Los especiales de Enlalupa.com

Mexicanos enfrentan el Covid-19 sin salud mental, advierten psicólogos

Entrevistas: Patricia López Núñez/EnLaLupa.com

El Covid-19 se convirtió en una amenaza para el sistema inmunológico, pero sobre todo en una amenaza emocional y psicológica, que dejará a muchas personas con crisis al terminar la contingencia, advirtieron el presidente del Colegio de Psicólogos de Querétaro (Coepsique), Juan Carlos García Ramos y la especialista Rocío Ruiz Salazar.

En medio de la contingencia, los psicólogos se organizaron para brindar contención emocional y mental gratuita inmediata, como lo hicieron ante desastres naturales y la crisis económica de 1994, pero temen que la exigencia constante de la población de no pagar por recibir ese apoyo pueda provocar falta de compromiso del paciente, abandono de las terapias, además de problemas legales, éticos y colegiales.

García Ramos explicó que la gente debe comprometerse y entender la diferencia entre los primeros auxilios psicológicos en situaciones de crisis y una terapia a largo plazo. A su vez, Rocío Ruiz resaltó que los problemas emocionales que empiezan a verse “no es nada comparado con lo que va a pasar después”, porque el coronavirus afecta a una sociedad que emocionalmente “no está sana” y que acostumbra suplir sus carencias con alcohol, sexo y compras.

Refrendan psicólogos su compromiso social

El presidente del Coepsique, Juan Carlos García Ramos, resaltó que los psicólogos tienen un compromiso social frente a las problemáticas de Querétaro y México, de manera que desde el mes pasado, la Federación Nacional de Colegios de Psicología le pidió a las 31 organizaciones en el país que implementaran programas de atención para apoyar a la gente a superar el Covid-19.

Querétaro, Zacatecas, San Luis Potosí y Guanajuato formaron una de las 8 brigadas regionales con psicólogas y psicólogos que acordaron brindar esa atención como servicio social profesional, que es una de las disposiciones de la ley de educación en términos de la obligatoriedad.

Juan Carlos García Ramos.

“Las personas que conocemos el tema, porque hemos participado en situaciones como terremotos, huracanes, inundaciones y particularmente en Querétaro en 1994 cuando se dio la crisis económica, constituimos un programa y un centro de intervención en crisis. De ahí el tema de intervención en crisis y primeros auxilios psicológicos, que es la técnica para este tipo de situaciones, no solamente para violencia, para suicidios, para generar un primer contacto con una persona con un trastorno, con alguna conflictiva emocional pueda ser contenida emocionalmente y se le puedan brindar las técnicas para que pueda canalizar la situación problemática que está viviendo y que vaya generando ideas para la toma de decisiones”, señaló.

¿Existen argumentos legales y éticos contra la atención psicológica gratuita?

Lo marca la ética y la disposición del colegio, si algún psicólogo quiere dar atención gratuita, el psicólogo tendrá que establecer un acuerdo con el usuario, para de alguna manera establecer una cuota, una tarifa. Algunos psicólogos que lo hagan gratis no es un delito, pero están contraviniendo una disposición colegial y ética, por una cuestión de desventaja. Sin embargo, se puede hacer con base en una estrategia, un programa, un reconocimiento y el impulso del Colegio de Psicólogos de poderlo reconocer como servicio social, es decir, un psicólogo puede atender a una persona de manera gratuita, en la medida en que pueda acumular una cantidad de horas y que se extienda una carta de servicio social. No siempre es así el trabajo gratuito y no sólo porque contraviene una disposición colegial y ética, sino porque el trabajo gratuito muchas veces es un poco más exigente y tiene sus contraindicaciones terapéuticas.

¿Cuáles son esas contraindicaciones?

