Cultura

El poemario de Rocío Benítez “estremece”; recibe premio iberoamericano Minerva Margarita Villarreal

Nota: Patricia López Núñez/EnLaLupa.com

Foto principal: César Gómez Reyna

La Universidad Autónoma de Nuevo León y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura entregaron a la poetisa Rocío G. Benítez, el Premio Iberoamericano de Poesía “Minerva Margarita Villarreal”, por su poemario Donde una vez tus ojos ahora crecen orquídeas.

Durante la ceremonia de premiación a la colaboradora de EnLaLupa.com se resaltó el impacto de la obra de Chío Benítez, porque “moverá conciencias” y generará empatía en una sociedad impactada por el miedo, para que se cuestionen las causas de la violencia.

AQUÍ PUEDES VER LA CEREMONIA COMPLETA:

https://www.facebook.com/INBAmx/videos/363325861403291

El secretario de Extensión y Cultura de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Celso José Garza Acuña, señaló que en estos tiempos la poesía adquiere mayor importancia para despertar conciencia a través de la palabra y por eso se convocó al premio iberoamericano de poesía Minerva Margarita Villarreal, miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.

“Este premio Iberoamericano es un reconocimiento de la poeta y un estímulo para el impulso de quienes se dedican al desarrollo de la poesía, por lo que en esta primera edición se seleccionó por unanimidad la obra Donde una vez tus ojos ahora crecen orquídeas, de la poeta queretana que participó bajo el seudónimo Tolvanera”, el cual de acuerdo con Garza Acuña, hace honor a la poesía de Rocío González por la manera en la que impacta las emociones.

Insistió que el poemario “estremece, ya que denuncia las devastadoras repercusiones del feminicidio, la violencia, las terribles historias de desaparición y muerte que se multiplican todos los días en nuestro país. Es una poeta comprometida con su tiempo y las palabras”.

El secretario de Extensión subrayó que el poemario mueve a la empatía y provoca un cambio del lector frente al dolor ajeno, la ternura, el sobresalto, así como “revisar nuestros miedos y cuestionar las causas de la violencia”, al descubrir nuevas formas de decir las cosas, ya que es una obra que mantiene su unidad discursiva de principio a fin.

La directora del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, Lucina Jiménez, subrayó la trayectoria de Rocío G. Benítez con una obra con un especial significado y su trabajo permitirá a la sociedad pensarse a sí misma con esperanza, autocrítica y la posibilidad de enfrentar sentimientos contradictorios alrededor del feminicidio, uno de los temas más complejos de la sociedad, así como los derechos de las mujeres y el dolor que significa para una madre cuando las palabras hacen falta .

Jiménez agregó que la poesía de Rocío Benítez transmite el enojo y el miedo, pero también el sosiego y la construcción de esperanza “a partir de que las palabras se inserten en nuestros poros y nuestros corazones para poder mover todo lo necesario dentro de nuestras conciencias y percepciones para generar una humanidad mucho más ética y muchísimo más dispuesta a que su sensibilidad le permita vivir los cambios más urgentes”.

Asimismo, la directora de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Ludivina Cantú Ortiz, puntualizó que se recibieron más de 300 trabajos para este concurso, que se creó como parte de la cátedra de poesía Minerva Margarita Villareal, como un homenaje permanente a la distinguida poeta.

El poemario de Rocío Benítez, añadió, estremece porque expresa la experiencia vital límite: la pérdida de una hija en circunstancias violentas, así que “representa un aporte original y fresco a la poesía contemporánea, en el que refleja las condiciones de dolor y muerte de muestro contexto existencial”, de manera que “moverá conciencias”.

La poetisa Rocío G. Benítez agradeció el premio y citó a su vez al poeta Luis Alberto Arellano, a quien alguna vez le preguntó por qué seguir escribiendo poesía ante la crisis económica del país y él respondió “es una forma de resistencia, de decir que estamos aquí y no nos vamos”.

“Luis Alberto fue mi maestro, toda mi gratitud para él, confiaba en mí más de lo que yo puedo confiar. La publicación de Muina, mi segundo poemario se lo debo a él. Me llamó para decir: ya es hora o te vas a quedar como la gran inédita de tu generación”, recordó Rocío.

Relató que pensó no publicar el poemario, pero este reconocimiento es un aliciente para seguir escribiendo y agregó que esto “tuvo como detonante un texto periodístico de José Antonio Gurrea, director de EnLaLupa.com,  a quien también considero mi maestro. Estudié periodismo y por varios años he renegado del ejercicio, pero la enseñanza de José Antonio me ha devuelto la esperanza de este oficio. El periodismo me ha mantenido de pie y la poesía me da aliento”.

AQUÍ PUEDES CONSULTAR TODAS LAS ENTREGAS DE «ZONA DE LA VISIÓN PERPETUA», LA COLUMNA SABATINA DE ROCIO G. BENÍTEZ, ENLALUPA.COM:

https://www.enlalupa.com/category/nuestras-plumas/rocio-benitez-zona-de-la-vision-perpetua/

ESTO TAMBIÉN TE INTERESA:

¿Puede el poema decir algo frente a la violenta realidad? – Rocío G. Benítez

 

La poeta Rocío Benítez, colaboradora de EnLaLupa, gana premio iberoamericano Minerva Margarita Villarreal

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top