Entrevistas

Querétaro no es una isla; o se planea metropolitanamente o esto se va a desbordar: Arturo Maximiliano

Entrevista: José Antonio Gurrea C./EnLaLupa.com
Fotos: Ricardo Arellano/EnLaLupa.com

Con casi 21 años de experiencia en el tema del municipalismo, Arturo Maximiliano García Pérez enumera sus motivaciones para ser presidente municipal de Querétaro: «creo que es un tema de vocación y de gusto por el ejercicio de la administración pública municipal. Finalmente es parte de mi trayectoria académica, me siento preparado, me siento con la experiencia en los temas municipales… soy queretano, conozco este municipio, sus calles, sus tradiciones, su cultura, su historia, ¿por qué no?», dice.

En entrevista con EnLaLupa.com, el candidato de Morena subraya que la capital queretana no es una isla y recibe el impacto de varios municipios; por ello, advierte que si no se planea metropolitanamente, «esto se nos va a desbordar». Expresa también que de llegar a Centro Cívico no partiría de cero y que revisaría algunos programas gubernamentales vigentes, como el de las ciclovías, que «si completamos sus circuitos», podrían ofrecer «un esquema de movilidad interesante».

Durante la charla, Arturo Maximiliano revela que su primera decisión clave sería escoger a sus colaboradores, a su gabinete. «Gobernar un municipio como el de Querétaro se ha vuelto un elemento de altísima especialización», admite.

¿Quién es Arturo Maximiliano?

Siempre me defino orgullosamente como un queretano. Estoy orgulloso de mis raíces, entendiendo que Querétaro no se conforma sólo de la gente que nació aquí, sino que hay una aportación muy importante de profesionistas, empresarios, en general personas valiosas que han venido también a aportar a la construcción de Querétaro.

Soy abogado por convicción, tuve la influencia de mi padre pero no me fue tan determinante, fue una decisión que tomé por un tema político. A mí me toca una transición entre el político jurista o el político formado en las leyes. Luego me toca la coyuntura de la tecnocracia, estos políticos que empiezan a ser expertos en otros tipos de conocimiento, particularmente la economía, y a mí me agarra en ese punto. Empecé a estudiar fuerte economía, pude hacerlo en Estados Unidos porque en ese momento hubo la oportunidad y te puedo decir que me enamoré de todos los principios que rigen la parte económica y lo hice parte de mi vida. Me gustan las leyes, me gusta la economía y acabé dando clases de derecho económico en la Facultad de Derecho en la UAQ.

De regreso a México, a mediados de los 90, me quería dedicar al sector público especializado en economía y entré a trabajar a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. Empecé a apuntar hacia el Banco de México, yo quería trabajar ahí y hacer carrera, saltar a la subsecretaría de Hacienda o a la misma Secretaría de Hacienda.

Sin embargo, el día que yo hago mi examen en el Banco de México para ocupar una plaza, me hacen una invitación para ver al doctor Rolando García, y termino como su particular en el contexto de la campaña a la presidencia municipal en el 2000. La verdad es que fue un giro completo, de esta parte muy técnica, económica, jurídica en Hacienda, a venirme a hacer un trabajo totalmente territorial, de vinculación con la gente, y la verdad creo que me cambió mi visión de la vida política.

A poco más de 20 años de esa invitación, aquí estás como candidato. ¿Por qué buscar la presidencia municipal de Querétaro?

Hablando de esas materias en las que te especializas, cuando llego al municipio en el 2000, y tiene que ver esta historia con el hoy, hay un elemento histórico: la lucha municipalista que tiene una culminación en 1999, y se da a partir de una reforma constitucional del artículo 115, donde en el papel se le da una plena autonomía a los municipios, pero todavía había que ganarla en los hechos, había que tener leyes orgánicas municipales, en las entidades, había que hacer reglamentos como expresión ya de gobierno.

Yo tuve la fortuna de entrar como secretario de ayuntamiento en ese momento. Entonces tomé la bandera municipalista, me metí de fondo a todo el movimiento, escribí sobre municipalismo, empezamos a organizar a los secretarios de los ayuntamientos de muchos municipios muy importantes para compartirnos experiencias, para empezar a trazar una especie de esqueletos de los distintos modelos de reglamentos que necesitábamos. Cuando fui secretario de ayuntamiento, si mal no recuerdo, hemos de haber aprobado cerca de 40 reglamentos.

