Víctor Roura - Oficio Bonito

Las cuartetas clausuradas – Víctor Roura

1

Hace un año, el 21 de febrero de 2020, el sindicato ya establecido en Notimex —el conformado en los tiempos felices, para sus agremiados, del priismo y el panismo, cuando la información se ajustaba a los discursos políticos… ¡al grado de soportar sus periodistas la ausencia de un caso como el de Ayotzinapa, por ejemplo!— decidió levantarse en huelga por lo que consideró un atropello al mirar cómo cada miembro suyo era desmembrado por no acatar las nuevas reglas del juego, acostumbrados —los trabajadores— a jugar sólo el juego por ellos permitido de acuerdo a sus muy particulares intereses privados, realidad que casi ningún otro medio, por no decir todos, ha apreciado guareciéndose, mejor, en el silencio, lo que ha exhibido, a las claras, la falta de mecanismos para instar al debate de la comunicación en el país, que ha brillado por su ausencia—el debate, no el país.

      El conflicto, que en un año no ha podido alcanzar una resolución final, habla asimismo del estado actual, latente, del periodismo mexicano, enfrascado sobre todo en dimes y diretes, no en indagaciones verídicas, que ha subrayado, por duodécima vez, la mezquindad en la que está inmersa la profesión periodística. El sindicato de Notimex, por ejemplo, sin medir estaturas ni solvencias ha agraviado e injuriado a la gente que ha llegado a trabajar a la agencia del Estado durante esta administración morenista. Y el conflicto (¡un año sin acuerdos, lo que muestra, acaso como reflejo irrebatible inmediato, el comportamiento inflexible e intransigente de la prensa!) nada más ha venido a exhibir la resonancia facciosa de un medio que podría calificarse de cualquier manera excepto de intolerante, porque, como nunca antes, ahora los periodistas parecen no cavilar sino reaccionar, no entablar disquisiciones sino engullir planteamientos, no razonar sino provocar, no cuestionar sino rebajar, no calibrar sino alterar.

 2

El conflicto de Notimex retrata, quizás sin querer, la airada situación de la prensa que por vez primera se siente descobijada económicamente, motivo que ha afectado (desarticulado, sobresaltado) por supuesto a sus íntimos intereses, lo que ha ocasionado una indecible tiranía —por decir lo menos— informativa. El conflicto pareciera inabarcable e inacabable por lo mismo: porque al periodista le interesa su propio entorno, no el ajeno —y mientras no se vea perturbado en su cotidianeidad financiera o laboral, ¿qué podría importarle una pacificación que no lo medra a él?

      Yo entré a dirigir la sección cultural de Notimex ya comenzado el mes de julio de 2019. No terminé ni el año cuando, el 8 de junio de 2020, se vino la cancelación absoluta visual de esta agencia de noticias del Estado, cuya ausencia les hace a los periodistas lo que dicen que el viento le hizo a Juárez. Y en este año de larga espera para hallar una solución a esta huelga que grita, con donosura, su abatimiento he encontrado, sólo, bajezas contra mi persona, porque estos insultadores profesionales, en lugar de dirimir sus lamentos, prefieren pasar el tiempo inventándose invectivas contra los que ellos —los iracundos sindicalistas— consideran sus enemigos. Por lo pronto estos 43 miembros descontentos (número que nos recuerda una verdadera catástrofe, para la cual estos huelguistas, acomodados plácidamente en la nómina del Estado, se descubrieron simpatizantes o por lo menos silenciosos, o silenciados, manifestantes del orden establecido al no mostrar ninguna empatía con aquella grotesca desaparición: ¿por qué estos 43 huelguistas no se fueron entonces a la huelga por los 43 estudiantes vejados, tal como se pregunta, con cordura, Mario Bravo Soria?)… Por lo pronto, digo, estos 43 miembros descontentos ya me han endilgado, ingeniosos e ignorantes, como son, un nuevo adjetivo que los ha sometido a una indecible algarabía que, de bote pronto, los ha puesto a darle likes al huelguista anónimo ocurrente al adjudicarme, por mi cabello medianamente largo, el mote de hippie acaso sin saber el significado de esta palabra cuyo entorno central se desarrolla, básicamente, en el planteamiento contestatario de una cultura establecida. No en vano el grande compositor canadiense Neil Young tituló a sus memorias El sueño de un hippie (2012), que por supuesto, y dada la forma insultante en la que parecen querer utilizarla, no han leído ni una sola página, porque de lo contrario se percatarían de la honra de un hippie legítimo, como lo es, orgulloso de serlo, Neil Young. Lo único que logran estos inofensivos sindicalistas es emular, con tibieza, a Fidel Velázquez, aquel patriarca patronal líder eterno de los trabajadores de México (muerto a los 97 años de edad en 1997), quien, por cierto, calificara, para descalificarlos, de jipis a los espectadores de rock, dándose el priista un mortal tiro por la culata porque lo que hizo, en lugar de agraviarlos, fue ensalzarlos. Lo que está haciendo este sindicato, sin saberlo, en mi caso. Estos son los delicados rubores que trae aparejada e impregnada la inconsútil ignorancia.

