Luis Octavio Vado - Paradojas

Series – Luis Octavio Vado Grajales

Debo reconocer que soy un mal espectador de series. No las acabo, me quedo en uno o dos capítulos antes del final; y además no me molesta que me lo cuenten, prefiero conocer en qué acaba un programa que ver su final.

No sé si esto sea un resabio de mi niñez, en una época en que los canales nacionales repetían sin orden los programas que compraban de Estados Unidos, y uno no siempre tenía clara la secuencia. Un día programaban el final y al siguiente un capítulo de mediados de la segunda temporada.

Vi “Los Soprano” casi completa. Es la serie que he estado más cerca de acabar porque incluso he visto parte del capítulo final. Bojack Horseman, que me parece espléndida, se ha quedado sin que vea su última temporada.

Lo mismo con Mad Men.

La última serie que vi completa fue “Doctor House”. Por cierto su protagonista es un estupendo cantante.

Es curioso, dado que no me pasa lo mismo con las películas ni con los libros. En ambos casos, si me gustan, los acabo; en caso contrario se quedan a un lado hasta que, como dijo Borges, yo sea digno de ese film o ese libro.

Roger Caillois desarrolló algunas ideas interesantes sobre la novela, que pueden aplicarse con facilidad a las series.

Siguiendo su pensamiento creo que una buena serie es aquella que nos refleja algo de nosotros mismos, para que podamos hacer una conexión. Si solo se presenta algo aspiracional puede maravillarnos o no, pero no estableceremos un vínculo y, por tanto, no nos volveremos sus espectadores.

¿Qué te dicen de ti mismo las series que ves?

También una buena serie nos presenta personajes que son congruentes consigo mismos. Pueden ser una caricatura de la vida real, y por tanto (desde una visión realista) totalmente imposibles; pero eso no importa si se mantienen dentro de una línea que, en el contexto de la historia, justifican su actuar.

Es tanta la oferta que hay, tan variados los géneros, que me cuesta imaginar a una persona que, pudiendo acceder a ver series, no quede atrapado en una.

Aunque, como en mi caso, se resista a ver el final.

Luis Octavio Vado Grajales

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top