Niels Rosas Valdez - Procesos del Poder

Guiño para México y el mundo occidental – Niels Rosas Valdez

El escenario vertiginoso que vivimos hoy en día a causa de la pandemia por Covid-19 ha generado varias crisis, mismas que los Estados han tenido que resolverlas de una u otra forma. Y con tal panorama, era hasta cierto punto difícil pensar que existiría un gran número de acciones de ayuda y cooperación en el esquema internacional. En nuestro caso, la hemos recibido por parte de China, un país que cada vez figura más en el globo. ¿Qué implicaciones tiene esto en las relaciones internacionales?

Hablar de una crisis en el actual panorama mundial no es suficiente. Desde luego, si hablamos de “una crisis” pensaríamos de inmediato que se trata de las severas y pronunciadas dificultades sanitarias generadas a causa de la pandemia por el virus SARS CoV-2, que provoca la enfermedad de Covid-19. Pero lo cierto es que no es lo único que sucede. Existe una crisis económica, derivada de la pandemia, desde luego, pero al final de cuentas crisis. Pero también una crisis política y del Estado como entidad responsable de tomar las medidas adecuadas para proteger a su población. Y aunado a eso, hay una crisis, pero más bien un cisma, un proceso de cambio en los liderazgos internacionales.

Tanto el liberalismo como el realismo, ambas teorías políticas originadas desde la filosofía y usadas en las relaciones internacionales, han permitido explicar la gran mayoría de los comportamientos de los Estados como agentes centrales del panorama internacional. Y, una vez más, han permitido explicar las reacciones de los países, en este caso en el periodo que va desde antes de la determinación, por la Organización Mundial de la Salud, del brote del nuevo coronavirus como pandemia.

Al momento que los países reportaron varios casos de personas enfermas de Covid-19 se volvieron herméticos, preocupándose de manera central por la supervivencia de su población y del Estado, es decir, una postura explicada por el realismo. Países como Estados Unidos de América (EUA), de los que se esperaba una mayor participación ante este contexto, se paralizaron, o bien, optaron por no brindar asistencia a otros en gran necesidad, a pesar de que el virus aún no les había tocado la puerta.

A pesar de Donald Trump, Europa sigue siendo aliada de EUA, y aun así el país de las barras y las estrellas no ayudó a Italia, España, Alemania y a su más cercano aliado en el mundo: el Reino Unido (RU). El liberalismo entonces se hizo presente en este panorama con la cooperación y colaboración de Rusia y particularmente de China a través del envío de personal y material médico. Pero, ¿será en realidad el liberalismo actuando o simplemente una estrategia de China para posicionarse como el nuevo líder mundial, como la potencia mundial que, a diferencia de EUA, sí ayudó a varios países en momentos de gran necesidad?

La nación de los ríos azul y amarillo ha ayudado particularmente a países como Italia, RU y México, todos ellos espacios de influencia estadounidense en menor o mayor grado. Nosotros hemos recibido varios envíos de material médico por parte del país asiático, según lo ha reportado el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

No es para nada una coincidencia. Las acciones de asistencia por parte de China en medio de la crisis sanitaria por la pandemia se podrían ver normales, como un simple gesto de ayuda y sentido humanitario, pero sin duda traerán implicaciones tanto para sí misma como para México en un futuro.

Dentro de unos meses, cuando no sólo pase la pandemia, sino que las crisis derivadas comiencen el proceso de curación, los Estados recordarán qué países abanderaron el combate al virus, de qué países recibieron ayuda y qué países que aseguran ser los líderes del mundo simplemente se quedaron encorvados y cabizbajos. Esto es un guiño de China para el mundo occidental y particularmente para países que tienen una estrecha relación con su rival: EUA. No hay un mejor momento para ejecutar esta política exterior china en el marco de la influencia política internacional, y por lo visto Trump no lo ha entendido así. El liderazgo estadounidense bien puede perfilarse a una reducción considerable ante la cooperación china.

Niels Rosas Valdez

Escritor, historiador e internacionalista

@NielsRosasV (Twitter)

[email protected]

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top