     3

Durante ese poco tiempo escribí diariamente unas cuartetas casuales endecasílabas, que próximamente pienso condensar en un libro. Los sindicalistas de Notimex aseguran —airada, ruidosa, enfáticamente— que yo sólo llegué a estropearles su hermoso trabajo, que no sé de periodismo, que no sé nada de cultura. Que sólo llegué a sacudirles su cómoda inamovilidad periodística.

      Lo siento.

      Porque a mí también, no se crea, me agobia, bastante, esta situación.

      Transmito unas cuantas cuartetas que salieron al aire precisamente entre julio de 2019 y junio de 2020, cuartetas que hoy se hallan enclaustradas, en silencio, hasta cierto modo clausuradas, justamente por esta huelga prácticamente ignorada por la prensa misma, o parcializada informativamente en su largo y trágico proceso.

      (Los temas son varios y variados según corría el calendario, pues se publicaba una cuarteta por día, de modo que asumía incluso las festividades con buen ánimo silábico, aunque ahora algunos temas, como el del Muro fronterizo, propuesto por Trump, ya sea (o pareciera), para nuestra fortuna, extemporáneo. Asimismo, hay algunas iniciales reflexiones sobre lo que apenas comenzaba a atosigar a las sociedades con esta indecible pandemia que a todos nos ha trastornado y transformado la vida. Era todo un reto poético, en efecto, asumir —en una cuarteta endecasílaba y rimada— los aconteceres cotidianos. Una práctica cortada de tajo, interrumpida de manera abrupta periodísticamente. Reproduzco, acaso, sólo un 20 por ciento de aquel ejercicio lúdico que empezaba a enfervorizarme escrituralmente en aquella agencia, hoy sepultada por los detractores de su nueva maquinaria informativa.)

4

El olvido de los rencores

Los años pasan de prisa después

de haber cumplido los cincuenta, pues

mueren amigos, se acaban amores

y viene el olvido de los rencores.

 

 

Belleza y frialdad

Hermosa se mira en la cama, el pelo

inundando el desnudo pecho. El hielo,

sin embargo, en su corazón anida:

¿no que la sola belleza era vida?

 

 

Atentados

No hace daño, amor, lo que no fue en tu año,

se decía, tímidamente, antaño.

Porque hoy nada daña una relación:

se atenta a diario contra un corazón.

 

 

Sin huella

Infinidad de mujeres, no amando,

aman, como cientos de hombres, jugando,

ignoran el sentimiento amoroso:

es la entrega un acto de fe borroso.

 

 

Tragedia

Espero pacientemente los días,

horas como sucintas cobardías,

núbiles lágrimas, iras de ausencia,

¿no es el amor la tragedia en esencia?

 

 

Nuevos lectores

La imprenta de Gutenberg debería

no existir ya, claman nuevos lectores.

La cultura, entonces, entre sectores

de aliento silenciado nacería.

 

 

Cosas que se dicen

Los Beatles dijeron: “Yo soy la Morsa”.

Sin leerlo, dicen: “’¿Quién es Vargas Llosa?”

¡O preguntan, cautos, si es bravo el río!

¡Son cosas de las que, mejor, me río!

 

 

Antes de

Antes de punto y seguido, la coma.

