Especiales

Europa regresa al confinamiento; Mariana, queretana-UAQ, narra su vida en Francia

Nitzia Pichardo, Centro Universitario de Periodismo de Investigación (CUPI)
Fotos: cortesía Mariana Mitre

Alcanzó a llegar Francia en agosto, para empezar el estudio de la Maestría en Humanidades Digitales en la Universidad de Burdeos de Montaño, cuando el país gobernado por el presidente Emmanuel Macron todavía no padecía la segunda ola por la pandemia de Covid 19.

Dos meses después, las escenas de personas sin cubrebocas o con la mascarilla “mal puesta” en el transporte público y los bares, sin respetar la “sana distancia”, se transformaron en miles de contagios diarios por el virus SARS Cov2, un segundo confinamiento, clases del posgrado “a distancia” y la restricción de hacer ejercicio sin sobrepasar un radio de un kilómetro del domicilio, durante 60 minutos diarios.

Mariana Mitre

El gusto por estudiar la tecnología y los procesos de comunicación en la educación motivó a Mariana Mitre Cervantes, egresada de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), para regresar a Francia. En ese país, pero en la Universidad de Nantes, realizó movilidad académica en el semestre agosto-diciembre 2016 cuando cursaba la Licenciatura en Comunicación y Periodismo.

La ganadora del primer lugar en la categoría “Ciencias Sociales y Humanidades” del Quinto Encuentro de Investigadores del Estado de Querétaro (2017) recuerda la sorpresa que causó en ella, observar el comportamiento de la población de Francia en agosto, a diferencia de lo que vivió durante el “semáforo epidemiológico naranja” en México, antes de su partida.

Mariana ganó el primer lugar en la categoría “Ciencias Sociales y Humanidades” del Quinto Encuentro de Investigadores del Estado de Querétaro (2017)

 

“Llegué y había mucha gente en los restaurantes, en los bares, en todos lados. También me tocó la última etapa del verano y pues aquí en Francia se utiliza mucho salir, usar la bicicleta y estar en los bares; por ejemplo, en el río todo es de bares y restaurantes. Sí estaban llenos.

En México todavía se usa esto de que en los restaurantes tienen una mesa sí y una no para la distancia entre las personas, pero aquí yo no vi tal cosa”, expresa la joven que cursa el primer semestre de la maestría junto con otros 11 estudiantes.

Se imaginaba que existirían más medidas sanitarias porque en Querétaro “todo estaba muy controlado”, pero su impresión al llegar a Burdeos cambió y la condujo a un escenario de preocupación. Por ejemplo, al interior del transporte público, aproximadamente 20% no usaba mascarilla o la portaban de manera inadecuada.

Se imaginaba que existirían más medidas sanitarias porque en Querétaro “todo estaba muy controlado”, pero su impresión al llegar a Burdeos cambió

Clases presenciales en nivel básico; posgrado, a distancia

De acuerdo con el sitio worldometers.info y las cifras de contagios por Covid 19, actualizadas al domingo 8 de noviembre, Francia es el segundo país del mundo con más casos activos del virus, con un millón 618 mil 271.
Además, triplica a México en el acumulado de casos por cada millón de habitantes, según estadísticas oficiales (27 mil 360 contra 7 mil 433 que se han registrado en México, hasta el 8 de noviembre).

Francia tiene una población de 65.3 millones de habitantes y un acumulado de un millón 787 mil 324 casos por Covid 19, mientras que México alcanzó un total de 961 mil 938 contagios en una población de 129.3 millones de habitantes.

Debido a la contingencia sanitaria en el mundo, Mariana señaló que para viajar a Europa, necesitó conseguir visa de estudiante “porque ahora no se puede viajar si no eres residente, personal médico o estudiante”. Su desplazamiento logró concretarse para mediados de agosto y, en septiembre, comenzó su periodo escolar. Antes de viajar, decidió aplicarse la prueba para detectar Covid-19 en México (PCR), aunque también tenía la opción de llegar y hacérsela en el aeropuerto de París.

«Llegué y había mucha gente en los restaurantes, en los bares, en todos lados», recuerda Mariana

Durante su proceso para ingresar a la Maestría en Humanidades Digitales, “nos dijeron no tengan muy altas sus expectativas porque no sabemos cómo va a estar la situación, pero creo fue en julio cuando nos dijeron que sí nos iban a aceptar”.

En sus primeros días en la Universidad de Burdeos y hasta finales de octubre, las clases presenciales eran en auditorios para guardar la distancia.

