Los especiales de Enlalupa.com

Queretanos varados en Perú: cuando las vacaciones se convierten en pesadilla

Nota: Jesús Arriaga/EnLaLupa.com

“Queremos estar en nuestra tierra”, dice José Martínez, originario de Querétaro, quien quedó varado en Perú debido a la emergencia sanitaria por el Covid-19 en el mundo. Lo que eran una vacaciones se ha convertido en un problema, pues ahora están en aquel país, junto con otros 300 mexicanos, con pocas o nulas posibilidades de salir porque habrá cierre del espacio aéreo peruano a partir de este fin de semana.

Vía telefónica, José explica que viajaron a Perú para vacacionar del 9 al 17 de marzo. Estuvieron tres días en Lima, luego a Cusco. El lunes tenían que regresar a Lima, para estar listos para salir a México el martes.

“El domingo por la noche estábamos a las nueve y media de la noche cenando en Cusco y nos enteramos del decreto presidencial de Martín Vizcarra. Al día siguiente viajábamos de Cusco a Lima, sin embargo, nos cancelaron los vuelos. La única empresa que estaba sacando vuelos en ese momento era Sky. Fueron ellos los que nos colocaron en un vuelo a las 11 y media a Lima.

En Lima, un caos

Llegamos a Lima. El aeropuerto era un caos. Nos formamos en el módulo de Avianca, pero las filas eran interminables. Llegó el momento en que empezaron a sacar a toda la gente. Cerraron módulos, la policía empezó a sacarnos y fue cuando encontramos a un grupo de mexicanos y fuimos a la embajada. Ahí nos tomaron nuestros datos, correos, teléfonos, datos generales. Nos comentaron que iban a hacer todo lo posible para que se nos abrieran las fronteras y tuviéramos lo que era el vuelo comunitario”, narra.

José Martínez narra que salieron dos vuelos, el martes, uno a la Ciudad de México y otro a Cancún, Quintana Roo, pero les dieron prioridad a los de la aerolínea. Incluso en el vuelo a Cancún, iban extranjeros que pudieron pagar sus lugares. El vuelo duplicó su valor, pasando de poco más de seis mil, a casi 13 mil pesos.

“Quien podía pagar lo hacía. A nosotros se nos complicaba porque ya teníamos un presupuesto establecido del 9 al 17 de marzo, y no contábamos con lo que iba a pasar”, abunda.

Las cosas en Perú se hicieron más severas para evitar el contagio de Covid-19 a principios de la semana pasada, cuando el gobierno peruano decretó la inmovilidad parcial, que consiste en que desde las ocho de la noche a la cinco de la mañana del otro día, cualquier persona que esté en la calle es arrestada o remitida a las autoridades.

“Nos hemos encontrado de todo”

“En las mañanas, si uno quiere ir a comprar víveres a las tiendas, sólo puede ir uno por familia. Un policía a nosotros ya nos llamó la atención un par de veces. La gente acá es como el mexicano. Hay algunos a los que, literal, les vale lo que está pasando y otros que son muy conscientes. El personal del hotel nos dice que no salgamos de a dos personas, a tales horas hay que entrar, traten de  seguir las indicaciones. Nos hemos encontrado de todo”, abunda.

Explica que en el hotel de Lima donde se encuentran él y su acompañante son los únicos mexicanos. Hay muchos extranjeros, como portugueses, chilenos y brasileños. Con otros mexicanos tienen contacto a través de grupos en redes sociales. En Lima, indica, son alrededor de 400 mexicanos que aún están varados, además de 300 en Cusco.

La situación de los mexicanos en Perú se complica día con día, pues es un país caro y el presupuesto de la mayoría de los mexicanos es limitado, pensado en sus vacaciones, por unos días, un par de semanas.

Agrega que hay embajadas de otros países que literalmente, les han “dado la bendición” a sus connacionales, y no los apoyaron, como han sido los argentinos. Mientras otros extranjeros están a la espera de que los puedan sacar, al menos a La Paz, Bolivia, y de ahí poder volar a sus respectivas naciones. Es el caso de ecuatorianos y colombianos.

Preocupación en Querétaro

José, licenciado en Administración de Empresas, y quien actualmente trabaja en un negocio de cocinas integrales, apunta que su familia en Querétaro está preocupada, a pesar de que saben que están bien, pues han revisado su estado de salud y no presentan síntomas de Covid-19.

Algunos de sus parientes queretanos, agrega, les han enviado dinero para solventar sus gastos mientras están varados en Perú, además de que se han acercado a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) para ver en qué manera los pueden ayudar.

Dice que en algunos medios de comunicación han publicado que los mexicanos de Perú han podido salir, pero no es del todo cierto, pues aún quedan muchos mexicanos que no han podido viajar a México.

“Mandé un video a Luis Nava, presidente municipal de Querétaro, también a Francisco Domínguez, gobernador, pidiéndole apoyo, porque llega el momento en el que es muy desesperante (estar ahí). Días, literal, en cautiverio, encerrado en cuatro paredes, sin poder hacer nada, en un país que no es el de uno, sin la gente que uno ama. Es complicado. Les pido que nos puedan apoyar, que pudieran hacer algo con Relaciones Exteriores a nivel federal. Hasta el momento (en la embajada) nos dicen, nos prometen, pero no están cumpliendo como es. Se decía que estaban saliendo vuelos humanitarios, pero de humanitarios sólo tienen que van humanos, porque de ahí en fuera, las aerolíneas siguen cobrando, no respetan. Les pido que nos apoyen a trasladarnos a México, queremos estar en nuestra tierra, tenemos trabajos a los que no queremos faltar, a pesar de que no depende de nosotros, ya tenemos que estar por allá”.

Mexicano muere de Covid-19 en hospital de Perú

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top