Antes de cruzar un tache, paloma.

Antes de que caiga la Luna, un beso.

Antes de desnudarte, salgo ileso.

 

 

Woodstock

1

Antes de Woodstock, una subcultura

era la juventud para los medios

con su rock como caseros remedios.

A la postre, una industria de la usura.

 

2

La música entonces fue guía y faro

de una declarada formal cultura.

El rock como una apropiación futura

de ideologías y social amparo.

 

3

Por vez primera el joven derrumbaba

mitos del conservadurismo puro.

¡Rebeldías con causa contra un muro

que el capitalismo, ja, ya se acaba!

 

4

Los años pasan, la industria del disco

cede, se deja romper el menisco.

Pero medio siglo después las cosas

se vuelven inciertas en hondas fosas.

 

5

De nuevo convencen los inducidos

roqueros, los discos desaparecen,

todo es rock, las redes sociales crecen.

¿Dicen que no se van los años idos?

 

 

Noticia e ictericia

Con las redes sociales, la noticia

se ha trastornado en severa ictericia:

Twitters de dudosa reputación

en lugar de confiada información.

 

 

Ojos de tolerancia

Una agencia de prensa del Estado

debiera lanzar por azar el dado

de la libertad de expresión con ojos

de tolerancia, mas nunca de hinojos.

 

 

Sabanas y huertas

Diez celebridades con seguidores

de inducidos climas, adoradores

de susurros y de palabras muertas,

que creen que es lo mismo sabanas y huertas.

 

 

Verano

Todo a su debido tiempo. Mañana

será otro día. Me echaré una cana

al aire. Voy a llamarte al siguiente

verano, si es que aún estoy ardiente.

 

 

Odio en Texas

Viajar horas para matar en Texas,

como coquetear alzando las cejas.

Así de sencilla es la corta vida,

como el odio en dulces almas anida.

 

 

De pueblos originarios

¿Y cuando hablamos de pueblos indígenas

hablamos de condados alienígenas,

de discriminación que nos compete,

de un racismo que usa sin pena el fuete?

 

 

La vida por nada

A veces damos la vida por nada:

por una promesa jamás cumplida,

por amar a una dama encadenada,

por recoger la dulce ansia esparcida.

 

 

Enriquecimiento

Ningún honrado periodista en México

se ha enriquecido (ni por su buen léxico).

Tendrá que ser amigo de políticos,

hacendarios  e intelectuales míticos.

 

 

Opinión o reflexión

Hoy, cualquiera puede crear un portal

noticioso: es más fácil que un mortal

propague un cargamento de opinión

que una dosis de sabia reflexión.

 

 

Del ronco pecho

En la red, del ronco pecho poético,

se multiplican mil y una opiniones

—porque, sí, lo de menos son los guiones—

sin importar si el trabajo es, o no, ético.

 

 

Una costumbre

Lo que cuenta ahora es la impulsividad.

Con las redes, la permisividad

de la opinión se ha vuelto una costumbre,

aunque se cocine la incertidumbre.

 

 

De la alta cultura

Si no eres capaz de leer en voz alta

significa entonces que te hace falta

el pudoroso azar donde se asalta

la pétrea alcoba de la cultura alta.

 

 

Novela negra

¿Cuando se habla de la novela negra

estamos hablando de brevedades

donde se espanta a personas de edades

diversas que van del niño a la suegra?

 

 

Bebidas

1

Si en los bares, en lugar de cerveza,

me hubieran servido frapé con crema

batida (y mero arriba una cereza):

“Parco y sin alcohol”, sería mi lema.

 

2

Pero como no hay paletas ni helado

en los bares pido, un tanto azorado,

un vodka para pensar, con ternura,

en un frapé al lado de monja y cura.

 

3

El de las bebidas es un problema

de aquiescencias furtivas en la vida:

¿eludirla arbitrariedad manida

del gozo momentáneo? ¡He ahí el dilema!

 

4

Dice Ignacio Trejo Fuentes que en vodka

cerrada no entran moscas, como en boca

abierta entran demasiados dislates,

besos nunca dados, mil disparates.

