Niels Rosas Valdez - Procesos del Poder

El dinero o la vida en la 4T – Niels Rosas Valdez

La pandemia de Covid-19 ha provocado una impresionante cantidad de personas contagiadas alrededor del globo y, contrario a las esperanzas de muchas personas, según los reportes se estima que la cifra continúe su incremento exponencial.

A nivel internacional se ha establecido una cantidad numerosa de medidas para contener y atender al virus, pero también algunos países han evaluado y aplicado varias medidas para sobrellevar la pandemia de manera social y económica. ¿Qué decisiones ha tomado nuestro gobierno?

Un rápido vistazo al panorama nos indica que las cifras de personas contagiadas por Covid-19 son estratosféricas a nivel mundial y han superado las de hace más de diez años provocadas por la influenza A H1N1. Según el Centro de Investigación de Coronavirus de la John Hopkins University (JHU), hasta ayer el número de enfermos hospitalizados por Covid-19 era de 857 mil 957. Los países más afectados en este sentido son Estados Unidos de América, con 188 mil 547; Italia, con 105 mil 792; España, con 95 mil 923; y China, ya en un cuarto lugar, con 82 mil 290.

Aquí conviene mencionar los escenarios más terribles hasta hoy en cuanto al porcentaje de defunciones en los casos cerrados de España y, aún peor, Italia. En el primero, según la JHU, las personas recuperadas hasta ayer martes han sido 19 mil 259 y las defunciones 8 mil 464, lo que suma un total de 27 mil 723 casos cerrados y, por ende, un impactante 30% de letalidad entre enfermos graves que requieren hospitalización.

Por otra parte, en el país heredero del imperio romano, la cifra de personas recuperadas es de 15 mil 729, mientras que las defunciones llegaron a 12 mil 428 que, en casos cerrados, suman 28 mil 157, generando un 44% de letalidad entre enfermos graves que requieren hospitalización.

Todo esto se ha generado por varias razones, entre ellas no haber actuado a tiempo. Por fortuna, según los reportes, nuestro país no se encuentra en una situación como la experimentada en sus inicios por los dos países europeos mencionados. ¿Cuál es entonces?

México frente al Covid-19

De acuerdo a los datos publicados ayer martes por la Dirección General de Epidemiología, a través de su Comunicado Técnico Diario, hasta el 31 de marzo del presente año se han confirmado 1 mil 215 casos de Covid-19 y 29 defunciones. En relación a los contagios registrados, las entidades federativas más afectadas han sido la Ciudad de México, con 234; el Estado de México, con 149; Jalisco, con 94; Nuevo León, con 76; y Puebla, con 81. Querétaro, por su parte, ha reportado un total de 29 casos.

No obstante, así como otros países alrededor del mundo lo han hecho, en México ha habido nuevos e importantes desarrollos en relación a las medidas para contener y sobrellevar la pandemia. El primero ha sido la indicación, el pasado domingo, de extender el periodo de contingencia hasta el día 30 de este mes, permitiendo solamente la ejecución de las actividades más esenciales del país, es decir, los servicios de salud, de limpia, de seguridad, de mantenimiento de infraestructura, de saneamiento, entre otros. El segundo es la decisión – ciertamente tardía porque se prefirió seguir soportando la economía en vez de mantener a la población más segura – de detener la gran mayoría de las actividades económicas del sector privado.

Muchas empresas ya habían comenzado el home office; sin embargo muchas otras solicitaban, y en algunos casos forzaban, a sus empleados a seguir yendo a laborar.

Muchas cosas se le han criticado a Andrés Manuel López Obrador en estos 15 meses de gobierno presidencial, pero sobre todo en las últimas semanas a raíz de su muy pobre visión, limitada responsabilidad y desentendimiento ante la pandemia de Covid-19. Y a esto se aúna el hecho deleznable, y sin justificación válida, de pasearse en Baridaguato para saludar a la madre de uno de los mayores narcotraficantes de la historia de México. Fue una cachetada a todas las personas que han sido afectadas directa o indirectamente por el narcotráfico en nuestra sociedad.

Se podrá decir que otros políticos también hicieron cosas, quizá peores o no, en lo oscurito, y también hay que criticar eso con la misma vara, no habría por qué no hacerlo, pero AMLO aseguró ser diferente, dijo ser honesto durante su campaña presidencial. ¿Qué diferente fue entonces?

El colapso de la credibilidad de AMLO

El saludo del domingo en Sinaloa ya marcó un precedente del que le será muy difícil sobreponerse. Ahí toda la confianza y credibilidad que vendió en 2018 colapsó. En vez de liderar el combate a la pandemia, desacata las indicaciones de salud e hizo creer a la gente con menos conocimientos que el coronavirus no era problema mayúsculo. Y después anunciaba una indicación en materia de salud y hacía todo lo contrario. ¿Qué acaso no mencionó durante y después de su campaña presidencial que él iba a predicar con el ejemplo para el bien de México? Es simplemente un líder de Estado ausente y casi, casi de caricatura ante la crisis de salud (y económica) que vive el país.

Niels Rosas Valdez

Escritor, historiador e internacionalista

@NielsRosasV (Twitter)

[email protected]

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top