El municipalismo fue un tema que te sedujo

Sí, es un orden de gobierno que a mí me gusta mucho, tiene una lógica personal que hace contacto con la gente, que tiene que ver con los servicios, algo que a las personas les impacta más en su vida diaria, y además tiene un marco jurídico bien interesante. Incluso, alguna vez intenté ser candidato a presidente municipal, y creo que íbamos muy bien.

¿En qué año fue eso?

En el 2009. Hubo situaciones desafortunadas que quizá empiezan a marcar un poco mi desilusión, no por no ser candidato, sino por el nuevo esquema democrático del PAN, que la verdad fue una de las razones que me llevaron a renunciar más tarde, porque sí hubo una traición a los principios democráticos que enarbolaba el partido, y yo me di cuenta en 2009 cuando se privilegiaron las designaciones con un método nuevo que no era el natural del PAN. El natural era la elección interna democrática, pero aquí hubo bloqueos, complicidades, grupos y empecé a ver una circunstancia distinta que en su momento me impidió lograr esa candidatura.

Más allá de ese incidente, seguí vinculado a estos movimientos (municipalistas), hice un par de proyectos académicos que tenían que ver con el tema, de hecho di la clase de derecho municipal en la maestría en la UAQ, era Administración Pública Municipal y Técnicas Modernas de la Administración, y las enfocaba justamente a los municipios.

Entonces, hoy que hubo la apertura de Morena para los candidatos externos, vi la oportunidad de poder registrarme, partiendo también de una medición de apoyos, tanto internamente del partido como de los ciudadanos con quienes yo platiqué informalmente.

Creo que es un tema de vocación y de gusto por el ejercicio de la administración pública municipal. Finalmente es parte de mi trayectoria académica, yo me siento preparado, me siento con la experiencia en los temas municipales, y además de ser director general del Instituto Municipal de Planeación, como diputado me metí mucho en los temas que tenían que ver justamente con los municipios. Por ejemplo, aprobar la ley de ingresos, las tablas catastrales que determinan los elementos del predial, entre otros temas. Entonces dije: “sí me siento con experiencia, soy queretano, conozco este municipio, sus calles, sus tradiciones, su cultura, su historia, ¿por qué no?, vamos a presentar este proyecto”.

¿Ya como candidato, en tus recorridos, en tus charlas con los ciudadanos, cuáles son las principales demandas e inquietudes que has detectado?

El de la seguridad es un tema muy sentido en cualquier lugar que te paras. Es alarmante. Es una situación que está afectando en la tranquilidad, en la paz. Es algo que los queretanos siempre hemos apreciado en nuestro municipio.

Al margen del Covid, la inseguridad también genera una afectación en el movimiento económico, pues la gente no se siente segura para salir en horarios en que anteriormente lo hacia porque siente temor que la asalten o, peor, que le hagan un daño físico. Las mujeres, en ese sentido son las más vulnerables, porque hay violaciones, feminicidios. Los comercios tampoco quieren cerrar tarde.

¿Cuáles son tus principales planteamientos en materia de seguridad?

Son tres temas que he venido planteando al margen de las políticas concretas, de las acciones que les llamamos. Se trata de tres grandes pilares: uno es la fuerza, porque el estado de fuerza implica equipamiento, patrullas, armamento, capacitación de los cuerpos policiales, tecnología. El segundo pilar es la buena vinculación con los otros actores que acuerpan este ejercicio de seguridad, tanto de prevención como de reacción. No somos una isla, entonces, es necesario tener colaboración, coordinación, disponibilidad de tocar puertas con la Fiscalía, con los tribunales, con los otros municipios, con el gobierno del estado, con las autoridades federales. Es decir, el segundo pilar es la capacidad que tengas de vincularte de manera positiva para el combate y la prevención de la delincuencia con una serie de elementos gubernamentales que son indispensables.

Y el tercer pilar tiene que ver con la sociedad, en un primer momento con su aportación a través de la denuncia, pero también tiene que ver con una serie de elementos preventivos que está probado que donde no los hay, los jóvenes y también los adultos se van hacia la delincuencia, hacia el vicio. En esta parte tiene que estar una ciudad que te ofrece lugares de esparcimiento, lugares de cultura, posibilidades de ejercitarte, posibilidades de estudiar.

