Tec de Monterrey: Investigación Transformadora

Suprema acrobacia – Ricardo L. Moré Doménech

En un verdadero ejercicio de malabarismo político-judicial la Suprema Corte de Justicia de la Nación modificó recientemente la pregunta que le fue sometida para determinar si la consulta para enjuiciar a los anteriores presidentes de México era o no constitucional.

Originalmente la pregunta se formulaba era: ¿Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes, con apego a las leyes y procedimientos aplicables, investiguen, y en su caso sancionen, la presunta comisión de delitos por parte de los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto antes, durante y después de sus respectivas gestiones?”.

Reformulada la pregunta consultable quedó: ¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminada a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”.

Al momento de calificar la reformulación los jueces observadores debemos dar, como a Nadia Comăneci, un perfecto “10”.

Con razón la pregunta original fue calificada como un concierto de inconstitucionalidades. En ocasiones algunos gobernantes hacen uso de términos indefinidos en los que se fundan para justificar sus decisiones, por ejemplo, “así lo quiere el pueblo bueno” para después, tras esas afirmaciones indeterminadas, utilizar la ley como arma arrojadiza, ahora sí, con un lenguaje excesivamente exacto y detallado. En ambos casos el manejo de los términos es interesado, en el primero para obtener una autorización de parte de un agente inidentificable y, por tanto, inimputable y todo poderoso en su indeterminación, que actúa por conducto del oráculo; y en el segundo para identificar en exceso a aquellos que serán sujetos de una acusación aún no probada sobre eventos que, en ocasiones, tienen más de veinte años de ocurridos.

Sometida la SCJN a la indeseada prueba de equilibrar los intereses fácticos del grupo político en el poder, en un año previo a las elecciones, con el respeto a la ley, al Estado de Derecho y a la justicia, el Alto Tribunal emitió una decisión de 10 con flic flac + flic flac + triple twist, al eliminar la condena previa contra los involucrados, la violación a la presunción de inocencia, proteger la figura presidencial institucionalmente de ataques no probados; respetó a priori el proceso y las garantías de orden penal y descafeinó por completo la intención del formulante, al tiempo que concedía la posibilidad de que la consulta se realice, pero esta consulta, no nos engañemos, nunca podrá ya tener el efecto que pretendía el Poder Ejecutivo para legitimar una sanción del pueblo bueno a los villanos de turno elegidos arbitrariamente y, sin embargo, se llevará a cabo, el Rey Pirro de Épiro en versión 4.0, bien por la Suprema Corte.

Ricardo L. Moré Doménech

Asesor Académico de la Licenciatura de Derecho

Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno

Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top