Jovita Zaragoza Cisneros - En Do Mayor

El país de la felicidad decretada – Jovita Zaragoza Cisneros

Bienvenidos al país de la felicidad decretada. Único por la belleza natural que alberga y por la armonía humana que lo habita.

Bienvenidos sean ustedes a este país, Mexicolandia de los prodigios y a su capital, AMLOlandia. Tendrán que disculpar algunos inconvenientes causados por los trabajos que se llevan a cabo para su cambio. Como es de comprenderse, toda gran transformación causa  molestias y todavía se están probando algunos de los materiales que llevará su acabado.

La base de colores para pintar su fachada ya está definida. Además del insustituible verde-blanco- rojo, lleva toques de amarillo y, aunque mínimas, algunas gotas de azul. Pero la idea es que al final prevalezca el color vino.

Mientras tanto no olvide usted tomarse una fotografía afuera del Palacio Nacional, un lugar especial y verdadera joya arquitectónica de gloriosa historia. El emblemático sitio está asentado sobre 40 mil metros cuadrados y ha sido inspirador para los diversos gobiernos en turno. Allí se han dado innumerables actos oficiales y cívicos. Interesante destacar que, después de casi siglo y medio, ha recuperado su condición de residencia presidencial y hoy está habitada por el actual presidente y su familia, Andrés Manuel López Obrador. Allí  despacha, recibe, planea, firma, marca agenda, hace la propaganda para que la causa avance y el partido de sus amores se consolide.

Bienvenidos sean todos al lugar de la felicidad, donde la mayoría de sus habitantes han inventado un nuevo término para reconocerse unos con otros: “Fifis” y/o “Chairos”.

Bienvenidos al país representado por un hombre sensato, amante de la conciliación y el respeto a todas las voces por igual. Es dueño de un bagaje informativo y cultural tan extenso, que lo mismo trata temas sobre historia, economía, ciencia, filosofía, arquitectura, ingeniería, geografía. Y si de dar clases de memoria histórica, ética y moralidad se trata, no hay quién le supere.

Bienvenidos a este suelo de la equidad y empatía. De la mesura y el buen debate. Donde se privilegia la justicia como valor supremo y el respeto a la dignidad humana. En este país se ha desterrado la corrupción, la pobreza, la injuria, violencia en cualquiera de sus expresiones.

Bienvenidos a esta tierra de familias y niños cuya integridad se salvaguarda por encima de todo. El plus que ostentamos en esta sociedad, equilibrada y funcional, es el de las mujeres felices y respetadas. Ejemplos de ello lo encontramos a cada paso y están presentes en cualquier campo de la vida. Sirva como ilustración el de las funcionarias que rodean a la máxima figura presidencial. Cada una son la prueba fehaciente de su compromiso con el cargo que ocupan y su sensibilidad y empatía con temas hacia la mujer y protección a niños.

Ellas conforman un bloque alrededor del presidente y se encargan de estar siempre atentas a que no sucedan más feminicidios o se presenten agresiones, como sucedió antes de que esto se convirtiera en el paraíso de garantías que es ahora con la actual administración. Son el vivo testimonio de que en asuntos de violencia no debemos preocuparnos. En un país iluminado por los misterios divinos y la bendición de su presidente, el bien supremo es la familia. Desde allí se forman ciudadanos libres y con sólidas herramientas con las que mañana se integrarán al mundo donde les espera un vasto campo de desarrollo profesional en todas sus áreas. Ciencia y Tecnología, artes y creatividad y demás expresiones a la altura, y hasta más, de cualquier país del mundo.

La empatía de las mujeres del gabinete

Este es uno de los pocos, y hasta raro país, donde la mujer es respetada a rajatabla. De esto puede decirnos mucho la veterana funcionaria que ha ocupado puestos profesionales de alto rango. Nada menos una de las primeras ministras de la Suprema Corte de la Nación y hoy flamante secretaria de Gobernación, doña Olga Sánchez Cordero, quien trabaja en total armonía con el presidente de la República. Igual sucede con la no hace mucho nombrada presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Rosario Piedra Ibarra, dueña de gran agudeza y conocimientos, tiene claro lo fundamental que es su papel en una sociedad que ha logrado saltos significativos en esta materia.

Y por si fuera poco, la flamante y autónoma gobernadora de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, preside una capital donde las normas y reglas están claras. Aquí cada ciudadano sabe la importancia de respetarlas. Habita aquí una consciencia masculina de que el respeto a las mujeres y niños son valores a cuidar, porque en ello se juega la salud emocional de una sociedad entera.

