Rocío Benítez - Zona de la Visión Perpetua

Leer y escribir como un ritual, en tiempos de cuarentena – Rocío Benítez

“Ante la incertidumbre, creamos rituales propios. De ahí que algunos se obsesionen por recuperar, a través de la escritura, lo que se sabe perdido”: estas líneas aparecen en “Un lugar seguro” de Oliva Teroba, libro que está disponible para su lectura (sólo por algunos días)  en la plataforma de Bookmate, en donde podrán encontrar otros títulos, algunos tienen un costo pero valen la pena.

Seguimos en la cuarentena. La incertidumbre empieza a tomar rostro, cuerpo y para sobrellevarla, la lectura es buena aliada, pero también la escritura. Ambas puedes ser parte de nuestro ritual, en este caso un ritual de supervivencia.

Sor Juana Inés de la Cruz escribió su obra desde el claustro. La monja Mariana Alcoforado redactó sus famosas cartas de amor y desamor también desde el encierro. Y César Vallejo, el poeta peruano, creó Trilce mientras estaba en la cárcel. “Tengo fe en ser fuerte./ Dame, aire manco, darme ir/galoneándome de cero a la izquierda. /Y tú, sueño, dame tu diamante implacable,/tu tiempo de deshora” (XVI, Trilce Vallejo). Ejemplos sobre la creación literaria desde el confinamiento hay muchos.

Se lee para aprender y descubrir, para saber del otro, para conocernos desde el otro, como si nos miráramos en un espejo. Se escribe para entendernos, reconocernos parte del otro, o calcular la distancia que nos separa y nos hace diferentes. El acto de leer va de la mano con la escritura, aunque no es necesario ni forzoso escribir, para algunos es natural conjugar las dos acciones.

“No necesito un lugar especial para escribir, necesito escribir; eso sí. Todo el tiempo estoy escribiendo y también leyendo, a mí me parece que la compulsión a escribir también tiene que ver la compulsión a leer y a discutir lo que lees”, dijo Juan Villoro en una charla que dio en el Museo de Arte de Querétaro, en el año 2013.

Para que sigan leyendo y se animen a escribir, aquí algunas opciones:

Tierra Adentro continúa compartiendo sus publicaciones, recién incluyó a su catálogo digital “El museo de las máscaras”, de Sergio Pérez Torres, de quien ya habíamos hablado en esta sección. Dejo aquí el link para que lean dicha columna y el libro.

COLUMNA:

El Museo de las Máscaras, de Sergio Pérez Torres – Rocío Benítez

LINK PARA DESCARGAR EL LIBRO:

https://www.tierraadentro.cultura.gob.mx/catalogo-editorial/fondo-editorial-tierra-adentro/descarga-gratuita/?fbclid=IwAR3ny4FJcbXex8i2zueaBXyPwxdxlv86quBQj4-l2-btO5vKrRG9COWvnvY

Una página que tiene varios años activa y que ahora es buena oportunidad para mencionar, visitar y hacer muchas descargas, es Dramaturgia Mexicana https://www.dramaturgiamexicana.com/

Sí, el teatro también se lee, y aquí podrán encontrar más de 500 obras; la plataforma sólo te pide hacer un registro como usuario, hay un listado que se puede consultar por autores u obras, se elige y te envían por correo electrónico el archivo para su descarga en formato PDF.

Al inicio de la cuarentena circuló en distintos portales un texto sobre que William Shakespeare y las obras de El Rey Lear y La Tragedia de Macbeth, que escribió durante un confinamiento a causa de la peste.

Teatro a distancia

Ahora el coronavirus ha llevado a la dramaturga mexicana Mariana Hartasánchez a escribir 25 monólogos, para el proyecto que ella misma incitó: Te estoy llamando a ti, teatro a distancia.

Todo inicio con un mensaje en Facebook en donde Mariana propuso escribir monólogos a los actores que lo solicitaran, para que ellos los presentarán a través de una plataforma de videollamadas como Skype. Cien pesos será el costo de la función a distancia y es una iniciativa para apoyar a los actores que, ante el cierre de sus espacios teatrales y cancelación de sus montajes, no tienen ingresos.

Interesante y novedoso el proyecto de Mariana, a quien por cierto también pueden leer en Dramaturgia Mexicana, ‘Un banjo y dos muertos’, ‘El último libro de los hermanos Salmón’, ‘La navaja en el espejo’ y ‘Mr. Bright’, son las cuatro obras de Hartasánchez que están en dicha plataforma.

El escribir no es exclusivo de los escritores. Podemos iniciar con un diario personal, que es un acto de escritura (personal) sin pretensiones de estrellato, pero que muy bien nos podría acompañar para lidiar el encierro. Y si también hay intereses literarios o cinematográficos, se mueven ya algunas convocatorias circulando en las redes, en donde invitan a los usuarios a escribir de lo que sienten y están viviendo en esta cuarentena provocada por el Covid-19. La Editorial Universitaria de UANL y Tresnubes Ediciones abrió una convocatoria, y el certamen Literario Levadura 2020 “Pensar y crear desde la cuarentena”, está activo. De ambos, incluyo al final el cartel.

La Universidad Autónoma de Querétaro, a través de su área de Cinematografía UAQ, también lanzó una convocatoria, ésta es para crear un cortometraje de 5 minutos, el principal requisito es que toda la filmación tenga lugar en la casa del realizador y únicamente pueden participar los familiares que vivan en la misma casa. Lo que buscan es propiciar que la gente se quede en casa, medida preventiva ante el coronavirus, y ocupe su tiempo en una actividad creativa. El ganador se llevará 10 mil pesos. La convocatoria completa está en la página de Facebook de Cinematografía UAQ.

¿Se animan a escribir?

Rocío Benítez

 

 

 

 

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top