Eric Rosas - La onda plana

Tic, tac, TikTok – Eric Rosas

El ultimátum que Washington dio a ByteDance a inicios de agosto para que a más tardar el pasado 20 de septiembre vendiera su red social de videos TikTok a alguna compañía estadounidense, so pena de prohibir su descarga y dejar a sus actuales cien millones de usuarios en ese país sin acceso a sus perfiles, no ha resultado fácil de cumplir. Como en cualquier negocio digital, los vínculos de las empresas transnacionales se extienden por vericuetos inimaginables y algunos se encuentran atados fuertemente a los intereses geopolíticos de sus naciones de origen.

El titular del ejecutivo estadounidense lanzó su advertencia basado en el argumento de que la firma oriental alberga en territorio chino la información que colecta TikTok y con ello los datos del modelo y número de teléfono, el historial de visitas y de visualizaciones, los registros de seguidores, etc., de los 800 millones de usuarios en el mundo entero, pueden eventualmente ser requisitados y analizados por el Partido Comunista Chino, lo que le permitiría al gobierno oriental dirigir ataques selectivos y personalizados con carácter propagandista o de desinformación.

Tras la emisión de la orden ejecutiva emitida por el inquilino de la Casa Blanca, ByteDance comunicó que estaría desarticulando las operaciones globales de TikTok de las que tiene en China, en donde la aplicación se conoce con el nombre de Douyin. De esta forma, las firmas estadounidenses que han presentado ofertas de compra ante ByteDance, están siendo consideradas para participar como socios en TikTok Global, una nueva empresa que tendría su sede en los Estados Unidos de América. Estas ofertas habían provenido inicialmente de parte de Microsoft y de Walmart; sin embargo, de manera un tanto inesperada, en la víspera de la fecha fatal, apareció una nueva oferta de compra conjunta por parte de Walmart y Oracle, un actor estadounidense importante en el mercado de los centros de datos.

Dada esta inclusión de Oracle de último momento, el Departamento de Comercio de la nación vecina decidió postergar la fecha límite originalmente dada por la Casa Blanca hasta este 27 de septiembre. Sin embargo, las particularidades del caso podrían hacer que esta prórroga resulte insuficiente, pues el anuncio de la propuesta de Oracle y Walmart refiere la adquisición del 20% de las acciones – con porcentajes respectivos de 12.5 y de 7.5 – y, aunque hace unos días el presidente norteamericano dijo sentirse satisfecho porque la toma de las decisiones de TikTok Global estaría a cargo de estadounidenses, luego tuvo que desdecirse cuando la firma china salió a desmentirlo y a enfatizar que conservaría el 80% de la participación en la nueva compañía y con ello también su conducción.

Desde la perspectiva comercial, la sociedad entre ByteDance, Oracle y Walmart ofrece escenarios ganadores para los tres involucrados y también abre una ruta de salida digna para el ejecutivo estadounidense; sin embargo, el tema de fondo, ese que el presidente del país de las barras y las estrellas usó como argumento para exigir la venta de TikTok, prevalece.

ByteDance ofreció almacenar la información de todos los seguidores de TikTok Global en los centros de datos de Oracle – los de Douyin permanecerán en China –, y no solamente de aquellos de Australia, Canadá, Nueva Zelanda y los Estados Unidos de América, como contemplaba la primera propuesta de adquisición que el dúo acompañó con un cheque de entre 25 y 30 mil millones de dólares estadounidenses. Pero lo que la compañía asiática no puso sobre la mesa fue el algoritmo en el que descansa TikTok. Bajo la participación de 80-20 en favor de los orientales, ByteDance continuaría encargada de proveer, ejecutar y mejorar el software que hace tan adictivamente poderoso a TikTok. Y aunque la transnacional china ofreció vigilar que TikTok Global progresara en protección, combate a la desinformación, seguridad en línea y privacidad, conviene tener presente que los algoritmos de inteligencia artificial que operan todas redes sociales, pueden utilizar la información sensible que colectan de sus usuarios para conocer sus preferencias y predecir su comportamiento. Mientras tanto, el tic, tac del reloj avanza en contra de ByteDance y de TikTok, ¿o será a favor?

Lo anterior, dicho sin aberraciones.

Eric Rosas

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top