Ivonne Olascoaga - Expresiones

Sólo unidos vencerán, Hércules – Ivonne Olascoaga

Mi primer visita a Hércules fue cuando recién iniciaba la administración, cuando movida por este deseo de involucrarme en cada problemática ciudadana yo veía la manera de hacerme acompañar por un funcionario que pudiera dar respuesta a sus demandas. Durante ese primer recorrido, caminé con el delegado y el secretario de Desarrollo Humano y Social; quienes aseguraron atender las demandas de drenaje y vialidad.

En ese primer recorrido no todas las personas salían de sus casa a hablar con los funcionarios; recuerdo que pasaron dos automóviles, gritando su descontento a quienes caminaban con el emblema del Municipio de Querétaro. Fueron los funcionarios quienes recogieron las inquietudes de la población, el delegado y miembros de la Secretaría de Desarrollo Humano.

La segunda visita a Hércules caminé por el Cerro Colorado, anduve sus caminos, olí sus plantas, vi a nuestro Querétaro desde allá arriba, donde el aire es más fresco, cálido y limpio. Me platicaron de los animales que aún habitan en ese lugar así como de la hermosa historia de la Peña Agujereada.

Con voz baja, agachando la mirada y la voz casi entre cortada, me compartieron cómo ha ido cambiando ese lugar, el dolor que les causa ver cómo -a decir de ellos- los intereses inmobiliarios han cambiado ese lugar donde nacieron, vivieron su infancia, juventud y hoy su adultez. Hasta hoy este tema de preservar el lugar sigue en manos de la administración y de la ciudadanía que aún desee darle continuidad a su petición.

Tiempo después regresé a solicitud expresa de uno de los habitantes del lugar, porque estaban derribando los vestidores del lugar de “La Cancha La Purísima” un lugar que era utilizado tradicionalmente por varias generaciones como “su” cancha de futbol.

Sin embargo, algunas personas decían que era un lugar prestado, otras más señalaban que fue donado por el que fue “dueño de la fábrica para que sus trabajadores, que vivían ahí, tuviera un lugar donde jugar”; otros más aseguraban que era de un particular y que estaba en litigio, que no sabían quién era el dueño pues se lo estaban disputando dos particulares.

Hoy sabemos que efectivamente había un dueño y que la autoridad municipal, optó por escuchar la petición de los que en su momento demandaron ese lugar como parte de los usos y costumbres de Hércules.

Ahora ya es propiedad del municipio y será él quien pondrá las reglas, derechos y obligaciones. Deseo de todo corazón que se respete la solicitud inicial que fue por y para preservar las actividades que se llevaban a cabo en ese lugar tradicionalmente desde muchos años atrás.

Ojalá, que en caso de que se cumpla la palabra del acuerdo, que señala el hecho de que se podría llevar a cabo un polideportivo, este polideportivo no se privatice o concesiones como ha sucedido con otros polideportivos.

El peligro es latente porque esa es la naturaleza de la política pública neoliberal; ésta es la manera en que han actuado. No se hacen responsables de sus obligaciones, por eso las dan en concesión o se privatizan.

No vamos lejos, según el artículo 115 de la Constitución, en la fracción que concierne a los Servicios Públicos, señala que estos son obligación de municipio, y se dieron a un particular. Que por cierto y a decir de la ciudadanía, el municipio estaba más limpio antes que después de ser concesionado este servicio.

Regresando al tema, me alegra que esta comunidad se encuentre organizada, sigan así para que no permitan que suceda lo que ha sucedido con otros espacios deportivos.

Ivonne Olascoaga

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top