Entrevistas

«Nuqleo es un proyecto consolidado; el reto ahora es acercar el modelo a más jóvenes»

Entrevista: José Antonio Gurrea C/EnLaLupa.com

Fotos: Paco Peña/Agencia SieteFoto

Más allá de ser la sede de la Secretaría de la Juventud de Querétaro (Sejuve), Nuqleo es una incubadora de ideas y proyectos de los jóvenes queretanos que cuenta ya con una comunidad de más de 10 mil personas.

«Aquí, en Nuqleo, hay un ambiente donde las ideas de los jóvenes pueden volar, pero también donde pueden aterrizarlas y ejecutarlas, donde pueden florecer», coinciden en señalar Rodrigo Ruiz Ballesteros y Francisco Mota Velasco, los dos estrategas detrás de este sui géneris proyecto, donde los emprendedores pueden disponer totalmente gratis de un espacio coworking, cabinas de radio, estudio de televisión, galería, salón de usos múltiples, auditorio, consultorios psicológicos, salas de juntas y terraza.

Ruiz Ballesteros, secretario de la Juventud hasta febrero de 2021 (hoy se desempeña como secretario particular del gobernador Francisco Domínguez Servién), y Mota Velasco, encargado de despacho de Sejuve, y quien era coordinador de proyectos estratégicos de esa dependencia, hablan en exclusiva para EnLaLupa.com sobre este ecosistema de innovación abierta, cuyas fortalezas son la apertura y la colaboración.

«Creo que la visión debería ser tener más espacios como éste en el estado, no solamente en la capital sino acercárselo a más municipios y a más jóvenes que no se encuentran cerca de Nuqleo», subrayan los entrevistados.

¿Cómo surge Nuqleo?

Francisco Mota (FM): Nuqleo surge básicamente de las necesidades de los jóvenes que identificamos a través de varios foros (2018). Fue ahí que hallamos que la Secretaría de la Juventud e instituciones similares nunca habían tenido un espacio ni propio ni digno para realizar sus actividades. A raíz de ahí empieza la concepción de lo que vendría a ser Nuqleo.

¿Qué lo hace diferente a otros proyectos?

Rodrigo Ruiz (RR): La forma de trabajar en las oficinas cambió mucho con la entrada de medios digitales a partir del 2000 y luego con la revolución digital en 2009. Así que pensamos en hacer un espacio totalmente abierto, donde no sólo estuviera la Secretaría de la Juventud, sino que los ciudadanos estuvieran trabajando con nosotros, haciendo equipo, colaborando como en cualquier coworking o cualquier centro de trabajo de la era moderna, donde tienes diferentes proyectos, diferentes empresas trabajando en el mismo entorno de trabajo.

FM: Nuqleo es el primero en su tipo, un lugar de co-trabajo y co-creatividad público, es totalmente gratuito, aquí no se cobra la entrada absolutamente a nadie y se facilita un ecosistema innovador y de emprendedor, que es lo que estamos buscando generar para cualquier persona, sin importar su condición socio-económica.

Aquí, en Nuqleo, hay un ambiente donde las ideas de los jóvenes pueden volar, y no nada más volar sino que aquí pueden aterrizarlas y ejecutarlas. Para eso está la Secretaría de la Juventud, para dar todo este apoyo gubernamental, para hacer que estas ideas puedan florecer.

¿Cómo se da la relación con los jóvenes emprendedores? ¿Ustedes se acercan cuando detectan un talento o ellos son los que lo hacen?

FM: Ese cruce entre la Secretaría y los jóvenes es de dos vías: por un lado, nosotros publicamos convocatorias y cada individuo decide participar o no en ciertas convocatorias. Esa es una vía, que el joven identifique esa convocatoria y participe personalmente. La otra es esa identificación de talentos y el impulso de sus proyectos.

¿Cuáles son las características que deben tener los jóvenes beneficiados?

RR: No establecimos un reglamento o ciertos requisitos de las personas que vienen a trabajar aquí, lo que hicimos fue primero llegar a la comunidad, y que la misma comunidad fuera marcando la agenda y el rumbo.

Hoy lo que estamos encontrando después de un año, son comunidades de programadores, comunidades digitales que están aquí coexistiendo, así como emprendimientos que van dirigidos tanto a la industria 4.0 como a la agenda medioambiental. Esos son los principales emprendimientos que tenemos aquí hoy en Nuqleo.

Un ejemplo es Eter, una empresa compuesta por siete jóvenes de diferentes universidades, principalmente del Instituto Tecnológico de Querétaro, donde están utilizando la impresión 3D para dar soluciones a las industrias tanto automotrices o aeronáuticas, aquí en la región.

Han adoptado a Nuqleo como su casa, han tenido aquí juntas de su empresa, pero también —y ese el valor agregado que complementa al proyecto— Eter ha dado platicas a otros emprendedores, ha ayudado a otras personas a encaminar sus proyectos y ésta sinergia que se da entre el emprendedor que llega con una idea y se encuentra con un emprendedor que tiene ya una idea consolidada y un proyecto marchando, pues es un poco de la sinergia que encontramos en este lugar.

