Los especiales de Enlalupa.com

Falta de áreas verdes amenaza a aves queretanas; urge cambiar modelo de planeación de la ciudad

Entrevista: Patricia López Núñez/EnLaLupa.com

Fotos: Guillermo González

En los últimos 50 años se perdió el 30% de la población de aves en el mundo y zonas como Querétaro, que presentan un alto crecimiento, se enfrentan a la lucha de conservar sus especies nativas frente a la invasión de aves exóticas, la desaparición del hábitat y el uso de agroquímicos que hoy son 40 veces más potentes que hace medio siglo, advirtió el investigador Rubén Pineda López.

Con más de 150 especies de aves en la zona semi árida del estado y unas cien en el área metropolitana, Querétaro tiene distintas variedades protegidas y en amenaza de extinción por diversas causas, entre las que se encuentran incluso la invasión de otras aves, como el periquito argentino, el gorrión casero, la paloma turca y los zanates, además de la falta de áreas verdes y la siembra constante de ficus, que tiene un fruto tóxico para ellas.

El biólogo especialista en Análisis de Biodiversidad asegura que recuperar la vegetación local y planear la ciudad de manera sustentable podrían contribuir a frenar los problemas que ponen en riesgo al pato mexicano y al zambullidor menor que se encuentran en presas de Querétaro, además que la siembra de arbustos, podría dar espacio a los cardenales y otras aves.

“El problema de las aves no solamente está en las especies que están en peligro, sino también en que el 30% de las aves, en su abundancia, ha desaparecido de 1970 al 2018 en el mundo, eso quiere decir que no solamente se pone el problema en unas cuantas especies, sino a un conjunto de especies y no se sabe precisar qué va a pasar, cómo va a continuar esto. Lo primero en Querétaro es que debe haber una planeación diferente”, propone el académico de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

¿Qué va a pasar con los ecosistemas si las poblaciones decaen?

Se cuestiona que si hay una reducción de las aves, qué pasa con los servicios ecosistémicos de las aves, porque las aves controlan las poblaciones de insectos, si no están las aves, ¿qué pasa con los insectos? Las aves controlan la dispersión de semillas de muchas plantas, de frutos y tienen otros servicios ecosistémicos, con los vertebrados con más funciones en los ecosistemas, más que los mamíferos, porque los mamíferos están todavía más impactados por el humano y las aves son más aguantadoras, pero ya tienen una reducción.

¿Cuáles son las razones de la reducción de las aves?

Por supuesto está en discusión qué tanto se debe al cambio climático. Hay datos precisos que nos dicen que las aves que viven en las partes altas de las montañas corren más riesgos, porque si se calientan ¿a dónde se van? Es decir, un ave de altitudes menores tiene posibilidad de volar hacia arriba a temperaturas más templaditas y lo puede hacer si hay recursos, como alimentos, pero las que están en las cimas de las montañas ya no tienen esas posibilidades.

Está el problema de que los agroquímicos que ahora se utilizan son 40 veces más potentes que hace 40 o 50 años y eso impacta a los insectos, se ha detectado a nivel mundial que también los insectos tienen una baja considerable en sus hábitat, es una cadenita y parte de que si los insectos son afectados por los agroquímicos y los insecticidas, cuando se los comen las aves, tienen una repercusión importante en ellas.

Está en discusión cuál es el origen de la baja en esas abundancias. Está la desaparición de su hábitat, los bosques, los matorrales naturales, que se ven eliminados por las ciudades o por los cultivos intensivos.

Otra problemática son las especies invasoras. Por ejemplo, el periquito que a todos les gusta, es un ave exótica, es de Sudamérica, es el perico argentino y ha probado ser capaz, muy capaz, de tener crecimientos poblacionales exponenciales: hace más de 10 años había un solo periquito, en 2009 y ahorita hay un número indeterminados de aves, 500, 700 o mil. Son especies que son capaces de irse a la zona rural y tener impacto en la economía urbana de la zona rural y de las ciudades, porque cuando ya no les alcanzan los sitios de anidación, pueden anidar en transformadores, equipamiento eléctrico, la especie ha demostrado tener mucho potencial y también tiene potencial de afectar a las especies nativas de aves.

¿De qué manera afectan estas aves exóticas a las especies nativas?

Las aves exóticas pueden impactar a las nativas por competencia de sus recursos, de su espacio, por ejemplo, una especie que es exótica es el gorrión casero, que anda mucho en las ciudades. El macho, por alguna razón, cuando tiene la mancha del pecho más negra, el resto de las aves no se acerca, es competencia por espacio, por alimento, competencia porque son agresivos.

En las especies exóticas, sobre todo cuando llegan, tienen la posibilidad de introducir las enfermedades que traigan de otro lado y se vuelve un peligro para las especies nativas. En México faltan muchos estudios de ese tipo, en cuestiones de enfermedades empezamos en la UAQ a hacer algunos estudios con la paloma turca, la paloma de collar, recién llegada a la ciudad y que está en muchas partes de la ciudad, que tiene un collar negro en la nuca y estamos procesando resultados. Esas palomas eran de más allá de Turquía, colonizaron Europa y se les ocurrió traerlas a América, se piensa que fue en las Bahamas, de ahí dieron un brinco a Florida y en cuestión de pocas décadas colonizaron todo Estados Unidos y ahora hacen lo propio en México.

Esa paloma tiene otra capacidad de dispersión, no como el periquito. Éste, de donde nace a donde se puede dispersar en la siguiente generación son unos cuántos kilómetros, 20 o 25 kilómetros, pero la paloma turca da brincos de hasta 700 kilómetros en su dispersión y se puede ver en la ciudad, palomas que no estaban y tienen casi 10 años y son muy comunes en Querétaro.

