Historias de la Metrópoli

Rescatan pequeñas fondas y dan de comer gratis a los más afectados por Covid

Reportaje: Patricia López Núñez/EnLaLupa.com

El esfuerzo de un grupo de personas por darle comida gratis a quienes perdieron su empleo o sus ingresos por la contingencia del Covid-19, se convirtió en un movimiento que también salva pequeños negocios al garantizarles un ingreso mensual, a partir de donativos de empresas y de gente solidaria.

Los integrantes del movimiento tienen nombres y apellidos, son profesionistas, comerciantes, activistas y empresarios de diferentes giros, pero se niegan a mostrarse para evitar protagonismos, así que se identifican como “Solidaridad Querétaro” y a través de diferentes redes sociales buscan más aliados, tanto para ayudar económicamente y donar en especie, como para comprometerse a ofrecer comidas a bajo precio.

Los trabajos iniciaron el 5 de abril y en menos de una semana reunieron a 8 comedores o cocinas económicas, que funcionan con aportaciones voluntarias. Al inicio se pagaban 20 comidas diarias de manera general en cada comedor y cada una de las 8 cocinas hacía una aportación adicional: algunas daban 10 comidas adicionales a las que se pagaban y otras daban 20 extras, pero es insuficiente, “hay gente que se va sin su comida, porque se acaban”.

Actualmente se pagan 11 comidas diarias en cada cocina económica, porque algunas zonas incrementaron la demanda de manera significativa. Por ejemplo, la cocina del centro dona entre 80 y 100 comidas por día por las comidas pendientes que pagan donadores directos y quienes dejan donativos en especie y lo mismo sucedió en Peñuelas, donde se entregan hasta 50 comidas por día.

“Cuando empezamos a ver que no sólo se iba a presentar un problema de salud por el coronavirus, sino que la contingencia iba a tener un impacto económico, teníamos la idea de hacer un comedor comunitario, pero vimos el riesgo de cocinar todos juntos, pensamos en entregar despensas, pero hay riesgo al ir a repartirlas, así que decidimos pedir que se hiciera la comida con alguien especializado o con distintos comedores, fondas y le apostamos a eso, darle de comer a la gente que más lo necesita porque dejaron de vender o se quedaron sin empleo y esto fue creciendo”, dijo una de las integrantes.

Sin protagonismos ni partidos en favor de la gente

Los integrantes del movimiento están de acuerdo en que no pueden existir protagonismos, ni se permiten los intereses partidistas o representaciones populares ni proselitistas. “Por eso todos guardamos el anonimato, aunque sí debemos reconocer que hay representantes sociales, comunitarios, asociaciones, que sí participan con aportaciones”, explicaron.

Al principio se estableció una cuenta bancaria, para que quien quisiera apoyar depositara dinero, pero ahora hay quienes acuden de manera directa a las cocinas económicas y pagan una comida, así que la gente se siente más involucrada.

Los comedores se ubican en la calle 16 de septiembre en el centro, en El Rocío, El Tintero, Lázaro Cárdenas, Menchaca III, Felipe Carrillo Puerto y Desarrollo San Pablo, por mencionar algunas. Las personas que acuden a ellos son completamente diferentes en cada zona.

“Cada zona tiene sus propias condiciones o características. En el centro asisten artesanos y vendedores ambulantes, indigentes, personas que trabajaban como franeleros, meseros o valet parking y se quedaron sin trabajo, además de madres solteras sin empleos. En Menchaca son obreros, trabajadoras domésticas que se quedaron sin empleo y van las familias completas por 4 comidas, hombres que no encuentran trabajo y necesitan llevarle de comer a sus hijos”, detallaron.

El centro es uno de los lugares con más donaciones presenciales. Algunos dan 25 pesos, pero hay monjas y parejas que dan hasta 500 pesos para pagar varias comidas. A la zona de Menchaca es difícil que la gente acuda a hacer ese tipo de donaciones, pero en todo los casos quienes piden la comida es porque realmente lo necesitan.

Hay lista de espera

Solidaridad Querétaro tiene una lista de espera de cocinas económicas que quieren entrar al programa porque están a punto de cerrar y saben que con los donativos pueden sostenerse un tiempo más, pero para poder aceptarlas y conseguir que el programa funcione necesitan garantizarles entre 20 mil y 24 mil pesos al mes.

“Nos llaman y nos dicen: yo tengo un comedor, estoy a punto de cerrar y quisiera entrar al programa, pero para poder rescatar a un comedor o una cocina económica, necesitamos garantizar 24 mil pesos al mes, 20 comidas diarias a 40 pesos, porque nos venden cada comida de manera económica en 40 pesos, 800 pesos diarios y con eso aseguramos que la familia dueña del comedor puede pagar sus servicios, la renta del establecimiento, para que su negocio no cierre y aseguramos las 20 comidas, además de las que lleguen adicionales y el mismo comedor pueda ofrecer de más”, detallaron.

La lista de espera incluye cocinas económicas que se ubican en la zona del mercado de Abastos, en Lomas de Casa Blanca, Avenida Belén, Santa María Magdalena, El Romerillal en Santa Rosa Jáuregui, Pie de la Cuesta y otras en Menchaca “donde hay mucha necesidad y se necesitan al menos dos espacios más”, entre otros puntos.

Los iniciadores del movimiento reconocieron que cuando empezaron con esto, no sabían que además de alimentar a quienes tienen necesidad iban a rescatar los negocios locales, pero se sienten satisfechos de que se logren ambos beneficios: se evitan cierres de las fuentes de empleo y se combate el hambre.

Ahora lo más importante, insistieron, es que la gente done lo que pueda, ya sea en las cocinas económicas de manera directa o a través de las cuentas bancarias que se reportan, porque Querétaro innova un esquema que no se conoce en otros puntos del país y puede replicarse de manera muy sencilla.

“Sabíamos de los comedores comunitarios, sabíamos de las comidas pendientes donde dejas pagada una comida para alguien más, pero con esto que permita rescatar negocios y apoyar con alimentos, pues es algo que construimos a partir de una idea que se desarrolló entre todos y esperamos que funcione por sí mismo, porque esto va para largo”, declararon.

Van por retos dirigidos

Las cocinas económicas necesitan más apoyo, porque cada vez hay más gente que necesita comer y no tiene dinero. “La situación se va a poner peor, la necesidad aumenta cada día y se va gente sin comer, se ve venir peor, mucho peor”, afirma una de las impulsoras de la iniciativa.

Como una manera de ayudar a los demás, a través de la página de Facebook “Solidaridad Querétaro” se lanzan retos dirigidos, con mensajes como “Yo ya me sumé al movimiento Gente que Quiere a la Gente, ahora reto a determinadas personas para que la cadena de amor siga creciendo”.

Security Check Required

null

La cantidad que cada persona retada quiera donar es libre y lo puede hacer en efectivo con alimentos que se entregan a las cocinas donde se brindan las comidas para quien lo necesite, siempre con la aclaración de que se trata de un proyecto “100% ciudadano y sin filias partidistas”:

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top