 

5

—No todo, Roura, son vodkas, cervezas,

menjurjes agridulces con cerezas,

sino también está el agua con chía,

¡mmmmm!—y el catador de orgullo se henchía.

 

 

Distanciamientos

Con el paso de los años la gente

querida se va alejando de a poco.

¡Ya el corazón no se pone tan loco

ante una bella Catrina demente!

 

 

En el zoológico

En los años setenta, en el zoológico

de Chiapas, un cuestionamiento lógico

resaltaba:  ¿cuál era el animal,

de todos, el que propiciaba el mal?

 

 

Querencias

1

¿Qué significa extrañar a quien amas?

¡Cuando duermo, sueño en mórbidas camas,

en pedacerías del corazón,

en cinturas ajenas sin sazón!

 

2

¿Que no pienso en ti, que yo no te quiero?

¡En tu ausencia soy a la izquierda un cero!

¡Nadie roza mi boca abandonada!

¡Soy sin ti sólo una hoguera apagada!

 

 

La dictadura del azar

Y si sé que mi palabra la irrita,

¿para qué cortar de la margarita

sus pétalos si el azar, en romances,

dicta las miradas de no me alcances?

 

 

Carta íntima

Voy a escribir un íntimo deseo ahora

acaso en una carta ensoñadora:

“Te miro en mis suaves dedos desnuda

en una escena tibiamente muda”.

 

 

Fuera del presupuesto

Era asesor de encumbrados políticos.

Socio de empresarios incluso míticos.

Ahora, fuera del sistema, sus críticas

son mordaces mas ciertamente crípticas

 

 

Búsqueda imposible

¡Mil años de pesar con el demonio

pueden llevar directo al manicomio!

¡Pero se busca ―fuera el reconcomio―

nada más un discreto matrimonio!

 

 

Pares y nones

Me das alojo o me despides, pues

no quiero que al amanecer ―después

de mirarte al espejo― te cuestiones

si el amor se juega a pares y nones.

 

 

Muros amorosos

Por no mirar a tiempo mi futuro

dejé que tus brazos en otros brazos

se incendiaran de inútiles abrazos

creando ingratos amores como un muro.

 

 

Último día del año

Pasaron trescientos sesenta y cinco

días en los que yo puse fe y ahínco

para poder ser parte de tu vida.

Nadie me levanta de esta caída.

 

 

Sin la belleza

Esta vez no me voy a enamorar

de alguien sin alma. Nadie va a morar

 de manera superflua en mi cabeza.

¡Al cesto del olvido la belleza!

 

 

Amar como Marte

En ocasiones es tan tierna, ¡oh, Diosa!,

como desparpajadamente odiosa.

Yo la amo como Marte, el santo Dios,

para decirle prontamente adiós.

 

 

Principio y fin

Dicen que el amor es una locura;

mas, asimismo, que todo lo cura.

Nace en la noche y nos rejuvenece,

pero finaliza cuando amanece.

 

 

Día de reyes

He pedido una estatua con tatuajes,

una escultura que diera masajes.

Y he despertado con la boca seca:

me han dejado, a cambio, una inútil beca.

 

(¡Y del Fonca, por Dios, que no he pedido!

¿Y juntarme con sendos literatos

pa ver quién tira mejor a los patos?

¡Con tales temperancias no me mido!)

 

 

Pequeñas diferencias

Notoriamente: alguien que sobresale,

que se hace notar, que libre entra y sale.

Notablemente: alguien capacitado

en ideas, de intelecto bien dotado.

 

 

La dificultad de las rimas

Sábado y domingo no tienen rimas

inmediatas, audibles, seductoras.

¿O poner a flamingos en las cimas?

Hay versos que no salen ni en mil horas.

 

 

Do you speak espanglish?

Una amiga me pide una cuarteta

en inglés para sopesar mi ingenio.

Así dice, la muy. Me salta el genio

de la hondura: I dont want your square teta!

 

 

Simulaciones

1

Es plomero porque echa mucho plomo

a los opositores del patrón.

La plomería es un oficio como

lo es también el arte del buen ladrón.

 

2

El abogado a los corruptos salva:

los saca de prisión antes del alba.

¿Es justa la abogacía tramando

la defensa del vulgar contrabando?

