Entrevistas

«Me encanta Twitter; pone a prueba la capacidad de síntesis»: Miguel Nava

Redacción/EnLaLupa.com

Miguel Nava no tiene un libro de cabecera, sino tres: Los hijos de Sánchez, El príncipe y El arte de la guerra, obras que, dice, pese a que fueron escritas hace muchos años, e incluso siglos, retratan muy bien varias de las situaciones que se viven en el México del siglo XXI.

En entrevista con EnLaLupa.com, el precandidato de Redes Sociales Progresistas (RSP) a la gubernatura de Querétaro, confiesa su admiración por Barack Obama, a quien considera un superdotado, y expresa que aunque no es muy futbolero, durante su estancia en España disfrutó el ambiente especial que se vive en el Santiago Bernabéu, estadio sede del Real Madrid.

¿Cómo comienza tu día?

Haciendo ejercicio, hago natural nunca lo hago con peso, hago muchas dominadas, hago abdominales, hago fondos, lagartijas y tengo una característica muy especial porque no importa que sea sábado, domingo o festivo o que esté de vacaciones, de todas maneras voy a hacer ejercicio. Quizá baje la intensidad pero no hay un solo día del año —salvo que una enfermedad me lo impida— que deje de hacer ejercicio, es una forma para mí de relajarme y estar mentalmente listo para las actividades tanto familiares como laborales.

¿A qué otra cosa te hubiera gustado dedicarte además de la política y de la función pública?

Siempre ha tenido un común denominador: la defensa de los derechos de las personas desde cualquier trinchera en la que esté el servicio público, aun con aquellas profesiones que pensé cuando era niño y no realice, todas van hacia la misma dirección. Inclusive esta función que ahora aspiro, que es una función de naturaleza político-electoral, pero al final se convierte en una función de administración.

¿A qué actividad nunca te hubieras dedicado?

Creo que para mí hubiera sido imposible ser contador público, porque no me gusta estar en un gabinete haciendo cuentas, números, balances, yo creo que la contaduría en mi persona no se podría dar.

¿En qué red social te sientes más cómodo?

A mi me gusta mucho Twitter, porque pone a prueba la capacidad de una persona para la expresión de una idea específica.

¿Series o películas?

A mí me gustan las dos, Las series que me gustan son las de misterio, las series policiacas o algunas cómicas.

La película que a mí más me ha dejado enseñanzas es la serie de El padrino. Dentro del ámbito de mis funciones también me gustó muchísimo El silencio de los inocentes, son películas que me encantan.

Escena de El Padrino

¿Y alguna serie actual?

Ahora por el ejercicio de mi profesión no he tenido oportunidad de ver estas series policiacas, pero te puedo decir que me gusta un canal que habla de la investigación criminal en distintos aspectos que es Investigation Discovery, son todas estas pequeñas capsulas que dan sobre el aspecto criminalístico del lugar de los hechos, pero también el criminológico. O sea, los sujetos que cometen el delito, su forma de actuar antes, durante y posterior a la comisión de estos crímenes tan impactantes que pasan en este canal.

¿Cuál es tu playlist del día?

Soy medio comercial, a mí me gusta toda la música excepto el rap. De ahí en fuera soy medio comercial, realmente me gusta la música de los 90, 80, esos clásicos que nunca van a pasar de moda, me gusta el pop-rock, me gusta la bachata, algunas de reggaetón, me gusta la banda, soy muy populachero en cuestiones de música.

¿Tu libro de cabecera?

Tengo dos libros de cabecera en esta etapa. Este estudio antropológico de la pobreza mexicana llamado Los hijos de Sánchez. Es un libro que me cautiva, me atrapa, porque pese a estar escrito en los 60 del siglo pasado no ha cambiado tanto la situación. Hablando del tema, por ejemplo, de la violencia contra las mujeres, es una radiografía de lo que está pasando y que permea cualquier ámbito de la sociedad, sin importar el nivel cultural, educativo y económico.

Otra de las obras clásicas que me gustan es El príncipe, de Nicolás Maquiavelo. Impresionante, Maquiavelo dice en su obra maestra “en la política no hay moral y al no haber moral es que no hay principios, es que no hay valores». Lo leo, lo vuelvo a leer y me encuentro con situaciones tan similares en pleno siglo XXI cuando este libro fue escrito en 1531.

