Eric Rosas - La onda plana

Das computer – Eric Rosas

El gigante alemán Volkswagen, uno de los líderes de la industria automotriz, ha anunciado recientemente que invertirá 15 mil millones de euros anuales hasta el 2025, para transformarse del actual monstruo armador de autos (Das auto) que es, en el mayor fabricante mundial de computadoras (Das computer) rodantes. La inversión anunciada ayudará a desarrollar una plataforma modular que le permita migrar de su actual concepto de línea de ensamble de vehículos de combustión interna a un producto de software, en esencia, que pueda ser actualizado periódicamente. Esta visión demuestra con total claridad que esta industria está cruzando el umbral que la transformará por completo con el arribo de los vehículos inteligentes y para lo que el producto a entregar no podrá conceptualizarse más como actualmente lo hacemos: un habitáculo mecánico, móvil, montado sobre un chasis rígido y equipado con sistemas electrónicos o fotónicos.

Ahora el enfoque deberá ser el de una computadora alimentada eléctricamente y equipada con algún tren de desplazamiento que le permita transportar personas o bienes por igual.

La transición en la que el grupo teutón ha decidido liderar al sector enfrentará dos retos tecnológicos importantes en los que tendrá que recortar la ventaja de Tesla Motors: la sustitución de los motores de combustión interna por los eléctricos, y el desarrollo del software que los vuelva autónomos. En lo que respecta al abandono de los combustibles fósiles, Volkswagen ha anunciado que se encuentra trabajando en una batería de larga duración y recarga rápida, que podrá reducir a la mitad el costo actual de sus modelos eléctricos. En cuanto a la automatización, la firma germana ha comenzado por diseñar su modelo eléctrico ID.3 sobre una plataforma susceptible de recibir actualizaciones, y promete convertirse en los años siguientes en la más grande compañía de software de Alemania.

En ambos aspectos, sin embargo, la visión de la empresa de Elon Musk también es distinta de origen. Quizá es por ello por lo que Volkswagen se cotiza en 160 mil millones de dólares estadounidenses en el mercado de valores, mientras que Tesla Motors alcanza una valuación tres veces más alta. El sustento para esta considerable diferencia radica en las realidades que enfrentan ambas compañías. Por una parte, la firma estadounidense fabricó medio millón de unidades eléctricas en el 2020, mientras que los alemanes sólo 230 mil. Tesla Motors ha invertido decididamente en el desarrollo y la manufactura de baterías, y Musk ha anunciado recientemente que para el 2030 alcanzará una capacidad de producción de tres mil giga watts hora; lo que superaría en once y media veces los 240 giga watts hora que Volkswagen espera lograr para la misma fecha, cuando supone que tendrá en operación las seis giga-fábricas que pretende construir.

Por la otra, Tesla Motors es a menudo conceptualizada como una firma de tecnología —no una armadora de vehículos— que puede establecer alianzas con las empresas filiales del grupo. No sucede lo mismo con Volkswagen, cuyo software más conocido es el que desarrollaron para manipular la medición de los gases de escape de sus unidades.

Aún con todos estos números en su contra, el consorcio europeo está logrando que el sector apueste a su favor, pues tan sólo el mes anterior logró una alza del 60 % en el valor de sus acciones. Puede ser que los inversionistas sientan más confianza en la solidez del consorcio alemán porque no sólo cuenta con marcas que gozan de gran reconocimiento y prestigio —Volkswagen, Audi, Porsche—, sino porque éstas han estado en el mercado durante muchas décadas y han sorteado con éxito la competencia de otras importantes marcas estadounidenses. O quizá estén convencidos de que el grupo alemán efectivamente logrará aumentar su actual producción de vehículos eléctricos hasta el millón y medio de unidades en los próximos dos años, incluyendo todas sus marcas y los segmentos de autos para pasajeros y de vehículos autónomos para servicios de movilidad compartida, y con ello ponerse a la cabeza del segmento. Pero si esto sucede Volkswagen no sólo tendrá a Tesla Motors como competidor, sino que habrá agregado a Baidu y a Apple.

Lo anterior, dicho sin aberraciones.

Eric Rosas

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top