Ese es un problema de las aves, igual que la contaminación, pero el asunto de que las poblaciones de aves vayan hacia abajo a nivel mundial sigue en discusión, para saber a cuántos factores se puede deber y seguramente es una sinergia entre todos los factores.

Las palomas turcas colonizaron Europa y se les ocurrió traerlas a América

¿Cuáles la problemática de Querétaro, principalmente en lo que se refiere a las especies nativas?

En las ciudades hay una reducción del número de especies de aves nativas y hay predominio en abundancia de aves exóticas, la simple paloma gris o de campanario, la paloma de las plazas es una especie que raramente se ve en el campo y depende mucho del humano, que la alimenten y a la gente le gusta alimentarla. La paloma turca, el gorrión doméstico son exóticas, el propio zanate, aquí le dicen malamente urracas, son de México pero no de esta zona y es una especie ligada al humano. En las ciudades, así sean chicas, se reducen las especies nativas que pueden entrar, sin embargo, vemos en la ciudad prácticamente 100 especies de aves, muchas de ellas nativas, pero la planeación actual de la ciudad no deja ver, por ningún lado, ningún área verde que sea ni mediana.

Hay excepciones, como Zibatá, que tiene un modelo de crecimiento menos impactante a la ecología y a las aves, pero los fraccionamientos tienen un pedacito de pasto y unos arbolitos mínimos, ahí cualquiera puede ver una cantidad de aves muy reducida, que a lo mejor va de paso. La cantidad mayor de aves está en parques y en colonias donde hay árboles, como Reforma Agraria, ahí hay patios más amplios y más arbolados y hay más aves, al contrario de otras por Satélite, que sólo tienen ficus, que es una especie exótica y sus frutos son tóxicos para la gran mayoría de aves nativas.

¿Cómo se podría ayudar a preservar a las especies de aves de Querétaro?

Lo primero es que debe haber una planeación diferente porque las áreas verdes de la población siguen siendo las mismas. ¿De qué sirve las áreas verdes que son como un churrito, en la gran mayoría de los fraccionamientos nuevos, destinadas a los juegos de los niños? Eso es impermeable a las aves, habrá alguna de paso o será exótica, de esas a las que les gusta comer lo de los humanos, las aves necesitan un arbolado mínimo. En parques, colonias con árboles, los campos de golf es donde hay más especies de aves. En los ficus no hay ave que se meta, ni siquiera para pararse ahí, no les gusta.

Tiene que cambiar la planeación de la ciudad, es fácil ver que los fraccionamientos, para cumplir la cuota de áreas verdes, suman hasta el pastito afuera de las casas y eso no funciona para las aves.

«Lo primero es que debe haber una planeación diferente porque las áreas verdes de la población siguen siendo las mismas.»

¿Qué aves se ven cada vez menos en la ciudad?

Hay varias especies que son exclusivas del matorral, de nopales, de huizaches, que es la vegetación que les gusta, son muchas. Hay una especie que se llama morterito copetón, lo he visto una sola vez en un parque dentro de Querétaro, pero en general está afuera. Las especies no sólo batallan porque se les acaba el hábitat, sino que hay especies que no nos toleran, no les gusta el contacto con el humano. Son diversos factores, si hay una cubierta vegetal que les guste, si hay recurso para ellas en esa cubierta vegetal y si toleran al humano.

De las aves que más escasean en las ciudades son las aves que viven en arbustos, porque en los parques, aunque hay árboles, los arbustos no les funcionan. Una zona con buenos arbustos, tiene cardenales, hay cardenales en Mompaní, en la zona rumbo a Tlacote, donde hay patios de casas grandes con muchos árboles y lotes con matorrales y ahí hay cardenales porque hay una vegetación distinta.

¿Cuáles son las proyecciones para nuestra población de aves en Querétaro?

No son nada halagadoras, porque no planean la ciudad con espacios verdes para que se refugien de alguna manera las especies y las ciudades están creciendo a un ritmo muy grande y la población de México es predominantemente urbana y la cuestión rural sigue siendo cada vez menor. En Querétaro, tanto en la sierra como en partes del semidesierto, por Bernal, hay una diversidad de aves muy importante, así aunque esté muy amolado, pero las aves son tan aguantadoras que un fragmento de nopalera, los árboles de las casitas de las zonas rurales, los cultivos, pues todavía prevalecen, pero las aves de los matorrales esas sí están desapareciendo.

En las ciudades hay una reducción del número de especies de aves nativas y hay predominio en abundancia de aves exóticas

¿Tenemos especies en peligro de extinción?

Tenemos varias en calidad de protegidas, de protección especial, en amenaza de extinción, tanto en la sierra como en Querétaro. Aquí en las presas llega a haber un pato grande, cafecito con el cuello y la cabeza ligeramente más clarito, es el pato mexicano, ese está en amenaza de extinción, en la NOM 2010 y llega a haber un zambullidorcito muy pequeño, zambullidor menor, que también está en amenaza de extinción, así en ecosistemas acuáticos también hay sistemas de ese tipo. Hay más aves en la sierra, pero en la zona semiárida de Querétaro hay más de 150 especies de aves, no es una zona donde sean escasas.

Tenemos lechuzas de campanarios, son blancas, les gusta vivir en la ciudad y son muy buenas para el humano porque se dedican a cazar ratones. Una parejita de esas, al año, está por los mil 500 ratones que caza o más, si tiene cría, puede llegara los dos mil en las calles. En la ciudad también entran aves rapaces, halconcillos, cernícalos y halcón peregrino, algunos de estos halcones peregrinos los están ambientando en la ciudad y eso pudiera estar ayudando al control de especies exóticas.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top