Julio Figueroa - Vistas

La cultura política presidencial “tipo Televisa” – Julio Figueroa

Fue una auténtica revelación. De pronto apareció claramente ante mis ojos. La cultura del pueblo fomentada, elevada y/o degradada por los medios y los poderosos, los príncipes, los bien amados de la sociedad, artistas, estrellas, poetas, intelectuales.

Sucedió viendo al Príncipe Mishkin durante la magnífica teleserie española “El idiota”, basada naturalmente en la novela de Dostoievski. Muy bien actuada, ágil, profunda, dramática, me atrapó. Me eché toda la serie en tres días. Gracias a la televisión española. Solo en casa. Presidentes.

Veo a Emilio Azcárraga Milmo y Andrés Manuel López Obrador en la misma línea cultural, aunque usted no lo crea y me mandé al diablo.

La enseñanza de Emilio Azcárraga, Televisa y “Los ricos también lloran”, con Verónica Castro:

“México es un país de una clase modesta muy jodida, que no va a salir de jodida. Para la televisión es una obligación llevar diversión a esa gente y sacarla de su triste realidad y de su futuro difícil.” (Palabras de El Tigre, 10 de febrero de 1993, gracias a Google).

“Los ricos, como yo, no somos clientes porque los ricos como yo no compran ni madres”.

“Nuestro mercado en este país es muy claro: la clase media popular. La clase exquisita, muy respetable, puede leer libros o Proceso para ver qué dicen de Televisa. Estos pueden hacer muchas cosas que los diviertan, pero la clase modesta, que es una clase fabulosa y digna, no tiene otra manera de vivir o de tener acceso a la distracción más que la televisión”.

Con una claridad típica de su estilo, El Tigre quitaba los velos de la retórica y confesaba lo que todo mundo sabía en este país y nadie se atrevía a decirlo: la televisión comercial es para enajenar (“divertir”) a los jodidos. No pretende más que incorporar a los pobres a la sociedad de consumo. Y tampoco pretende sacarlos de esa condición. Mucho menos instruirlos. (Jenaro Villamil, Proceso, 19 de marzo de 2013).

Para Azcárraga Milmo, como para su padre Emilio Azcárraga Vidaurreta, y para su hijo Azcárraga Jean, la televisión simplemente es un gran negocio: venderle espectáculo a los pobres y, a cambio, garantizarle al sistema la sumisión de los “jodidos” y el control político vía la información teledirigida. (J. Villamil).

“Somos soldados del PRI y del presidente”, dijo en otra de sus frases célebres el inigualable Tigre, famoso por sus desplantes, por su ímpetu de patriarca y sus lujos. (J. Villamil).

“Es lo que la gente quiere ver”.

“Si no están de acuerdo, cambien de canal”.

La nuestra, es “televisión para jodidos”.

Liga: https://www.proceso.com.mx/336733/television-para-jodidos

Televisa invertida

¿Cuál es la enseñanza y la cultura popular que despliega el presidente Andrés Manuel López Obrador en sus mañaneras, en sus giras, en sus videos, en sus discursos?

Besos y apapachos al pueblo jodido y descalificaciones absolutas para los conservadores, los fifís, la derecha, los enemigos del pueblo.

El bien y el mal repartidos de un lado y del otro: los moralmente derrotados, ellos, y nosotros los moralmente buenos. No somos iguales.

El presidente del pueblo y su cultura presidencial “Televisa invertida”: parece el tiempo de la venganza, del desquite, del odio, del resentimiento, del ajuste de cuentas.

Obrador no eleva al pueblo, lo rebaja, da a la masa lo que quiere ver y oír: juicios absolutos ideológicos, gestos, símbolos, estampitas, amuletos, ritos, cartillas morales, espectáculos, simplificaciones, descalificaciones.

Fuera los conservadores, fuera la derecha, fuera los fifís, fuera los ricos, fuera los malos, los vendidos, los corruptos… sentencian los buenos.

Y el patriarca del sexenio lleva toda el agua a su molino político, a su nombre, a su figura presidencial, a su política, a la 4T, a Morena.

La sagrada sumisión a su persona frente a los enemigos del pueblo y de él. Los soldados de Obrador y los otros, los malosos, sus enemigos.

Es lo que el pueblo aplaude.

Y si no están de acuerdo, pueden cambiar de presidente.

Mi mandato es por el pueblo, para el pueblo y contra el no pueblo.

Es la cultura política presidencial tipo Televisa: de otro modo lo mismo. ¿Exagero? ¿Desvarío? ¿Soy un crítico reaccionario? Perdón.

Obrador es un gran político de terracería en el mundo global de la edad luz.

¿Es mejor el presidente del pueblo y para el pueblo?

Perdón por mi desvarío. El Príncipe Mishkin tiene la culpa.

Nuestra pobre cultura política visceral.

 

El idiota, rtve.es / Liga: https://youtu.be/YR_BHmGfgNU?t=6

 

Julio Figueroa

 

 

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top