Rocío Ruiz - Entre las sábanas

No soy gay, pero me gusta vestirme de mujer – Rocío Ruiz

Como cada semana, sigo recibiendo tus dudas e inquietudes para apoyarte como psicoterapeuta y sexóloga. Mándame tus preguntas a [email protected]

Pregunta:

Hola, buenas tardes, doctora. Soy Antonio y tengo 16 años. De vez en cuando uso prendas femeninas y estoy muy confundido por eso.

Empecé a ponerme ropa de mujer cuando tenía como 12 años y duré semanas haciéndolo. Me ponía la ropa de mi mamá hasta que un día me cachó, sinceramente ya no me acuerdo exactamente qué fue lo que me dijo, sólo que me regañó y lo dejé de hacer por una temporada. Sin embargo, las últimas semanas comencé nuevamente a hacerlo, incluso me tomé una foto donde estaba vestido de mujer, y no sé cómo fue pero mi mamá la descubrió.

Nuevamente mi mamá platico conmigo. El problema es que ella piensa que soy gay y no lo soy. Ese día hablamos mucho y salieron más problemas, actualmente no nos hablamos muy bien.

No sé qué hacer, me gusta la ropa de mujer, pero, no sé cómo explicarlo, no me gustan los hombres.

¿Qué puedo hacer?

Me siento muy mal no sé cómo afrontar esta situación, ya no sé qué género soy. Lo único que quiero es ser normal, espero y me pueda ayudar. De antemano gracias por su atención y una disculpa por la molestia.

Respuesta:

Hola, no es ninguna molestia. Al contrario, agradezco la confianza.

Existe demasiada desinformación alrededor de esta manifestación de la vida erótica llamada travestismo. Muchos, como tú mamá, piensan que al vestirte de mujer tienes otra preferencia sexual, lo cual es erróneo, pues existen muchos homosexuales que no les interesa vestirse del sexo contrario y muchos heterosexuales que sí disfrutan esta práctica tanto como tú.

Es cuestión de costumbres, hace muchos años, cuando a lo mejor ni tu mamá había nacido, las mujeres no usaban pantalón, esa prenda era exclusiva para hombres y las mujeres que se atrevían a usarla eran llamadas “Marimachas” de forma despectiva. Hoy en día nadie le diría a una mujer absolutamente nada por vestir con pantalones.

Es cuestión de moda. ¿Sabías que los primeros tacones altos fueron creados para los hombres? Muchos de ellos querían ganar altura y verse más imponentes, por eso crearon el tacón alto.

Desgraciadamente mucha gente, ve con muchos prejuicios el poder vestirse como uno quiera. La vestimenta no determina la calidad de persona que eres.

Es importante que sigas platicando con tu mamá y la tranquilices. Puedes explicarle que si fueras gay se lo dirías, pues serlo tampoco es algo malo ni nada anormal. Sin embargo, dices que no lo eres, así que sólo dile que te gusta verte vestido de mujer, que es como un juego, un gusto o si quieres un disfraz, para divertirte. Puede ser una manera de abrir conversación con ella y arreglar otros problemas pendientes.

Enfatiza que no tiene nada de malo, así que disfrútalo, pero si hay personas importantes para ti que les incomode verte vestido de esa forma no los presiones para que lo acepten.

Muchas personas aplaudirán tu decisión, otras te ignorarán y algunas más tal vez hasta te agredan. Entonces, busca lugares donde te acepten, sin importar cómo te vistas. No todos van a estar de acuerdo con nuestras decisiones, pero tampoco vamos a dejar de hacer algo que realmente disfrutamos, siempre y cuando no nos dañe ni dañe a terceros.

Quedo a tus órdenes por si tienes alguna otra duda.

Rocío Ruiz

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top