Pues no hay un compromiso, no hay una responsabilidad, hay un riesgo profesional en términos de este tipo de atención, no hay un acuerdo de trabajo terapéutico, hay riesgo de no guardar la confidencialidad de los datos y aunque el usuario esté necesitado, el psicólogo está en riesgo de no poder contener emocionalmente al paciente y verse afectado. Esa es otra de las cuestiones que cuidamos: realizar un trabajo profesional en salud mental implica una contaminación de emociones que el psicólogo debe cuidar, entonces si un psicólogo realiza un trabajo gratuito y tiene muchas atenciones, pues pone en riesgo también su estabilidad emocional. El programa que nosotros aplicamos, los psicólogos y las psicólogas conllevan una capacitación, una revisión de la información que se va dando, una información, supervisión y seguimiento de cómo va su trabajo, porque nos enfrentamos a una cuestión de ansiedad y angustia, tratamos con asuntos de violencia en las familias, problemáticas de adicciones, de familiares con problemáticas de conducta suicida o de un trastorno mental o alguna persona vinculada al crimen organizado o a alguna parte delictiva, entonces, eso hay que cuidarlo.

¿Cuál es la diferencia entre los primeros auxilios psicológicos y una terapia?

La técnica psicológica que se utiliza como primeros auxilios no es una terapia, los primeros auxilios psicológicos sólo es un abordaje técnico de hacer una escucha de la persona en cuanto a sus problemáticas y se le lleva, se le dirige para que pueda tener un acto de catarsis y pueda, en ese momento, resolver una de las problemáticas que está viviendo. El proceso terapéutico implica un tiempo prolongado, implica una valoración psicológica, quizás hasta la aplicación de pruebas psicométricas, implica un proceso en la personalidad, en las actitudes de la persona con el entorno que le rodea, es más a fondo, es más profundo. Los primeros auxilios psicológicos es algo emergente, superficial, la técnica bien aplicada la puede realizar un ama de casa, un policía, un bombero, un abogado, un médico, pero cuando la problemática de la persona es más complicada, pues se le acompaña, se le dirige o canaliza a una atención terapéutica que implica ya el abordaje de su personalidad.

Dice que en la atención psicológica no siempre hay un compromiso de la persona, ¿qué sucede cuando no existe ese compromiso?

La terapia es una demanda muy exigente, es un vínculo de dependencia que se establece entre el paciente y el terapeuta y es algo que al mismo paciente no le cuesta, ni emocional ni económicamente, realizar un trabajo terapéutico. El psicólogo no transforma ni le dice a la persona qué es lo que tiene que hacer, no es el caso darle consejos, como puede hacer un amigo, un familiar, una pareja, esta falta de compromiso con el no dar de sí mismo algo para su cambio, pues implica que muchas veces no existan resultados. A veces le cuesta al paciente tiempo, un gasto de traslado, el compromiso de asistir a las sesiones y ese es el acuerdo que se da, a veces queda solamente en eso, sin poder modificar ni dar idea de qué puede trabajar consigo mismo. Legalmente un profesional cobra por sus servicios, cuando no es así, cuando el profesional no obtiene ni económicamente ni el reconocimiento, pues hay un problema legal, si al usuario se le genera una inconformidad o una molestia pues entonces hay una demanda o una queja por mala práctica. Es más común decir: si no te cuesta, no lo valoras y no tiene sentido.

Los problemas emocionales que se disparan por la contingencia, ¿tienen generalmente un antecedente?

Las emociones se desbordan y las personas entran en estados de ansiedad y de angustia que no pueden manejar por sí mismas y pueden llegar a tener implicaciones fisiológicas, como una angustia generalizada, un trastorno de pánico, una crisis emocional. Tiene que ver con la situación, con la dinámica de la persona, pero también con su historia, con su personalidad y con elementos desencadenantes, como las amenazas, el Covid es una amenaza, no solamente al sistema inmunológico, sino una amenaza emocional, una amenaza psicológica, porque la persona no logra ver el virus, hay una serie de creencias que lo llevan a plantearse si será verdad, o mentira tiene que ver con la fortaleza de la persona para afrontar la situación. Cuando todo esto comenzó, a principios de año, la información sólo era conocida por algunas personas relacionadas con la salud y la política, conforme la información se va generalizando y habla no sólo de la presencia de un virus, sino de contingencias, de medidas, la población mexicana empieza a darse cuenta que esto está fuera de su control. Muchas personas, por sus características de afrontamiento no le dan tanta importancia, piensan que no les va a pasar o que no existe y que es de los ricos o de la política, hoy todavía hay gente que no incorpora la noción de esta pandemia.

El doctor García Ramos en una asamblea del Colegio de Psicólogos de Querétaro (Coepsique).

