Andrea Sosa - Navegando entre Letras

Un día, por Nicole Beltrán – Andrea Sosa

Antes de iniciar, les deseo un feliz día de las madres a todas las mujeres que cuidan y otorga amor a sus hijos, a aquellas abuelitas que pasan tardes enteras con los nietos, a las tías que nos consienten con sonrisas y a cada mujer que nos ha enseñado que la palabra “madre” es para las guerreras que nos forman. ¡Muchas gracias!

Asimismo, gracias por todo el apoyo a la subsección Navegando en el abecedario, gracias a los escritores que nos compartieron parte de su ser y experiencias auténticas, a todos por tomarse el tiempo de conocer a 19 jóvenes dentro de sus letras. Navegando entre letras siempre tendrá las puertas abiertas para todos los jóvenes que quieran compartir y expresar, y para la gente que quiera disfrutar de textos llenos de información diferente y creativa. ¡Gracias!

Ahora, les presento a Nicole Beltrán, una chica que nos comparte un texto referente a este resguardo debido al Covid-19, desde mi punto de vista es un escrito dedicado para todos pero en especial para los jóvenes que ya nos hemos cansado y buscando qué más cosas hacer. Hablando de Nicole, ella ha decidido presentarse con su personalidad. Así que disfruten mucho de esta columna.

Andrea Sosa

 

Bueno, ésta no es mi verdadera identidad como muchos saben.

No espero de esto popularidad, ni que me hagan viral por todas las redes sociales, pero me gustaría que te dieras el tiempo de leer los escritos que tengo.

Escribir poemas jamás ha sido fácil para mí. Por eso escribo libros con textos demasiados largos, pero muy cortos para ser entendidos. Por eso les digo escritos, porque son palabras que viene del corazón, pero no alcanzan para ser escritas en novelas.

Espero y lo que leas te agrade. Y te puedas sentir identificado con ellos, o por lo menos entiendas el sentimiento que genera esto.

U

Un día

Quién diría que nos moriríamos por algo tan estúpido como esto.

Un virus, y aparte chino, es el producto chino que más ha durado, ¿no te parece?

Llevamos encerrados muchos días en casa, sin salir ni a la tienda, sin ver a nuestros amigos, con noticias de personas que cada día se enferman de esto. Es la pandemia más aburrida de todas, no hay zombies, ni vampiros raros, ya ni siquiera hay acción sólo tarea y más tarea.

Y nadie ha notado que nos quedamos sin papel de baño por cosas que nadie sabe. Sólo vas y el pasillo está casi vacío, no veo la necesidad de comprar tanto papel, señoras que llevan en sus carritos llenos de paquetes y paquetes. Buscando para qué eran, sólo encontré en las redes sociales, sólo podía ver adolescentes haciendo dominadas y pateándolo al final. ¿Realmente necesitan el papel para eso? Es un desperdicio de papel.

Estamos tratando día a día de no volvernos locos encerrados. De que la rutina no se vuelva tan tediosa. Ahora los viajes más largos son la sala y la cocina. También nos arreglarnos para irnos a sentar al sillón a ver una serie.

Esto de la cuarentena ha ayudado a muchas personas y perjudicado a otras. Ha unido familias y a separado otras.

Todos queremos salir a donde sea. A hacer lo que sea y con quien sea.

Bueno y, en todo esto, ¿no extrañas ir a la escuela, ver a tus amigos, hacer desmadre y no dejar dar la clase? Esto es algo que poca gente valora. Que pensamos que no se acabaría. Y mírennos sentados en la cama en la madrugada, viendo nuestro celular hablando con nuestros amigos o viendo memes. Al día siguiente te levantas “temprano” para tomar clases en línea, hacer las miles de tareas y trabajos que dejaron, tratar de entretenernos en el día a día con las cosas más simples como pintar, leer, dibujar, grabar videos, ver YouTube, hacer Tik tok o ver memes.

Pero ya ni gracia tienen los chistes, para muchos las redes sociales se quedaron sin ideas. Y Facebook restringe todo lo que parece más ofensivo.

Lo mismo pasa con los mensajes. Los mensajes no son lo mismo que una conversación de verdad, los emojis no son lo mismo que un abrazo en persona. No importa qué tanto hubiéramos querido ya no ir a la escuela, estoy segura de que te encantaría volver a ir a ver a tus amigos otra vez y tomar una clase de verdad.

Extrañamos volver a ir.

Estamos hartos de estar así.

Pero tengamos paciencia. Esta porquería terminará pronto.

Puede que se alargue un poco. Pero…un día.

UN DÍA, saldremos de esta maldita cuarentena. Y dejaremos de ver el atardecer desde nuestra ventana.

Saldremos y viviremos lo que no pudimos, abrazaremos a las personas que no pudimos ver.

Pero esto para muchos se quedará como un rato, para muchos es un cambio y… ¿para ti qué es?

Un momento y ya. Un “ya todo volverá a estar como antes”.

Mmm… qué aburrido pensar así.

Estamos matando el planeta por la normalidad, mínimo salvarlo para volver a salir. El virus se creó por nuestra culpa, no lo olvides. Fue por nosotros que nos encerraron, hagamos algo por cambiar un poquito nuestra mentalidad, seamos el cambio de generaciones.

Nicole Beltrán

 

REDES DE NAVEGANDO ENTRE LETRAS

IG: @navegando_letras

TW: @navegand_letras

YT: Navegando entre letras

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top