Alfonso de la Torre - Con-Sciencia

Urge una transformación en la cultura mexicana – Alfonso de la Torre

Por definición, transformar es hacer que algo cambie o sea distinto, pero sin alterar totalmente todas sus características esenciales: la cultura mexicana se necesita transformar, no trastocar.

Trastocar es alterar el orden adecuado de algo, su esencia, o el desarrollo de un proceso; trastocarse también significa que una persona pierda el juicio o la razón.

Está trastocado quien pretende transformar destruyendo todo lo existente quitándole funcionalidad, suprimiéndolo, desapareciéndolo, o reformándolo a su manera desde su perspectiva personal, sin el consenso de TODA la sociedad y no sólo por disposiciones ejecutivas o a través de artilugios de ficticias encuestas amañadas.

Están trastocados, también, quienes crean y promueven movimientos “ciudadanos y pacíficos”, que buscan hacer dimitir al presidente legítimo de la República, vía presión social y de medios y no por las vías institucionales de las elecciones o de la revocación constitucional de mandato.

Transformar significa propiciar cambios, de modo que, en mayor o menor grado, la cultura pierda sus anteriores atributos para adquirir, en forma permanentes, otros nuevos. Si había corrupción en alguna institución, organización o dependencia, erradicarla y sanearla, pero sin alterar su función, operatividad y servicios.

Transformar significa, sobre todo, abrir espacios en la conciencia individual y colectiva para pensar en el auténtico bien común de TODOS los mexicanos: ricos y pobres, empresarios y trabajadores, del norte y del sur, del oriente y el occidente, nacionales y naturalizados.

Primero los pobres sí, pero sin descuidar el bienestar de los demás mexicanos. Transformar es remover privilegios y prebendas sí, pero sin afectar a los pobres y los clasemedieros al quitarles las instituciones y los servicios que les permitían ir a trabajar productivamente.

Transformar significa entender que es necesario incorporar todos los puntos de vista, todos los intereses y todas las perspectivas para lograr acuerdos para la construcción de un frente democrático, ecuménico y social de oposición capaz de influir en las elecciones del 2021, para reducir la hegemonía de Morena en el Congreso y contar con un contrapeso a la presidencia autocrática.

Toda propuesta que radicalice, sea con caravana de coches, o bloqueos que coarten el ejercicio de los derechos de terceros, o cualquier otra estrategia para obtener poder social, económico o político es un error, por alejarse de los objetivos de consolidar los Estados UNIDOS Mexicanos, donde UNIDOS TODOS, alcancemos el bien común.

Estas estrategias equívocas no hacen más que ayudar a AMLO a mantener la polarización y el resentimiento social que promueve sistemáticamente su posición mesiánica del que no esté con él está contra él. La política es el arte de alcanzar sin violencia lo que nos es negado, dijo Aristóteles.

Y la transformación, en esencia, no consiste en darles pescados, sino en coordinar y armonizar a TODOS para que TODOS contribuyamos desde nuestras particulares capacidades y competencias para enseñarle a pescar a los pobres, los desvalidos y los desechados del país, para TODOS estar bien.

Alfonso de la Torre

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top