Ivonne Olascoaga - Expresiones

Hasta que la dignidad se haga costumbre – Ivonne Olascoaga

En esta ocasión les voy a platicar lo que se vivió en la pasada Sesión de Cabildo; y es que, como ya les platiqué, interpuse una demanda ante el Tribunal Electoral del Estado de Querétaro por no darme la información necesaria para emitir un voto razonado, por no proporcionarme la información necesaria para llevar a cabo mi trabajo, por no dar trámite a mis gestiones y una más por violencia política.

Derivado de la denuncia por violencia política, el Instituto Electoral del Estado de Querétaro atrajo el tema por considerar que pudiera configurarse la violencia política por cuestión de género; en muchas ocasiones las acciones y las imágenes hablan más que mil palabras y en esta ocasión no fue la excepción.

Resulta que, tras hacer mi participación en la sesión, hubo risas y hasta regidores que se pararon mientras su servidora estaba haciendo uso de la palabra. Esas acciones son catalogadas como micro-machismos. No sé si son ignorantes del tema, lo hacen con premeditación o repiten patrones culturales.

Sin embargo, cualquiera de los tres supuestos mencionados en las líneas de arriba, denota falta de respeto, irresponsabilidad y doble moral por parte de quien dice poner en práctica, políticas públicas con perspectiva de género. Doble moral de quien invita a sus trabajadores a talleres de sensibilización para erradicar la violencia de género al interior del Municipio de Querétaro, cuando quien encabeza la administración municipal de Querétaro, ejerce violencia hacia sus compañeras tegidoras.

El alcalde señaló que una abstención no es apoyar un proyecto; yo les pregunto a ustedes, estimados lectores, si no están de acuerdo en la manera de pensar de una persona, -en este caso, no estoy de acuerdo en la manera de hacer ciertas políticas públicas-, ¿por qué razón la tendrían que apoyar?

La única razón que encuentro, es que –en este caso yo- no sea una persona se rige con principios e ideales. ¡Ah! Pero no faltó quien ejerciera violencia simbólica al decirme “está en contra porque así se lo manda su partido”, como si yo no tuviera la capacidad y valor de manifestar mi pensamiento aún y cuando éste es diferente al de la mayoría.

Cuanta ignorancia respecto a la perspectiva de género pulula entre los miembros del Ayuntamiento de Querétaro. Pero como dicen por ahí, podré doblarme pero no quebrarme y no dejaré de ejercer mis derechos. “¡Hasta que la dignidad se haga costumbre!”.

Ivonne Olascoaga

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top