Además de la inseguridad, ¿qué otros problemas apremiantes has detectado?

Si lo pusiéramos en dos grandes cajones: la inseguridad es uno y el otro es el tema económico. El asunto está muy claro, no hay buenas ventas. En algunos casos pueden sobrevivir con porcentajes menores a los que acostumbraban, en otros casos no lo pueden hacer y tienen que cerrar la cortina. Entonces, vemos mayor informalidad porque la gente sale a vender cualquier cosa para sobrevivir. Ese fenómeno se está incrementando. Me encuentro en la calle a personas que nos piden oportunidades de trabajo, a veces piensan que la misma campaña puede ser una oportunidad de trabajo lo cual es muy complicado, pero nos platican sobre las empresas donde trabajaban, los sectores donde se empleaban y nos dicen que no hay las mismas oportunidades que tenían antes. Por ejemplo, el sector construcción, mucha gente se dedica a la albañilería y no tiene trabajo constante. Es muy delicada la parte económica y la parte de seguridad.

¿Qué has encontrado en el tema de la movilidad, en el tema del crecimiento desmedido de la ciudad?

La movilidad es otro tema grave y, por supuesto, el tema del tráfico que es fuertísimo en Querétaro, este fenómeno de la acumulación de automóviles casi a modo de estacionamiento en ciertos horarios. Y en el caso del transporte público, hemos encontrado que sigue habiendo quejas, que han eliminado rutas. En Hércules, por ejemplo, nos topamos con esa denuncia.

Tampoco podemos obviar que se ha dado un crecimiento desordenado, en algunos casos, a veces permisivo, a veces simplemente por distracciones gubernamentales. Entonces, lo que hoy tenemos son escopetazos, si tu visualizas a la ciudad con esas manchas de desarrollo urbano donde existe vivienda, ves que no tiene una lógica de crecimiento ordenado con respecto al resto de la mancha urbana.

De acuerdo con algunos organismos cada mes llegan a Querétaro mil 575 personas. ¿Para estos retos tan mayúsculos, qué propone Arturo Maximiliano?

Ese es un tema toral del planteamiento que traigo. Estoy pensando en muchos temas de forma metropolitana. Querétaro no está aislado, no es una isla que no reciba los impactos de todos los demás municipios. Si no empezamos a planear metropolitanamente, esto se nos va a desbordar, aunque ofrezcas una solución clara en Querétaro, se nos va a desbordar porque también lo que deciden en términos de desarrollos habitacionales, comerciales, industriales en El Marqués, en Corregidora, en Huimilpan, incluso en Colón o en Pedro Escobedo, tiene un impacto importante.

Entonces, tenemos que empezar a hacer un planteamiento de planeación metropolitana en lo que tiene que ver con el desarrollo urbano, con el medio ambiente, con el transporte, que si bien no es una facultad municipal, por supuesto que opinamos. Los proyectos no se hacen en el aire, se hacen en el suelo y de alguna forma la opinión, la autorización o el involucramiento de los municipios en este tipo de decisiones es indispensable.

Otro tema es el agua, porque si bien este servicio está centralizado en la Comisión Estatal de Agua, hay que recordar que de acuerdo con el 115 constitucional es una facultad de los municipios y que San Juan del Río opera ese servicio a través de la Junta de Agua Potable Municipal (JAPAM), por lo que otros municipios podríamos valorar el operarla directamente.

En caso de llegar al Centro Cívico, ¿cuál sería tu primera decisión de gobierno, el primer día de tu administración?

No sé si sea el primer día, pero creo que la decisión más importante es escoger a tus colaboradores, a tu gabinete. Gobernar un municipio como el de Querétaro se ha vuelto un elemento de altísima especialización. Yo soy abogado y sé perfectamente que ejercer mi carrera desde el ámbito privado, comparado con ejercer desde el ámbito de lo público es muy distinto, quien no tiene esa experiencia no es fácil, puede ser un súper abogado pero no necesariamente un especialista en el derecho que tiene que ver con las incidencias que suceden desde el sector público y en particular en el municipio.