¿Alguna recomendación para que la gente pase la contingencia?

Hay que ser realistas, esta situación es incómoda y peligrosa, nos va a traer pérdidas económicas, de vidas, de situaciones o de estilos de vida, pero los tenemos que afrontar, para el afrontamiento hay que buscar la ayuda, aceptar y esperar el resultado, con cierto positivismo, seguridad y confianza, tomando las medidas preventivas. Es parte de la vida, es una situación que forma parte de la vida.

“Lo que está pasando a nivel emocional no es nada comparado con lo que va a pasar después»

Rocío Ruiz Salazar, psicóloga especialista en intervención en crisis, sexóloga y educadora sexual, tiene 17 años de experiencia profesional y una larga trayectoria de apoyo psicológico telefónico gratuito, donde atendió a gente con crisis emocionales muy fuertes.

La contingencia por el Covid-19 la obligó a brindar atención de manera remota para evitar contagios y disminuyó el costo de su terapia a la mitad. Sin embargo, todavía hay gente que le pide no cobrarle, a pesar de que estas intervenciones implican un esfuerzo mayor por parte de los profesionales de la salud mental y emocional.

Rocío Ruiz Salazar.

¿Por qué la gente busca la atención psicológica gratuita?

En este momento todos tenemos algún grado de estrés, ansiedad y angustia, pero la gente, en general, siempre menosprecia el trabajo terapéutico y mejor le pregunta a la comadre, a la vecina o a mi mamá, pero eso no es un trabajo terapéutico, el consejo sirve, pero el trabajo profundo requiere años, un psicólogo necesita muchos años de experiencia y la sociedad no ha valorado a estos profesionistas. Mi doctora, una endocrinóloga, me cobra 1,200 pesos por consulta y yo no le pido que me haga un descuento por la contingencia, pero la gente quiere las consultas piscológicas gratis, porque no valoran su salud emocional y mental ni al profesionista que va a trabajar con ellos.

¿Por qué no se valora el trabajo del psicólogo?

Le damos más importancia a la ropa, el coche, a lo superficial, lo que es interno no recibe importancia, si alguien se siente mal, dice no importa, me tomo dos o tres copas y se me olvida, pero así sólo anestesia lo que siente y el problema no va a salir. Estamos acostumbrados a evadir los problemas, lo vemos ahorita, lo que está pasando a nivel emocional, a nivel mental, no es nada con lo que va a pasar después, la gente no está sana desde antes, no le dan tanta importancia a la terapia, a su salud mental, salían a distraerse, salían de compras, porque así se daban un valor, una casa, una camioneta, les daba un valor, esto es una gran lección y una gran oportunidad para todos, de reconocernos, de respetarnos, de amarnos. En este momento en casa nos podemos distraer, con las redes, con el streaming, con lo que sea, pero al final nos vamos a tener que contemplar a nosotros mismos. En terapia se hace eso, te contemplas, te encuentras.

¿Cuál es el problema con la atención psicológica gratuita?

Los mexicanos queremos todo regalado, pero los psicólogos somos bien humanistas y queremos siempre ayudar a todos. Cuando das atención psicológica gratuita la gente venía una vez y ya no me llamaba, o ni siquiera me daba las gracias, nos cuesta mucho trabajo valorar lo que no nos cuesta. La gente que paga se compromete con su salud mental, y la tranquilidad emocional es lo que más debes valorar en tu vida, tu paz, la posibilidad de superar una crisis, de relacionarte mejor. De por sí la gente no estaba acostumbrada a invertir en su salud mental, ahora que la gente se prepara para una recesión, no ven la salud mental como algo necesario, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos dice que más de la mitad de la población va a pasar la contingencia muy mal, la va terminar muy mal y va a tener un trastorno mental después de esto.

¿Qué puede pasar con alguien que no atiende su salud mental?

La gente no se valora a sí misma, no valora la tranquilidad y la paz, se enfoca a tener otro tipo de recursos para llenar sus vacíos, como el alcohol, como las drogas, comprar excesivamente, hasta el sexo de manera compulsiva. Llenar los vacíos requiere de un esfuerzo positivo de cada quien, no de cosas materiales o externas. Al terminar la contingencia habrá mucha crisis emocional, será un catalizador.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top