Ustedes comprenderán que gobernar una capital de este tamaño no es fácil para nadie. Lo anterior explica que la gobernadora poco sonría. Después de todo administrarla, a pesar de la colaboración tácita de la ciudadanía, demanda atención absoluta. De allí el éxito de que todo transcurra en orden y sano equilibrio cotidiano.

Ni qué decir de las demás integrantes de la actual administración y cuyos nombres no es necesario mencionar. Baste con citar sus grandes dotes profesionales. Una de ellas, secretaria de Energía, ha sido reconocida internacionalmente por su encomiable labor al frente de la institución que representa. La de Economía es otro referente; su control de cifras es admirable, su sapiencia y eficacia incuestionables. Y ambas, tanto la de Energía como la de Economía, son reconocidas internacionalmente por el notable desempeño.

Destaca entre todas, por su edad, una jovencita de pelo ondulado y largo, que tiene en sus padres, que trabajan también dentro de la administración a los mejores asesores. Esta joven es una de las más influyentes dentro del gabinete y tiene carta abierta para que familiares trabajen también en esta administración y formen un gran equipo ideológico.

Existe también otra mujer digna de mencionar. Una funcionaria, apegada a su desempeño fiscalizador en la función pública. Si de aplicar la transparencia, que todo gobierno honesto sigue a pie juntillas, ella es un ejemplo. Aunque enfermó de Covid-19 en días pasados, se recuperó rápidamente gracias a los cuidados y garantías brindados por el sistema de salud asignados a funcionarios de su nivel. Sin duda contó con todos los servicios médicos del más alto rango, de allí su admirable recuperación. Vale la pena destacar que tiene como uno de sus plus o grandes méritos estar casada con un gran académico, sosegado y correcto, dueño de unos ojos azules como las aguas del mar quieto y profunda mirada, en los que encuentra las respuestas a cualquiera de las dudas que pudiera tener su desempeño. Par de funcionarios que, entre toda la gran familia que conforman, tratan de mantener a salvo de las envidias y enconos en contra de su, venerado por ellos, líder supremo.

Así pues, todas ellas mujeres sensibles al tema de la violencia intrafamiliar, han enarbolado y defendido a capa y espada los derechos que han permitido que este país esté garantizada esa salvaguarda de la vida de niños y mujeres.

No es justo terminar este sucinto recorrido sin mencionar a otras tres mujeres profundamente comprometidas con esta causa. Se trata de la hija de un gran empresario y político sinaloense de gran abolengo, ya fallecido. Ella puede también dar fe y convenir que en aquella región norteña , los asuntos de violencia hacía la mujer, todo está en orden y marcha ok.

La otra mujer, digna de destacar por su empatía y lucha frontal en asuntos de la familia y solidaridad con el tema, es la secretaria general del partido político que cobija al presidente actual. Fiel a su ideología que anhela instaurar, cambió su nombre por uno del país que tanto admira. La susodicha tiene entre su herencia familiar uno de los apellidos de mayor peso en la historia de este país y sabe de armonía familiar. Eso del machismo siempre fue ajeno a ella.

Por último, una mujer que en eso de política se las sabe todas. Ella y su pareja, conocen cada pieza de la base social que mueve al país. Saben las “ligas” que hay qué cuidar y seguir para mantener aceitada la maquinaria que sostiene su marcha. Ellas y, desde luego, otras más que se encargan de controlar el buen funcionamiento de la redes sociales, son las imprescindibles de esta administración.

Todas, además de ocupar altos cargos, tienen en común que vienen de hogares armoniosos. Gloriosas féminas que están allí porque han escalado los puestos sin haber sufrido jamás ningún tipo de acoso o violencia laboral o de otra índole, para saberlo. Qué mejor que ellas, que habitan el país de los felices felices felices, conocen bien de lo que habla el presidente.

Bienvenidos sean, pues, a este país y capital de los milagros . Habrá ocasión de tocar otros asuntos donde se ejemplifica esto de nuestra armonía lograda como sociedad . Por hoy, antes de concluir con este tema específico permítanme una sugerencia: si al pasear usted por allá o acá escucha, o lee, otra cosa diferente a lo que ha leído aquí, no hagan caso. Ustedes ya saben que nunca faltan los conservadores, científicos, machuchones y envidiosos a los que les gusta sembrar insidia y desestabilizar donde hay armonía y felicidad. Pero esos ya son otros datos.

Jovita Zaragoza

zaragozacisneros.jovita@gmail.com

NOTA:

¿Y Niniane? Me preguntó por allí alguien. Desde que entró esta administración, y viendo que todo iba camino hacia el alcance del equilibrio y felicidad, decidió tomarse unas vacaciones. Se fue feliz feliz feliz.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top