Jorge Luis Montes - Psique Parlamentaria

¿Quién es “el rey” en medio del coronavirus? – Jorge Luis Montes

La página de la Secretaría de Salud fue hackeada el pasado miércoles 18 de marzo, en un momento crítico, en el que esta secretaría juega un rol vital en los trabajos de control y vigilancia de la pandemia por coronavirus, que azota a varios países y que en el caso particular del estado de Querétaro se contabilizan, ya, 16 casos positivos confirmados.

El atentado en contra de la principal institución pública de salud en nuestro estado no debe pasar inadvertido. Lo que significa, en primer lugar, que las autoridades deben informar qué tan profundo fue el hackeo; si afectó a otras áreas del sistema informático de la dependencia, de ser el caso si fue robada o eliminada información, qué tipo de información y qué tan delicado puede ser tal información en las manos equivocadas.

En segundo lugar, dar con el paradero de la o las personas que atentaron en contra de nuestras instituciones públicas, poniendo en riesgo de colapso nuestro sistema de salud estatal, durante una de las crisis humanitarias más graves de nuestra era.

Quien quiera que haya sido, y cualquiera que sea el motivo que orilló a realizar tal acto, no es justificable y debe ser condenado, al poner en riesgo la seguridad de la salud de las y los queretanos.

Ante estos hechos tan lamentables, el estado debe hacer valer su poder de investigación y sanción, para que nadie, por las razones que sean, intente poner en riesgo a las instituciones y mucho menos a la ciudadanía.

No podemos dejar de cuestionar la última parte del texto que se leía en la página hackeada.

“#Dominguez aun no le cumples al Rey, y se acaba el tiempo. 04/04/2020:15:00”, decía el mensaje ante el cual el gobernador del estado, Pancho Domínguez, ha hecho mutis total, generando mayor incertidumbre. ¿Acaso se trata de una promesa incumplida del gobernador?

Sería aún más grave si se trata de una medida de extorsión de los poderes facticos que pretenden evidenciar una falta de cumplimento en los obscuros acuerdos, digamos, que en el financiamiento a la campaña del entonces candidato a gobernador, como se estila en las campañas electorales de los partidos tradicionales, como el PRI y el PAN, a quienes empresarios perversos se les acercan para financiar sus campañas electorales para ser beneficiados en caso del triunfo electoral.

Para nadie es un secreto que mucho del financiamiento en los procesos electorales de los candidatos de esos partidos políticos, vienen de particulares con intereses de obtener ganancias, una vez que el candidato financiado obtenga el triunfo electoral, ya sea mediante jugosos contratos, espacios en el poder público que permitan la operación directa en ciertos sectores, como el energético, financiero, salud, infraestructura o, incluso, y mucho muy grave, mantener el control de las fuerzas del orden público.

Ha sido demasiado el daño infligido al poder público por quienes mediante esta fórmula han permitido atarse las manos ante los usureros financiadores de las campañas electorales, a quienes hipotecan la mayor parte de las actividades del sector público.

Espero que éste no sea el caso. Sólo estoy pensando mal.

Jorge Luis Montes Nieves

Twitter: @jorgeluismn

FB: @JorgeLuisMontesN

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top