David Castellanos - Lo que un día fui

Soy adicto a los hombres que hieren – David Castellanos

Soy adicto a los hombres que hieren.

Es la triste realidad, tortura de noches sin final

Sí, escuchaste bien. Adicto, vocablo masculino, peor aún debido a esa leyenda de que las únicas que sufren por los hombres son las mujeres. No, nosotros también sufrimos, nosotros que estamos en un limbo de indiferencia. Nosotros que, al igual que ustedes, las féminas, hemos desarrollado una fatal atracción hacia el dolor.

Es la triste realidad: la misma cantaleta de siempre, “me enamoré“, “éste sí es el indicado“, “mira, es tierno“. Pero esa ternura de pronto se convierte en maldad, en manipulación, en control. Y yo, que solo quiero amor, permito que me celen, me violenten, me usen, me desechen.

Es la triste realidad, la tortura halla su lugar, entre sábanas de seda y caballitos de mezcal.

Es la triste realidad, soy un desecho que en algún momento llaman: bonito, atractivo pero luego de tres días de mensajes ridículos, me mandan a la mierda.

Es la triste realidad, soy hombre, me gustan los hombres y me gusta que me dañen.

Me gusta que me dañen porque es la exclusiva de la noche de borrachera y la anécdota de la cruda. Me gusta porque así como me han lastimado, yo he lastimado. Porque es un ciclo vano y tonto en el que las palabras más que comunicar hieren, donde los abrazos incluyen la dosis perfecta de traición y los besos son la cúspide de un final que nunca tuvo principio.

Soy adicto a esas borracheras en un motel, donde el amor es más falso que mi virginidad.

Soy adicto a esas manos que recorren mi espalda con susurros de hipocresía.

Soy adicto a esas promesas que se rompen al ritmo de bocanadas de humo denso de Marlboro.

Soy adicto a los hombres rotos, a los que intento armar con mis piezas pero termino rompiéndome más.

Es la triste realidad, tortura de noches sin final. Soy adicto a los hombres que hieren…. y no lo puedo evitar, es la triste realidad.

David Castellanos

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top