Juan José Arreola - Código Político

Lo peor es mentir – Juan José Arreola

Es verdad que criticar al presidente Andrés Manuel López Obrador molesta sobremanera a la gran mayoría de sus seguidores. Pienso, sin embargo, que en lugar de responder masiva y coléricamente, adjetivando a quienes osan hacer este ejercicio, sin prestar atención a los argumentos que esgrimen esos críticos, es un plan equivocado.

Peor aún, creo, si el mandatario mexicano incurre –conscientemente- en falsedades y no haya quién (¿o sí?) le recomiende no hacerlo.

Mentir es intentar engañar, conscientemente, a quienes escuchan. Se agrava esta condición, saliendo de un personaje que se asume (o debería asumirse) como líder de una nación.

Dos ejemplos, dos

Lamento mucho que el tabasqueño haya tomado el camino fácil –pero equivocado- de falsear la realidad.

Apenas este lunes, Andrés Manuel osó afirmar que México había sido el primer país en el mundo en haber asumido acciones concretas para “blindarnos” ante el coronavirus.

Por supuesto que es falsa dicha afirmación.

Sólo un ejemplo. Apenas el fin de semana pasada, durante su gira por Oaxaca y a través de un video que subió a sus cuentas de redes (que después bajó), pidió a los mexicanos no dejar de salir.

“Todavía estamos en la primera fase. Yo les voy a decir cuándo no salgan, pero si pueden hacerlo y tienen posibilidad económica, sigan llevando a la familia a comer a los restaurantes, a las fondas, porque eso es fortalecer la economía familiar, la economía popular”, apuntó.

Ese mismo día (domingo 22 de marzo), el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, enviaba un mensaje a su nación mediante el cual dio a conocer varias medidas para protegerse del virus y, paralelamente, diversas acciones económicas y sociales para apoyar a la población durante el periodo de contingencia.

Sólo cito –de memoria- que anunció la suspensión de pagos, por tres meses, del servicio de energía eléctrica, agua e internet, para apoyar la economía familiar. Por cierto, López Obrador advirtió que no implementaría ninguna medida económica de apoyo a la población.

La infortunada segunda mentira que coloco aquí como ejemplo, fue su afirmación hecha días antes, en el sentido de que supuestamente su administración había intervenido para que el precio de las gasolinas bajara y así apoyar a la población mexicana.

Fue otra mentira. El costo de la gasolina bajó porque el precio del petróleo se desplomó. No había de otra.

Si en realidad el gobierno federal hubiera intervenido para que el costo bajara, el paso obligado era retirar el impuesto que aún cobra y que se incluye en el precio final del combustible. Sin ese impuesto, la gasolina Magna tendría un costo alrededor de 10 -12 pesos el litro.

Es más, si así fuera, ¿por qué bajar el precio de manera coincidente con el desplome del precio del petróleo? Como que no tiene lógica.

Mortal, como cualquiera

Hay que entender que López Obrador, como cualquier otro mortal, es falible, se equivoca. No es un “sabelotodo” y mucho menos un científico. Ser popular no implica estar dotado de virtudes.

Lo extraño del caso es que tiene un amplio equipo de colaboradores que lo ayudan y aconsejan para tomar las mejores decisiones. Creo que no les hace caso y dice lo que quiere o, la otra opción, que no son los mejores consejeros y, por ende, tampoco los mejores colaboradores.

Por el bienestar de la población, el presidente mexicano debería de abandonar este comportamiento, que surge de su obsesión por querer pasar a la historia como un personaje similar a Miguel Hidalgo, a Pancho Villa o a Benito Juárez. Ya nos demostró que no es ni tantito cercano a alguno de ellos.

Desengañémonos: México no está a punto de vivir una cuarta transformación, por lo menos no en los próximos cuatro años. Hay un factor que lo impedirá: se llama Andrés Manuel López Obrador.

Para transformar nuestro país lo primero que se requiere es honestidad. Y para que ésta exista es condición que no haya mentiras.

Periodista

Lic. en Periodismo Digital

Twitter: @juanjosearreola

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top