Nacionales

Obispo de Cuernavaca dice que Covid-19 es culpa de aborto, eutanasia y diversidad sexual

En un discurso propio del oscurantismo que caracteriza a la iglesia católica, el obispo de la Diócesis de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, dijo que la crisis generada por el coronavirus «es un alto que Dios está poniendo a la humanidad, por querer jugar a ser como él, al permitir el aborto, la eutanasia y la diversidad sexual».

“Hijos, Dios no está hablando, está gritando, vamos a escuchar, sepamos escuchar, estemos atentos, la vida es tan corta, de ahí entonces que hayamos decidido medidas drásticas por el bien de todos”, abundó.

Ramón Castro dijo que tan sólo en 2019 se registraron 50 millones de abortos en el mundo, mientras tanto, dijo, el ser humano actúa “como si nada, a gusto, proclamando su pseudo libertad, cuando son hijos de Dios y los hemos asesinado”.

En tanto, criticó también a quienes han optado por una muerte asistida, así como el permitir que en la actualidad los niños decidan por sí mismos su sexualidad.

“La eutanasia: ya me cansé de sufrir, que me maten; o los niños que están muy graves en Holanda y en Bélgica, los papás pueden decidir que los maten; que se esperen los niños a ver qué género quieren ser, que una niña quiere ser niño, ¡Ah caray! Seguramente Dios dice, oigan hijos a dónde van, momentito, soy su papá y los quiero y soy misericordioso, se están yendo a un abismo, nos está gritando”, expresó.

Dios los hace…

En su discurso, añadió que así también la corrupción, los robos, la violencia, se han hecho costumbre y ante esto se pone un alto a la humanidad.

“Dios nos está hablando, nos está gritando”, pues aunque alguien le pida a la humanidad, que se detenga a reflexionar, nadie haría caso.

“Con esto (con el Covid-19) queramos o no queramos, nos detenemos. En muchos países ya están obligados a detenerse; en Europa, en Estados Unidos, en China, por ley todo está cerrado, menos las farmacias y los mercados y ahí todo se debe detener, sea quién sea”, expresó.

Pasado turbio

En 2017, mayordomos del Santuario de Jesús Nazareno en Tepalcingo, Morelos, denunciaron a la Diócesis de Cuernavaca, encabezada precisamente por Castro y Castro, de hacer un negocio millonario con el festejo religioso de la región y de cometer otras irregularidades, como el robo de arte sacro. Asimismo, se encuentra abierto un caso contra el párroco Omar Aguilar, por presuntamente violar a un menor.

El tesorero del Comité de Mayordomos de la localidad, Ángel Castañeda, sostuvo que en otros años, con la administración de la Diócesis de Cuernavaca, se recolectaban unos 8 millones de pesos de ingresos por la festividad religiosa, pues prácticamente cobraban “hasta por repique de campanas y el agua bendita”.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top