 

3

Los líderes sindicales de antaño

se enriquecían a gusto cada año.

Entonces, ¿jugaban los afiliados

al sórdido juego de los aliados?

 

4

Por bonita funge de reportera

cuando aún no sabe escribir la niña:

mejor sería con la resortera

atinándole a la pera o a la piña.

 

 

La exclusión de los varones

Un colectivo femenino exige

que no vayan varones a cubrir

sus manifestaciones. ¿No se rige,

el grupo en la violencia: es sucumbir

 

ante el patriarcado la cobertura

periodística de un hombre? Apertura,

ciertamente, entonces no hay. Feminismo

no es discriminación, ni breve sismo.

 

 

Palabras atemorizantes

Por el uso que se les pueda dar,

hay palabras cuyo significado

atemorizan en su paladar

connotativo: “Ese macho es amado

 

por una feminista”, por ejemplo,

es inconcebible, aunque ha sucedido.

Otro horror: “sindicato”, protegido

incluso por los que no van al templo

 

erigido por una muda izquierda

cuando se trata de poner los puntos

del decoro y de la ira grácil juntos.

A veces, la cavilación es lerda.

 

 

El bello muro

1

Se levanta el telón: el bello ”muro»

se cae en pedazos, rozagante y puro,

en Mexicali. Lo que vale en dólares

se deshumaniza in the border: ¡órales!

 

2

Se dice que más de quinientos mil

estadounidenses donaron cientos

de millones de dólares (¡oh, vil

riqueza!) para que soplen los vientos

 

del odio y de la discriminación:

el “bello” muro fronterizo tiene

que levantarse contra el corazón

mexicano. ¡Y así en paz el gringo cene!

 

 

Miedo

1

Se suspendieron por un mes las clases.

No se saben las diferentes fases

del posible contagio: ¡no a los miedos

provocados por demagogia y enredos!

 

2

Miedo me da por las personas que amo.

Cíclicamente las enfermedades

nuevas irrumpen sin medir edades:

¡que mi gente jamás baje ni un gramo!

 

3

Una pandemia nos atemoriza,

pero aún más cuando se politiza:

los culpables son nuestros gobernantes,

¡otra cosa hubieran hecho los de antes!

 

4

“Distancia social”, sugieren los médicos.

“No salir de casa” (sólo los ricos).

¿No respirar en aires colectivos?

¡Pero queremos todos seguir vivos!

 

5

No quiero darle la espalda a los medios,

sí a la información negra que destilan:

parece que para el mal no hay remedios,

parece que para el bordado no hilan.

 

6

¡Qué grave lo de la nueva epidemia!

¡No tiene certezas ni la academia!

¿Ponerse de rodillas con paciencia?

¡Abordarla de frente con la ciencia!

 

 

Padecimientos

1

¿Quién, entonces, recorta presupuestos

a los científicos (de nobles gestos)

cuando se miran los padecimientos

que derrumban los humanos cimientos?

 

2

Pandemia no es lo mismo que epidemia,

finalmente: la primera es mundial,

la segunda es normalmente local.

La poca información es como anemia

 

divulgadora: cincuenta millones

de personas murieron en el mundo

hace un siglo por una gripe. Abundo:

los casos de pandemia, diversiones

 

no son. En mil novecientos dieciocho

la denominada gripe española

escaló rauda, enfebrecida, sola,

dejando ningún territorio mocho.

 

(El Coronavirus no es agresivo,

se dice, como aquella enfermedad.

Que no es, con fortuna, tan abrasivo.

Que nos tenga, ojalá así sea, piedad.)

 

3

Que los magnates provocan la furia

del padecimiento. Y la gente lo cree.

Si proviene de la romana curia,

de igual modo en las redes la gente lee

 

mil informaciones que la mantiene

alerta, asustada, provocadora.

Con el Jesús en la boca va y viene

presagiando, débil, la final hora.

 

4

No existían, con el Sida, las redes

sociales, ni en los tiempos de la influenza.

La tecnología, cosas veredes,

no distiende el ánimo sino tensa

 

la noticia; no la esclarece sino

la fragmenta, la reduce, la aumenta.

La información es discutible. Y no

son así las cosas. ¿La prensa en venta?