Te diría uno más: El arte de la guerra, de Sun Tzu. Una obra maestra que te dice cómo se puede vencer al adversario con inteligencia, no necesariamente con un poderío armado militar.

Estas tres obras para mí constituyen mis libros de cabecera, al menos por distintos pasajes que aplico en mi vida diaria, familiar, laboral y no se diga en este reto que tengo en materia política.

¿Algún equipo de futbol?

El Real Madrid. No soy tan futbolero, pero tuve oportunidad de ser estudiante de posgrado en Madrid, y luego fui estudiante doctorado ahí y por azares de la vida cuando ya era trabajador burocrático en el gobierno federal, fui agregado de la Procuraduría General de la República en la Unión Europea y mi base era Madrid, y le encontré un sabor muy especial al ambiente que se vive en el Santiago Bernabéu, ese ánimo, ese jubilo que tiene la gente antes de entrar al estadio, que aunque pierdan no pierden ese ánimo, por eso es que me guio por ese equipo en el ámbito internacional. En el ámbito nacional pues no soy seguidor del futbol, pero de irle a algún equipo, yo le iría al Querétaro.

¿Tu platillo favorito?

A mí me encanta la comida mexicana y te puedo decir, soy fanático de las tortas, ese alimento en donde puedes combinar la verduras, las proteínas, los carbohidratos, si le pones un poco de picante. Me gusta mucho las de milanesa con queso y me gustan las de carnitas.

¿Ciudad favorita?

Mi cuidad favorita es Querétaro. Pero internacional le tengo un aprecio enorme a Madrid por los años que viví ahí.

Plaza Mayor de Madrid

¿Qué es lo que más te entristece en la vida?

El sufrimiento en los niños, la falta de oportunidades para la niñez. Se me hace una responsabilidad internacional y nacional que los tengamos en el olvido, eso me parte el alma y si además estas criaturas están enfermas, tienen alguna discapacidad, pues su esquema de vulnerabilidad me cala profundo. Soy padre de dos menores de edad, una tiene 10 años, la otra tiene 12 años, que es lo que más amo en la vida y eso verdaderamente sí me da. Parte de mi trabajo lo dedico a la defensa de la niñez, por esas condiciones tan graves de vulnerabilidad en las que se encuentran, por el desinterés de la población.

¿Lo que más te entusiasma o te alegra en la vida?

Poder ayudar al prójimo, utilizar todo lo que me ha dado la vida de más en función de otras personas que lo necesitan, poner mi conocimiento, mis experiencias a favor de otras personas para defender los derechos. Eso me anima.

¿Qué es lo que más detestas de los hábitos, ya sean propios o ajenos?

Ajenos, lo que más detesto es la mentira y la traición, son conductas inherentes al ser humano, mientras haya humanos va a haber mentira, va a haber traición. De los propios, pues que soy medio cuadrado, puede ser un defecto que a veces detesto pero bien encaminado es una virtud, la perseverancia. Te voy a poner un ejemplo: yo llegue a ser presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Querétaro hasta la cuarta ocasión. La primera va, la segunda normal y a la tercera mi familia me decía: “¿Qué no te das cuenta?, no es para ti, no te van a elegir”, seguía y seguía, llegué a la cuarta. De igual forma, para la Comisión Nacional de los Derechos Humanos he contendido tres ocasiones. A veces es detestable mi manera de ser e implica un reto muy grande el seguir insistiendo aunque aparentemente no se alcance el objetivo, no llegué a la primera, llegué a la cuarta a la Comisión Estatal, y a la Comisión Nacional, quizá voy a ir por la cuarta ocasión, pero esa perseverancia a veces a mí me llega a incomodar.

¿Cuál es tu personaje histórico favorito?

A mí me llama mucho la atención Barack Obama, es un personaje que admiro en condiciones adversas, por su condición de afro americano, el que a muy temprana edad ya no tenía la guía del padre, sino su madre lo cría, esa manera de conducirse, de convencer. Es un ser superdotado, no nada más en la cuestión política, sino por el encanto que tiene con la gente. Es increíble Barack Obama.

¿Qué le dirías si te lo encontraras en un elevador?

La verdad me daría mucho gusto, le diría que me permitiera darle un abrazo. Le pediría que me regalara un par de horas de su tiempo para hacerle algunos cuestionamientos.

Defínete en tres palabras

Soy una persona honesta, soy una persona perseverante y no soy una persona improvisada. Tengo planeación, tengo objetivos y soy metódico.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top