Cartas desde la cuarentena

Mi cuarentena – César Augusto Lachira

Cuando me preguntan ¿Cómo te va en la cuarentena? mi respuesta es sencilla, “muy a gusto”. Soy un individuo que disfruto la soledad, diría que soy un autista social, disfruto del estar en mi casa, en especial en mi biblioteca; gusto el observar mis libros y hacer un ejercicio de memoria del año en que los leí y de su contenido. En estos días de “encierro” gozo estar escribiendo en mi columna de Facebook, y ver que la gente vive su histeria de distintas manera, me place la crítica y algunas veces contesto, aunque debo decir que no me gusta engancharme para no dar importancia al contrincante. Hay tiempo de sobra, y claro un buen libro para lectura, y lo mejor, acompañarlo con un tequila derecho o un whisky en las rocas las letras tiene mayor significado. He tratado de resolver pendientes académicos, como el actualizar un libro que pronto volveremos a publicar, ya no hay excusas para no hacerlo, aunque debo decir que revisar algo que has escrito es como volver con tu ex mujer; eso sí, me he perdido en la dimensión del tiempo, de no saber la hora ni el día, a final de cuentas, si es lunes, miércoles o domingo no tiene mayor importancia, porque hacemos lo que hicimos ayer u otro día.

«Disfruto del estar en mi casa, en especial en mi biblioteca; gusto el observar mis libros y hacer un ejercicio de memoria del año en que los leí y de su contenido.»

De pronto creo que nos hemos hechos individuos rutinarios, y eso cala, porque recuerdo a ingenieros que nos decían que “la rutina es la renuncia al pensar” y no quiero caer en el abismo hueco de la insignificancia. Extrañamos el ir a un café o a un restaurante a platicar con los amigos, y claro, en nuestros mensajes siempre reiteramos, “pasando estos nos tenemos que ver porque tenemos mucho que platicar”, como si realmente hubiera de que platicar. Es cierto que la pandemia nos ha hecho ser mucho más sensatos, más humanistas, y ahora hemos dejado de ser racional para ser más razonable, nos preocupamos por el yo-tu, y esto me recuerda al llamado que hacia Michael Sandel cuando nos hablaba de la muerte del instrumentalismo. Confieso que he salido porque el encierro en extremo te quita la sociabilidad, y aunque soy un autista social necesito ver gente en la calle sino me convierto en un recluso voluntario. He vivido la cuarentena en la soledad que me gusta, que me permite disponer del tiempo y hacer lo que más me gusta, sin la necesidad de tener que salir para ir a dar una clase, a final de cuentas las clases virtuales han sido la opción para mantenernos en casa. La cuarentena ha sido la justificación para retomar el viejo habito de disfrutar un café escribiendo y un tequila para esa lectura pendiente.

«Confieso que he salido porque el encierro en extremo te quita la sociabilidad, y aunque soy un autista social necesito ver gente en la calle sino me convierto en un recluso voluntario.»

Vivir solo en casa tiene sus ventajas, no hay el bullicio familiar y da el escenario predilecto para escribir, y si ello va acompañado de la musica de Simon y Garfunkel, creo son los mejores momentos que a uno le toca pasar. Bien decía Chocano que la soledad es la buena compañera del pensar, y claro el silencio sólo se interrumpe por el sonido del teclado de tu computadora y así uno es feliz, con pocas cosas, pero eso sí, con una imaginación sin limites, eh ahí lo mejor de la vida y que uno disfruta en su cuarentena.

César Augusto Lachira Sáenz es egresado de la maestría y doctorado de la UNAM. Ha escrito siete libros, lo mismo de criminología, como de derecho y filosofía. Ha sido docente en distintas universidades, así como del doctorado en Derecho y del doctorado en Economía de la UAQ. A nivel de maestría he dado clases en la Facultad de Derecho y Contaduría, también de la UAQ.

Es titular de la columna «Cernidero Político» (http://cernideropolitico.org/), donde tiene cerca de 30 mil seguidores. Está columna es leída por cerca de 500 mil personas a la semana.

¡SI QUIERES LEER TODAS LAS CARTAS DE LA CUARENTENA, HAZ CLICK EN EL SIGUIENTE ENLACE!:

Cartas desde la cuarentena

El ojo que todo lo ve

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top