Niels Rosas Valdez - Procesos del Poder

¿Biden o Trump en noviembre? – Niels Rosas Valdez

A menos de 100 días de una de las elecciones presidenciales más seguidas del mundo, el tablero se mueve para los candidatos Joe Biden, del Partido Demócrata, y Donald Trump, del Partido Republicano y actual presidente de Estados Unidos de América. Hace un tiempo el panorama se veía monolítico, pero hoy en día la tendencia es diferente, algo cuya probabilidad era menor de acuerdo con las encuestas y el ambiente político. ¿Cuál es este nuevo escenario y cómo se fraguó?

La elección presidencial en Estados Unidos en noviembre de 2016 entre Hillary Clinton y Trump no llegó al mismo nivel de polarización que la de Al Gore y George W. Bush en el año 2000. No obstante, su resultado sí dejó un pésimo sabor de boca tanto para millones de personas en el país de las barras y las estrellas, como para otras en el mundo, aunque quizá no para algunos gobiernos, como el de Rusia, China e Israel.

El gobierno de Trump se consolidó mes tras mes superando cualquier crítica por más evidente que fuese. Ni los reportes de corrupción y encarcelación de sus allegados, o de la llamada “trama rusa” y del posible impeachment por el caso de Ucrania, o la destrucción de acuerdos y alianzas en el escenario internacional pudieron hacer mella en él. Con ello comprendíamos que su reelección era un hecho. Sin embargo, la carrera de los candidatos demócratas permitió generar un sentido de cooperación y unión en el partido azul, cuyo emblemático momento fue el paso a un lado del carismático y luchador social Bernie Sanders para apoyar y respaldar a Biden, quien mostraba tener más soporte en general.

La polarización en Estados Unidos surgió como espuma, haciendo muy difícil ver con claridad qué candidato presidencial estaría ganando en noviembre. A pesar del apoyo del Partido Demócrata y del respaldo del exmandatario Barack Obama, Biden aún tenía un camino complicado contra Trump. Pero como en cualquier contienda, uno no sólo juega con sus habilidades, sino con los fallos de su contrincante, y esto fue el parteaguas en lo que va de la carrera presidencial. ¿Qué ha sucedido en este contexto?

No sólo ha sido trascendental que Biden haya respaldado al movimiento LGBT; o que haya criticado la limitada respuesta gubernamental hacia el asesinato de George Floyd; o que se haya sumado al uso de la ciencia y evidencia ante la Covid-19 y que haya usado cubrebocas desde el primer momento de la pandemia en Estados Unidos; o que haya enfatizado la necesidad de cooperar con los aliados estadounidenses ahora más que nunca; sino que su contrincante haya hecho lo contrario. Ha sido crucial que Trump haya despreciado el movimiento LGBT; que con desdén haya atendido los casos de racismo y que con tan poco tacto político haya mandado a las fuerzas de seguridad a silenciar a los manifestantes de Black Lives Matter; que, continuando con su populismo, haya minimizado la Covid-19, aconsejado beber cloro para evitar contagiarse del nuevo coronavirus, no usado el cubrebocas, sino hasta recientes días, y despreciado la opinión de expertos en el tema, entre ellos al Dr. Anthony Fauci, quien aconseja diferente al presidente; y que haya descartado cualquier cooperación internacional antes y durante la pandemia, especialmente con sus aliados más cercanos. De la misma manera, la crisis económica y la pérdida de empleos, producto del mal manejo de la pandemia, también le han afectado y han contribuido a la mala percepción que ahora tiene el gobierno del mandatario republicano.

Producto de lo anterior es la realidad actual. No sólo el apoyo de los estadounidenses hacia Biden se ha evidenciado cada vez más, sino que en general el demócrata lidera las encuestas. En relación con lo primero y de acuerdo con los reportes, tiene en la bolsa el apoyo de los afroamericanos, latinos, blancos con estudios universitarios, mujeres y jóvenes de entre 18 y 34 años; mientras que Trump sólo aventaja en el apoyo de los blancos sin estudios universitarios. Con respecto a lo segundo, en prácticamente todas las encuestas realizadas en 20 estados, Biden supera a su rival. Ni siquiera la cadena FOX, portavoz del mandatario, lo coloca sobre el demócrata. En este sentido, incluso en Arizona, Florida y Michigan, donde en 2016 Trump ganó ampliamente, hoy en día el ex vicepresidente de Estados Unidos supera al actual presidente por al menos 4% en cada estado. Fue difícil, muy difícil el camino, pero todo parece indicar, por fin, la salida de Trump de la Casa Blanca en enero de 2021. ¿Podrá con ello regresar Estados Unidos a su posición anterior en el escenario internacional?

Niels Rosas Valdez

Escritor, historiador e internacionalista

@NielsRosasV (Twitter)

niels.rosas@gmail.com

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top