“Se hacían en auditorios grandes porque aquí hay una clase que es de tipo curso magistral, digamos, es un auditorio muy grande donde nos metían para guardar la distancia y usar el cubrebocas, entonces estaba bien. Algunas clases eran en línea para no saturar los salones”.

Pese al segundo confinamiento en Francia, Mariana Mitre afirmó que las escuelas de nivel básico y medio superior serán abiertas para brindar clases presenciales a los estudiantes, siempre y cuando los padres o estudiantes lleven y muestren el documento oficial que justifique la salida a la escuela, uno de los motivos.

Antes de viajar, Mariana decidió aplicarse la prueba para detectar Covid-19 en México (PCR), aunque también tenía la opción de llegar y hacérsela en el aeropuerto de París. 

“Es una carta diciendo por qué motivo va a salir: tienes que poner tu dirección, el motivo de la salida. Los motivos sólo son para salir a la escuela, para dejar a tus hijos a la escuela, salir a hacer las compras, ir a la farmacia y al médico… Lo demás, si es algo muy urgente, que tenga un familiar una emergencia [por ejemplo], también se puede, pero hay que comprobarlo con un documento”.

Para quienes hacen ejercicio, deben realizarlo durante una hora en un radio de un kilómetro alrededor de la vivienda, con una hoja de motivos.

“También hay una opción que dice voy hacer ejercicio, sólo se puede una hora y tienes que poner la fecha y la hora en la que vas a salir y tienes que estar un radio en el que vas a estar alrededor de tu vivienda”.

Francia no tiene funcionario que informe diario el avance del virus

Conforme a la segunda ola de contagios, Mariana Mitre mencionó que es más “numerosa” y “grande” al compararse a la de marzo, debido a la confianza de los ciudadanos al momento de abrirse los establecimientos, restaurantes y bares. Sin embargo, las capacidades hospitalarias y del personal médico han mejorado.

Mariana Mitre Cervantes vive en Burdeos, ubicada a 585 kilómetros al suroeste de la capital de Francia (París).

En contraste con México, no se designó a un funcionario específico para notificar diariamente en vivo o en televisión el panorama o avance del virus en la sociedad; los ciudadanos franceses pueden consultar las estadísticas a través de internet.

“Hay una página diaria donde vienen todos los datos en tiempo –me imagino que no real–; ahí viene el número de contagios diarios, el número de acumulados, el número de muertos, el número de personas en Casa de Retiro, son como asilos gubernamentales”.

Además, menciona Mariana que existe una aplicación, por parte del gobierno, en la cual se pueden observar noticias y recomendaciones.

Sin embargo, cuando sucede algo como el crecimiento exponencial del número de contagios en el país, el presidente Emmanuel Macron es quien hace el anuncio.

Mariana señaló que para viajar a Europa, necesitó conseguir visa de estudiante “porque ahora no se puede viajar si no eres residente, personal médico o estudiante”.

“Por ejemplo, del toque de queda en París (que fue la semana pasada) y del confinamiento lo hace el presidente Macron en el canal nacional (…) cuando Macron sale a decir algo quiere decir que es algo importante y emergente”.

Hasta la noche del domingo 8 de noviembre, Francia llevaba un acumulado de 40 mil 439 muertes a causa del virus, mientras que México alcanzó los 95 mil 027 fallecimientos (más del doble), con los 219 que se notificaron en la conferencia de prensa diaria que por lo general preside el subsecretario Hugo López-Gatell.

“Contexto difícil” sin su familia y un nuevo confinamiento

Mariana Mitre Cervantes vive en Burdeos, ubicada a 585 kilómetros al suroeste de la capital de Francia (París). Después de su llegada y antes de comenzar las clases, disfrutó de la feria de la ciudad, que fue permitida por las autoridades pese a la aglomeración de personas.

Antes de dejar Querétaro, Mariana trabajaba en labores de community manager en el sector público, que combinaba con proyectos en cuestiones de negocios con ayuda de tecnologías. Ahora, se enfrenta a estar sin su familia y otra situación de confinamiento, debido a la propagación del virus en un país del G-8.

Universidad de Burdeos

“El contexto de por sí ya es difícil para una estudiante internacional sin su familia (porque yo vengo de estar con mis papás, el confinamiento lo pasé en casa y creo que no me fue tan mal, me mantuve trabajando, todo el día estuve ocupada).

“Lo que estoy pensando es aprovechar ese tiempo para hacer ejercicio porque, como todavía tenemos chance de hacer ejercicio, creo que es algo muy importante y es una de las recomendaciones más importantes que hacen aquí, sobre todo para conservar la salud física y mental; además, alimentarse sanamente”, señala.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top