felipe Calderón y lo más inmundo del panismo, quedarán otra vez en la memoria histórica de nuestra población.

No hay que olvidar que estamos en una primera fase que reviste riesgos previsiblemente reducidos por la focalización existente. No resulta ocioso hacer una revisión de los procesos esperados:

Fase 1.- Corresponde únicamente a casos importados, todos se contagiaron fuera del país. El grupo es pequeño e identificable.

Fase 2.- Se adquiere el virus dentro del país. El número de afectados rebasa los centenares. Aquí se sugiere la contención sanitaria y suspensión de actividades en áreas de alto riesgo.

Fase 3.- Propagación extensa con miles de afectados. Las actividades masivas deben ser suspendidas (escuelas, iglesias, estadios, etc.).

Como podemos ver, sin que se hayan cumplido eventos de las fases 2 y 3, se empezaron a satisfacer sugerencias futuras. El temor infundido por la perversión política tendrá costos inesperados: Las personas duplicarán –innecesariamente-  sus tiempos de aislamiento con un estrés peligroso e inoportuno y la economía sufrirá los embates de ausencias fundamentales.

Si bien es cierto el Covid-19 es una nueva cepa de coronavirus que presenta distintos desafíos, toda vez que no se cuenta todavía con vacunas y medicamentos. Su índice de mortalidad en el mundo es comparativamente menor a muchas enfermedades ignoradas.

Nadie debe ofrecer paliativos falsos a las emociones, pero todos estamos obligados a difundir las realidades.

Fallecimientos por día en el mundo a causa de enfermedades:

  • Tuberculosis= 3 mil 014
  • Hepatitis B= 2 mil 430
  • Neumonía= 2 mil 216
  • VIH/SIDA= 2 mil 110
  • Rotavirus= 1,233
  • Influenza (gripe)= 1,027
  • Norovirus= 548
  • Tos Ferina= 440
  • Tifoidea= 396
  • Sarampión= 247
  • Rabia= 162
  • Covid-19 (Coronavirus)= 56

Fuente: OMS en la revista científica The Lancet (09/03/2020).

La letalidad del coronavirus es sensiblemente más baja de lo que pensábamos. Muchas personas han estado infectadas en condiciones leves o asintomáticas sin que hayan sido registradas, y por ello, no forman parte de la base de enfermos que se comparan con los fallecidos para determinar un índice de mortalidad.

Como podemos ver, hay muchos virus estacionales que circulan por el mundo con menos “fama” pero mayor peligrosidad que el virus que ahora nos ocupa.

¡Siempre será importante observar recomendaciones inteligentes sin caer en un caos que el envilecimiento disfrute!

Norman F. Pearl

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top