Niels Rosas Valdez - Procesos del Poder

¿Es el T-MEC la solución para México? – Niels Rosas Valdez

No cabe duda de que, de las últimas pandemias, esta de Covid-19 ha causado más problemas y más severos aún a los países. En varios casos ha descubierto la incompetencia de los gobiernos, en otros ha evidenciado la carencia de apego a la ciencia que tienen los gobiernos populistas, sean de izquierda o derecha, y también ha mostrado qué errores no pueden cometerse en el futuro. No obstante, además de las defunciones, el tema económico adquiere gran relevancia en este escenario. Por ello surge la pregunta, ¿cuál es el pronóstico de la economía de México para el siguiente año?

Desde su inicio se temía que la pandemia causara graves problemas a la economía de los países, e incluso se comenzó a especular acerca de cuáles serían estas implicaciones. Por ejemplo, el Banco de Inglaterra decía que la economía del Reino Unido se reduciría en casi 20%, mientras que la de otros países europeos tendría una contracción de más del 10%. Hoy en día las interpretaciones en este respecto han adquirido mayor solidez en virtud de los datos recopilados y al aminoramiento de la pandemia.

Gracias a los estudios realizados, ahora se conoce que la contracción de la isla británica sería en realidad del 9.8%, la de otros países europeos como Alemania sería de 6% y España de 12.8%, mientras que la de algunos países asiáticos como Japón e India sería de 5.3% y 10.3% respectivamente, situación muy diferente a China, que si bien no tendrá números negativos como los demás países citados, deberá que conformarse con una expansión del 1.9%.

En tal contexto, el Fondo Monetario Internacional ha proyectado una contracción económica del 9% para México, no es una buena noticia, pero sí un mejor pronóstico que el que tenía hace unos meses la misma institución, que era del 10.5%. En contraste, Brasil tendría una reducción del 5.8%. Esto representa un alejamiento para nuestro país con relación a podernos acercar a la economía más grande de América Latina, pero no sólo eso, sino que el esfuerzo de paralizar la economía para tranquilizar el comportamiento de la pandemia en el territorio nacional fue en vano. Parte de la explicación de este panorama fue la aplicación de medidas sanitarias incompletas y a destiempo, es decir, sin ser más restrictivas y estableciéndose alrededor de tres semanas después de conocer la existencia del primer paciente contagiado del nuevo coronavirus en el país, lo que dio suficiente tiempo para que el virus pudiera propagarse.

Pero los “hubiera” no existen, y sin un plan serio de reactivación económica por parte del Gobierno Federal, el mejoramiento de la economía se convierte en un tema trascendental, de debate y de cada vez mayor preocupación entre la población. En tal escenario, ¿qué podría ayudarnos a superar este enorme bache? La apuesta de la administración de Andrés Manuel López Obrador es el flamante nuevo acuerdo de comercio establecido con nuestros vecinos del norte, es decir, el Tratado entre México, Estados Unidos de América y Canadá, o T-MEC.

No cabe duda de que es una gran posibilidad, pero ¿será suficiente? ¿Bastará el T-MEC para reactivar de manera masiva nuestra economía que se contraería 9% al final de este año? Se estima que los tres países de Norteamérica puedan recuperarse en cierta medida en 2021 gracias a la ejecución de este acuerdo comercial, aunque ninguno podría hacerlo del todo. A pesar de ello, habría un mejoramiento, pero no hay que quedarnos ahí. Si algo saliera mal, ¿qué otras opciones habría para reactivar le economía?

Ése es el problema de México, a pesar de que cuenta con varias decenas de acuerdos comerciales, alrededor del 80% de su comercio depende de Estados Unidos de América. Se necesita ampliar a otros mercados para no ser tan dependiente. Hacerlo significaría un gran logro para la administración de López Obrador, por lo que la duda es: ¿tendrá la visión, interés o voluntad para ampliar estas veredas?

El riesgo de no hacerlo es grande, sobre todo considerando que hay otros agentes en el escenario internacional, como China, que pueden desestabilizar la economía estadounidense y ello afectaría nuestro comercio con el país de las barras y las estrellas, y si eso sucediera de nuevo estaríamos paralizados.

Niels Rosas Valdez

Escritor, historiador e internacionalista

@NielsRosasV (Twitter)

niels.rosas@gmail.com

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top