Al día de hoy en lo que estamos trabajando es en una metodología certificada por la Secretaría de Economía federal para que nosotros podamos ofrecer tres tipos de alternativas a los emprendedores: a una primera etapa le llamamos “Cero”, donde se viene con una gran idea. A otra etapa le llamamos “Uno”, donde los emprendedores vienen, tal vez, ya con una marca registrada, una patente, o tal vez simplemente están dados de alta en el SAT. Una tercera etapa “Dos”, se refiere a personas que ya están generando cierta utilidad.

Estos últimos son proyectos más desarrollados. En esta etapa Dos están empresas como Eter y Datalux.  Son empresas que han adoptado a Nuqleo como su oficina, como su casa, pero también la comunidad los ha enriquecido.

Normalmente los que están en la etapa Uno están atorados tal vez en una etapa, en un tema jurídico, en un tema de impuestos, de fiscalización. Bajo el liderazgo de Fran, se abrió el área de mentoría, hoy contamos con más de 100 mentores que son docentes de universidades públicas y privadas, empresarios y funcionarios públicos bajo una metodología que le llamamos ABP (Aprendizaje Basado en Problema), donde por un periodo de 3 meses se plantea un problema donde estos emprendimientos que están en fase Uno están atrapados, y el mentor busca solucionarlo.

En la plataforma que Fran desarrolló con su equipo hay diferentes mentores que van desde el marketing digital hasta finanzas, hasta temas jurídicos y en 3 meses el objetivo es que el mentor ayude a solucionar este problema.

En la etapa Dos, ya cuando el proyecto llega más desarrollado, ¿cuál es el papel de Nuqleo?

FM: El papel de Nuqleo es tratar de vincularlos en cadenas productivas, hacer una aceleración de esa empresa, porque aunque suenen muy consolidadas, y tal vez ya generen empleos y estén establecidos, van a seguir encontrando limitantes en el mercado. Entonces nuestra función es vincularlos a cadenas productivas, a generarles ventas, a vincularlos con más personas para hacer una aceleración para la empresa.

A través de la convocatoria de Mi espacio Nuqleo se han desarrollado 16 empresas, ocho de la primera generación, y ocho de la segunda. ¿En qué estatus se hallan?

RR: Son empresas que están en la etapa Uno y Dos. Lo que buscamos es que esas empresas que están ya asentadas aquí sean precisamente el ancla para las personas que llegan a Nuqleo.

Evidentemente se trata de algo aspiracional para todos los que están en una etapa Cero, pues saben que las cosas se pueden hacer realidad. Por eso Mi espacio Nuqleo va un poco más enfocado en buscar empresas que estén en estas etapas.

¿Hay algún límite para las empresas o para los jóvenes emprendedores? Por ejemplo, que el número de interesados sea muy alto como para poderlos asesorar?

RR: Espero que ese sea un gran problema que tengamos. Al día de hoy tenemos una comunidad de 10 mil personas que han entrado al edificio, que han interactuado con los espacios o simplemente han venido a un foro. Realmente Nuqleo, apenas en su nacimiento como proyecto, tuvo la etapa más complicada que fue el Covid-19. Pero aun así teniendo 10 mil visitas tanto digitales como físicas, lo hace un proyecto muy accesible y de muy buen reconocimiento ciudadano.

¿Qué falta por hacer? ¿Qué proyectos están pendientes?

FM: Nuqleo es un proyecto consolidado. Creo que la visión debería ser tener más espacios como éste en el estado, no solamente en la capital sino acercárselo a más municipios y a más jóvenes que no se encuentran cerca de Nuqleo. Es decir, además de darle continuidad (transexenal), habrá que acercarlo a más jóvenes en el estado.

Inauguración de Nuqleo a finales de 2019

Con este impulso hemos tenido gente ya de otros estados que preguntan: ¿qué hace el Nuqleo, qué es el Nuqleo? Hemos tenido también trascendencia nacional.

¿Cuántas personas pueden trabajar en el coworking o en otros espacios al mismo tiempo?

FM: A capacidad completa estamos hablando de 450 personas, pero ahorita con la pandemia estamos a un 30%. El auditorio ha sido de nuestros espacios más golpeados obviamente, pero hemos tenido buenos números a pesar de la pandemia.

¿A raíz de la pandemia, cómo afrontaron el tema digital?

FM: La conexión digital se incrementó muchísimo, tenemos más de 180 mil visitas a nuestra plataforma desde que la lanzamos. A la hora que llega la pandemia, para nosotros la adaptación fue muy veloz en el sentido de subir capacitaciones, talleres, bolsa de trabajo en línea. Esta adaptación al mundo digital fue relativamente sencilla porque ya veníamos con un trabajo previo para hacer digital la Sejuve.

Aprovecho para invitar a todos a venir a Nuqleo. Este su espacio. Independientemente de las convocatorias, todos los jóvenes pueden venir a participar, a recibir mentorías. Nuqleo es totalmente abierto para todos. Los invito a trabajar hoy para que puedan ser parte de la tercera, cuarta y quinta generación de Mi Espacio Nuqleo porque este es un proyecto con una visión a largo plazo.

Lee este miércoles: Tres jóvenes emprendedores comparten su experiencia en Nuqleo

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top