 

 

Fatal augurio

1

Me dicen que la gente por las redes,

y no por el gobierno, se ha enterado

del Coronavirus. “¿No retrocedes

periodísticamente en el reinado

 

de la información, entonces?”, pregunta,

un conocido, escéptico, presunta

y ardorosamente con inocencia.

¡Impregna filo a veces la decencia!

 

2

Desde Grecia me dicen que tardía

ha sido nuestra reacción ante el virus.

Porque, en contraste con el marzo de idus,

el vaticinio es fatal cada día.

 

 

Desinformación

Con la influenza se emitían programas

radiales sobre el tema me recuerda;

no se trata de ponerse piyamas

para esperar a que el virus nos muerda,

 

por eso uno busca la información

en la red, porque nadie dice nada

(quedemos abrazos como atención,

sólo)—me dice, molesta, aterrada.

 

 

La batalla contra Francia en 1862

Cuatro meses después de la victoria

(y las armas “se han cubierto de gloria”),

murió a los treinta y tres años Ignacio

 Zaragoza de tifus. ¿Fue el espacio

 

de insalubridad en campos de guerra?

La derrota francesa no fue farra

para el general: el 5 de mayo

para él no cantó con holgura el gallo.

 

 

Encierro

1

¿Pero cuántos días llevo encerrado

sin contemplar un monumental busto

de una escultura de barro moldeado

por un artesano exquisito y justo?

 

2

Tanta imposibilidad he pensado

ahora en mi encierro que me he enamorado

mientras miro el tejido de una araña

de una mujer ruda, insensible y huraña.

 

3

Un sueño recurrente en la pandemia:

ella inesperadamente me premia

con dos besos sensuales en la boca…

¡es la reina de ajedrez que me enroca!

 

 

Poderoso caballero es Don…

Catorce mil dólares gana Messi

cada hora. Y se niega a pagar impuestos.

Un locutor de Azteca, sin arrestos

noticiosos, es amigo del presi.

 

En este mundo todos son amigos

de los que les sobra el dinero. Abrigos

da el acaudalamiento sin mirar

los corazones. Con saber driblar

 

un balón basta para callar bocas.

Porque el dinero habla solo. Y son pocas

las oportunidades de tenerlo.

¡Y nadie quiere al destino torcerlo!

 

 

Donde sopla el viento…

El locutor de Azteca, finalmente,

al doctor que él había disminuido

lo entrevista en charla sin contenido.

Aquí no hubo ojo por ojo, ni diente…

 

sino un transparente consentimiento

al funcionamiento televisivo.

Aquí no cabe ningún adjetivo:

la prensa corre donde sopla el viento.

 

 

Confinamiento

1

“Mis abuelitos están en peligro

de extinción”, me dice una niña hermosa.

La frase cae como pesada losa.

¿Certeza sabia? Yo a otra parte emigro.

 

2

Jamás pensé vivir una pandemia,

pero voy a sacar provecho de ello:

crearé en casa una particular bohemia

con un trío de piano, flauta y cello.

 

3

Propondré jugar a las cebollitas

o a las escondidas. Si ella se niega,

pasaremos a la gallina ciega.

O, ¿por qué no?, a las invidentes citas…

 

 

Aislamiento

1

Frente al espejo me pregunto: ¿soy

yo el mismo de ayer, el que está siendo hoy,

el que será mañana, el que no mira

las cosas ya sin ironía ni ira?

 

2

Pude haber querido a esa mujer que odia

mis letras, que tuviera yo en custodia

a las buenas musas con digno trato.

¿Pero es posible amar bajo contrato?

 

3

¿Cuánto tiempo puedo conmigo mismo

estar a solas sin causar un sismo

a mis nostalgias, huellas y recuerdos?

¡Los días, como besos, pasan lerdos!

 

 

Periodismo de investigación

1

Periodismo de investigación hasta

el reportero de segunda clase

lo hace suyo en el momento en que nace.

(¡Vaya, el corrupto cómo se las gasta!)

 

2

Si en el programa de Pati Chapoy

se subraya que es de investigación,

¡espérenme tantito que me voy

a unir a la prensa del corazón!

