Juan José Arreola - Código Político

Sobreviviré – Juan José Arreola

El gobierno español autorizó a salir una hora al día de sus casas, a partir del lunes, a todos los menores de 14 años, siempre y cuando vayan acompañados de un adulto. No más.

Esta autorización se giró después de haber estado 42 días encerrados en sus casas por temor a ser contagiados por un virus.

En Italia, después de siete semanas de un estricto confinamiento, el primer ministro Giuseppe Conte anunció que a partir del 4 de mayo los parques y jardines reabrirán, se permitirán los funerales, los atletas podrán reanudar sus entrenamientos y la gente podrá visitar a familiares que vivan en la misma región.

Si todo va bien, las tiendas y museos reabrirán el 18 de mayo y los restaurantes, cafeterías y salones el 1 de junio.

Por su parte, el gobernador de Oklahoma Kevin Stitt, comentó a la cadena Fox News que las hospitalizaciones están disminuyendo en la entidad, por lo que reabrirá las iglesias y los restaurantes el viernes, con directrices para que mantengan el distanciamiento social.

Otro dato. El domingo 26 de abril en Estados Unidos se contabilizaban 972 mil 85 personas contagiadas por el Covid-19 y la cifra de muertes por dicha enfermedad llegó a 54 mil 900, de acuerdo con las más recientes cifras de NBC News. Algo nunca antes sucedido.

Entre la ficción y la realidad

El periódico www.nuevatribuna.es publicó en marzo pasado, una lista de las 15 mejores películas que tratan sobre epidemias y virus.

Una de ellas es “Contagio”. Narra cómo por el simple contacto entre las personas se trasmite una mortal enfermedad que surgió en China y fue iniciada por murciélagos. Poco a poco, las ciudades se vacían, cierran los aeropuertos, se utilizan mascarillas, trajes especiales, guantes…

La película “28 weeks later” (28 semanas después) del director Danny Boyle, narra la transformación de Londres debido al esparcimiento de un virus que se encontraba en un laboratorio.

De acuerdo al argumento cinematográfico, la ciudad toma aspecto fantasmal, con calles desiertas y locales sin gente, pues el virus ha matado a la mayor parte de su población.

Entre lo que sucede actualmente y lo narrado en algunas de esas películas de ciencia- ficción hay coincidencias por la presencia de una pandemia cuyo brote, obviamente, no se controló porque no lo conocíamos.

La diferencia radica (debe de radicar) en las consecuencias. En las películas se dibuja una catástrofe para la humanidad o para sus ciudades, de la que solamente un puñado de personas podrá salvarse.

En la realidad, la responsabilidad está en manos de todas y de todos: gobernantes, diputados, médicos, profesores, izquierdistas, derechistas, cristianos, católicos, hombres y mujeres.

En la realidad, la ciudadanía no debe huir (como en las películas) para tratar de ponerse a salvo o, por el contrario, volverse indiferente y hacer nada por cooperar.

Digamos que debemos evitar que la ciencia-ficción se convierta en realidad.

A futuro

Recién leí un tuit de la periodista española Patricia Reguero (@Des_bordes): “el gobierno autoriza a pasear, correr e ir en patineta y mi hija se ha sentado una hora en el parque a mirar hormigas”. Es, después del confinamiento, uno de los detalles de la vida que en otro tiempo dejamos pasar.

También recientemente leí que después del coronavirus se abrirá una nueva era en el mundo en la que quizá nos olvidemos de saludos acompañado de beso, abrazo y/o fuerte apretón de manos.

Una nueva época en la que países como México y muchas de sus universidades públicas, se verán forzadas a migrar y crecer la opción digital para impartir educación. En la que los gobiernos de todo nivel deberán tomar en serio la construcción de plataformas para ser gobiernos digitales.

Por supuesto que también deberemos de acelerar el sistema de home office (trabajo desde casa) para muchas, muchísimas áreas de los gobiernos, las instituciones educativas y otras instancias.

Será, pues, la humanidad post-coronavirus que ya inició en China.

 

Juan José Arreola

Lic. en Periodismo Digital

Twitter: @juanjosearreola

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top