David Castellanos - Lo que un día fui

Diario de una loca (VI) – David Castellanos

El deceso

Todo este tiempo cargué con la culpa en mis hombros al cuestionarme si era yo el problema entre los dos. Permití que las opiniones de todos me definieran y perdí la confianza en mí y en lo que soy. Me aterraba la idea de que efectivamente la loca fuera yo. Pero encontré en estos días el antídoto perfecto, sucumbí a la locura y me entregué completamente a ella. Me uní a la insania de una burbuja de falsedad donde pronuncié los -te quiero- más monótonos de la historia. Olvidé mi nombre y mi reputación para colocar nuestro fin de semana juntos, como la cúspide de mis trastornos mentales, callé esas voces cuerdas, con caricias extravagantes que se volvían aburridas y secas. Estos días me permitieron abrir los ojos que duramente cerré para no ver la realidad. Me di cuenta que la loca sí soy yo, pero el cobarde eres tú. Me di cuenta que no necesito olvidar mi nombre y fingir un orgasmo, lo que necesito es olvidarte y no dejar de ti ni rastro.

Lo sabíamos desde el principio, nos aferramos a una idea. Corrompimos sentimientos y jugamos una ruleta rusa. Pero amor mío, hoy no recibiré la bala. Esta vez guardaré el arma y me iré.

En días pasados recibí cada bala tuya en mi psique y en mi corazón; me interpuse para que no recibieras daño y a cambio sólo recibí una dosis extra de tu traición y engaño.

¿Recuerdas cuando dije que no sabía la razón por la que me fijé en ti? Pues no la hay, no hay nada tuyo que me atraiga, fuiste como ese platillo que se prueba por curiosidad, ese error que se comete por necedad y ese capricho que se cumple así nomás.

Estos días me sirvieron para comprender lo que quiero y no eres tú. ¡No necesito un amor a medias!, un -amor de verano-, no necesito un amor escondido, un amor de contrabando. No necesito un rescate ni ser comprado. Ya me cansé del juego del gato y del ratón. Lo único que quiero y merezco es ser amado. Tú por el contrario buscas aliviar tus necesidades y distraerte. Y eso me dio las herramientas para fingir llenar cada vacío de tu vida. Pasé de ser el ratón y me convertí en el gato.

Tomé las riendas de mi psique y creé un escenario para involucrarme de lleno en tu demencia. Me atrajo el peligro y el misterio de tu enajenación. Y sólo así conseguí lo que quería: coger. Coger con un cobarde se convirtió en mi capricho y de forma sutil lo logré, a medias debido a tu mediocridad pues tus metas, al igual que tu verga, se hicieron cortas. No me saciaste, nunca lo hiciste; no pudiste seguir el ritmo de mi pasión insaciable, y así terminé de matar la esperanza que tuve algún día de ti. Asesiné a sangre fría los sentimientos reales que tenía por ti para revivir viejos amores y erigir monumentos de falsedad. Ahora recordarás que cada gemido fue calculado y que en este juego que termina, hay un cadáver y no es el mío.

Es la forma corpórea de lo que alguna vez sentí, idealicé, imaginé, soñé etc. de ti. Perdón por hacerte creer que era frágil y fiel, por el contrario soy fogosa y feliz. Estoy loca de remate, bienvenido al manicomio, tú me ingresaste en él, lo conoces bien.

Perdóname si no te respondo, estoy ocupado cavando para enterrar de una maldita vez este recuerdo tuyo. Prometo honrarte cada vez que esté con alguien y le sea infiel, prometo recordarte cada vez que bese a algún piloto o algún abogado y sienta mariposas en el estómago. Prometo reírme a carcajadas cada que me follen y recordar que no pudiste hacerlo tú. Prometo ser peor que tú, pues a fin de cuentas no soy la única asesina hoy. Alguna vez sentí algo real por ti … alguna vez todo fue real pero te encargaste de matar uno a uno los sentimientos que me llevaron a quererte tanto para luego enloquecer y enseñarte lo que una loca como yo puede ser capaz. Te quiero y deseo que seas feliz con ella.

P.D Como dije al principio, ni estoy loca, ni te quiero, mucho menos te deseo felicidad. Deseo que entierres cada una de mis cartas, de mis fotos, de mis poemas y canciones, entierra todo, cava profundo, que no te cabrá en una fosa común, todo lo que hice por ti. CONTINUARÁ, VOY A FOLLAR…

David Castellanos

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top