Andrea Sosa - Navegando entre Letras

La carta que nunca llegó – Andrea Sosa

La mayoría de nosotros tenemos objetivos, propósitos, metas o sueños. Algunos son estables desde que éramos niños y otros se van transformando con los cambios que vamos enfrentando; sin embargo siempre existe una idea en nuestra cabeza que nos impulsa a seguir adelante; o quizá, algún amigo, hermano o hasta nuestra mascota adorada… pero, ¿qué pasaría si aquello que nos amarra a despertar y continuar, tiene fin o peor aún, ‘nunca llega’?

Eso le sucedió a nuestro protagonista del día de hoy, Carlos; un chico que desde que tiene consciencia, ama con toda su alma la actuación; el hecho de convertirse en una nueva personalidad con el nombre de varios personajes le agradó; desde estar frente a cámaras y luces, hasta estar frente miles de personas apasionadas por el mismo arte que él.

Todo ocurrió cuando fue a una obra junto a su familia, después se metió al club de teatro en la escuela e incluso empezó a crear diversos guiones o a practicar las obras clásicas desde la comodidad de su habitación; todo lo que hacía era aplaudido por la gente que lo rodeaba; pero un día la magia se esfumó.

Carlos creció y empezó a enviar su trayectoria artística a diversos lugares: teatros, televisoras, productoras de cine e incluso radio; sin embargo, él quería trabajar en un preciso lugar, ‘El teatro de Tinta’; debido a que ahí fue donde vio su primera obra de teatro, más no era muy fácil poder entrar a trabajar en ese lugar, es por eso que Carlos envió una carta solicitando una sola audición.

Mientras tanto las otras corporaciones le empezaban a responder a nuestro protagonista, algunos incluso le dijeron que no era necesaria una audición; Carlos, sin embargo, se decía a sí mismo que pronto recibiría la carta de sus sueños y dejó pasar días; pero esos días se volvieron meses, y pronto llegó a ser un punto de desesperación.

Con el paso de los días, todos se dieron cuenta que Carlos ya había escogido trabajo en otra compañía, y lo más raro es que estaba dando más del 100 por ciento en su trabajo; nadie sabía porqué lo hacía, si su meta de vida no se cumplió; a pesar de ello, unos años después lo comprendieron.

Un día Carlos llegó a casa y vió un sobre que era del ¡’Teatro de Tinta’!; ellos le pedían una plática para saber si quería ser partícipe de los siguientes proyectos de la compañía, y Carlos más que feliz aceptó sabiendo que llegó a su meta con más reconocimiento nacional y orgulloso con todo lo que había aprendido y los proyectos que hasta la fecha ha realizado.

A todos no siempre nos tocará el camino recto hacia las metas y los sueños; a algunos les tocará estar en lo alto de montañas y luego caer en abismos, hasta volver a subir de nuevo; otros tendrán que ir de un lado a otro recogiendo materiales y herramientas para lograr el camino; o quizá haya pocos o varios cambios dentro de ese recorrido.

Sin embargo, la clave es nunca perder la confianza en nosotros mismos, y saber que si la carta que esperábamos nunca llegó cuando queríamos, es un regalo de tiempo para crecer como personas y descubrir más cosas de nosotros mismos.

ANDREA SOSA ROSAS

REDES DE NAVEGANDO ENTRE LETRAS

IG: @NAVEGANDO_LETRAS Y @ANDREA.SR02

YT: NAVEGANDO ENTRE LETRAS

TW: @NAVEGAND_LETRAS

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top