 

3

Dimes y diretes como noticias,

especulaciones que son albricias,

los rumores como una certidumbre,

el chisme como aceptada costumbre.

 

4

¿Puede armarse con dato incomprobable

una noticia dada por certeza?

Sí: hoy toda especulación es probable,

como el tronco del árbol se endereza.

 

5

Es extraño escuchar a periodistas

denostar a quienes no les conceden

voz por atender a los que no ceden

en sus privilegios sin dejar pistas.

 

 

Escandaleras mediáticas

1

Siempre hay dinero en contiendas políticas,

pero nunca se dejan digitales

huellas ni orientadas pistas en tales

asuntos  de ebulliciones mefíticas.

 

2

Los medios estaban acostumbrados

al mimo y al apapacho del Estado.

Incluso unos se sentían atados,

pero, caray, ninguno era olvidado.

 

Era negocio, entonces (y del bueno),

intervenir en asuntos mediáticos.

¿Quiénes se mostraban, por Dios, apáticos?

No convenía poner ningún freno

 

a las indicaciones monetarias.

Los mediadores siempre por dinero

se han guiado: ¿tiene duda el caballero

que no se canten a tiempo las arias?

 

 

Colmillo cultural

Un intelectual no es forzosamente

una persona solidaria y noble.

Con su visión severa, como un roble,

domina el orbe con su parcial lente

 

de aumento que detecta a los amigos

—incluso de mezquindades testigos

que ha mundanamente seleccionado

para ser una y otra vez compensado.

 

 

Egos rebosados

1

Creo en la gente que dialoga, no en la

que solamente habla para sí. Denla

por aceptada, a ésta, en el solipsismo.

Con las palabras creo, ¡ay!, hasta en mí mismo.

 

2

¿Por qué no se pregunta a un periodista

descontento si ha hecho bien su labor

periodística antes de hacer la lista

incriminatoria, ¡ay!, a su favor?

 

 

Si hubiera…

1

Si yo le hubiera robado dos besos

o la habría perdido de inmediato

o la tuviera encima a cada rato.

¿Para qué forzar, por Dios, los excesos?

 

2

Si hubiera aceptado el sobre amarillo,

viviera hoy rodeado de puro grillo,

influyendo a gente desprevenida,

de la codicia atenida (¿aterida?).

 

 

Neorrealismos

1

Quizás durante este confinamiento

haya perdido ya casi cien kilos

para aislarme de los agudos filos

cortantes que pululan en el viento.

 

2

Durante el encierro varias lecciones

hubo de un nuevo ejercicio de prensa:

la muchedumbre es, ahora, la que piensa

por ti mientras te hundes en tus ficciones.

 

3

El encierro se llevó no sé cuántos

años de mi vida, como suspiros

en pecho ajeno, como cuatro tiros

de amores bajo ensangrentados mantos.

 

4

En definitiva, no soy el mismo

de antes: ahora no creo en la otra palabra,

en la que gentilmente decía: “Abra

usted la puerta y arrójese al abismo”.

 

 

Nueva normalidad

1

Mira, cielo, el cielo ya no es azul

como era antes sino de áspero tul

que produce un calor irrenunciable

al contagio efímero, irrecordable.

 

2

No soy yo, no, sino otro, el que camina;

alguien distinto a mí, incluso en el rostro:

¡ante una belleza ya no me postro!,

¡y paso sin mirar una cantina!

 

3

Hacia la derecha anda el izquierdista.

El derechista rumbo a la derecha.

El iconoclasta, vuelto nihilista.

Y una mujer me da cita sin fecha.

 

4

Las ciudades, decía José Alfredo,

cambian las costumbres, pero también

los amores y los credos. Es bien

sabido que un beso produce miedo.

 

5

Innumerables amigos se han muerto

en esta sesión de confinamiento.

No sé si mi vida es de largo aliento,

porque la Muerte es, sí, un resquemor cierto.

Víctor Roura

AQUÍ PUEDES LEER TODAS LAS COLUMNAS DE VÍCTOR ROURA PUBLICADAS ENLALUPA.COM:

https://www.enlalupa.com/category/nuestras-plumas/victor-roura-oficio-bonito/

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top