Ahí te va nada más para pensarle y vamos de nuevo a los temas: Seguridad, no puedes improvisar en seguridad, no puedes correr ese riesgo, porque además el riesgo no lo corres tú, se lo pasas a los ciudadanos. El ejercicio de la obra, la administración de los dineros, el manejo a través de finanzas, el cobro de impuestos, la cultura, los temas de turismo, la gobernabilidad. Tienes que encontrar perfiles y tienes que convencerlos porque aunque no me lo crea la gente, no todo el mundo quiere estar en el sector público. Y dentro de los perfiles está el tema de la capacidad, de la experiencia, de la vocación de servicio, que es otra herramienta, otro elemento, otro componente importantísimo en la designación de un gabinete.

¿Borrón y cuenta nueva o rescatarías algún programa de la administración actual?

Como lo dije en el discurso de arranque de campaña, creo que sería mezquino decir que todo está mal, y no es por darle crédito a nadie en esta administración, yo te estoy hablando de muchas políticas, muchos programas que no datan de esta administración, a lo mejor tienen tres o cuatro administraciones. ¿Por qué no los vamos a continuar?

¿Ya pensante en algunos programas, has hecho alguna evaluación?

A mí me parece que sí hay elementos que podemos retomar y que están funcionando. Te diría que hay que seguir evaluando los medios alternativos de movilidad. Por ejemplo, el tema de las ciclovías se me hace muy interesante. ¿Cuál es la crítica que yo he escuchado de la gente? Que se quedaron incompletas, porque no cierran un circuito. Ese puede ser un reto que a lo mejor a la gente le daría un esquema de movilidad interesante. Hay que ver que falta para que efectivamente se cumpla ese circuito. Entonces ese tipo de cuestiones, ¿por qué no revisarlas, por qué no evaluarlas?

Hay planes que están pagados, realizados y que no están ejecutados. Ahí están los planes de manejo del centro histórico, tan importante mantenerlo vivo. Ahí están proyectos de planeación, como el Q500 que se han venido trabajando también. En el tema de las políticas de finanzas públicas hay que seguir con esa lógica, no de satanizar el endeudamiento pero preferentemente de mantenerlo muy manejable, de tener una responsabilidad fiscal importante.

Estás entre dos fuegos. Por un lado, el fuego amigo de algunos militantes de Morena, pero también el fuego de los adversarios políticos.

Ese “algunos” yo lo quiero dejar en “pocos”. Respeto las opiniones de las personas que creen que no debía haber sido yo el candidato, los respeto muchísimo, yo también lo he pensado en otras ocasiones de otras personas, pero a final de cuentas así es esto. Algunos ni los conozco, nunca los he saludado, espero no haberles hecho un día algún daño personal, pero a final de cuentas es su derecho. Lo que no creo que sea su derecho es mentir, y creo que se han dicho muchas mentiras alrededor, se han generado descalificaciones que no atienden a la realidad o hechos siquiera comprobados y que tienen que ver inclusive con mi ideología, no tienen que ver con algo deshonesto, con algo que haya hecho mal como servidor público, como profesionista, son cuestiones que en muchos casos son meramente subjetivas.

Pero lo que veo en otro lado es mucha gente que está en Morena y que nos está apoyando, desde muchas trincheras, partido, campaña, brigadas, avanzadas, acompañamientos, una planilla de regidores. Veo una buena inercia de gente que ha estado muy vinculada a Morena y a la cuarta trasformación, y hoy nos acompañan con mucha ilusión de que podemos ganar.

Y están también los de enfrente, los verdaderos adversarios. Y eso es lo que yo he querido transmitir en Morena, el adversario no soy yo, nuestra lucha es muy similar en cuanto a ideales y objetivos pero así es la política, no es algo que yo no haya visto o vivido antes, que tienes fuertes enemigos adentro y todavía tienes que echarte el tiro con los de enfrente.

¿Visualizas un gobierno estatal presidido por Mauricio Kuri y un gobierno municipal encabezado por Arturo Maximiliano?

No lo estoy visualizando, veo a Celia Maya con un discurso muy claro y bien recibido en buena parte. Al menos donde yo he podido estar con ella, me parece muy sólido y a la gente le está gustando, yo veo un interés en los electores, en dar una oportunidad a Morena para gobernar en el estado y el municipio.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top