Niels Rosas Valdez - Procesos del Poder

USAID y el refuerzo de la cooperación bilateral – Niels Rosas Valdez

La visita programada de Kamala Harris, vicepresidenta de Estados Unidos de América (EUA), a México se ha ganado la atención del país en plenos recuentos finales de las elecciones intermedias celebradas el domingo. A pesar de que fue una estancia muy breve, de menos de 24 horas, varios resultados se pueden apuntar. ¿Qué sucedió y cómo se pueden leer las acciones suscitadas ayer?

Como sucede en todo el mundo, las visitas de Estado siempre son importantes y acobijan, además de interacciones diplomáticas, intereses en al menos una de las partes. Por ello difícilmente, por no decir nunca, son fortuitas estas reuniones, de ahí que la visita de Harris a nuestro país apenas transcurridas las elecciones intermedias haya despertado tanto interés e incertidumbre en la política mexicana.

Hay varios puntos por mencionar, como la apertura entre ambos gobiernos para cooperar entre sí, lo que habla de la buena relación que se sigue manteniendo entre México y EUA, a pesar de los líderes que han tenido los dos países en los últimos años. Y de la misma manera, también resulta de especial relevancia las palabras que Harris ofreció previo a su partida de la capital mexicana rumbo a Washington, cuya lectura da a entender la relevancia que significa México para generar estabilidad, seguridad, desarrollo y cooperación en la región.

Un punto medular en la visita de Harris fue la supervisión de la firma del “Memorándum de entendimiento sobre cooperación para el desarrollo”, que se realizó entre la Secretaría de Relaciones Exteriores de México y la Agencia de los Estados Unidos de América para el Desarrollo Internacional (mejor conocida como USAID). El acuerdo es trascendental por múltiples cuestiones que benefician a nuestro país, EUA y Centroamérica, que en los últimos años la situación de sus naciones se ha agravado en materia de seguridad, empleo, economía, migración y desarrollo en general.

Una de estas cuestiones tiene que ver el intercambio de información para ampliar la cooperación internacional en materia de programas sociales, lo que representa un muy apropiado esfuerzo tanto de México como de EUA para generar las condiciones iniciales para alimentar el desarrollo de varios de los países de Centroamérica. ¿Por qué se toma esta decisión? Como lo apuntan los teóricos de la gobernanza global, y que también fue recuperado por Harris, el problema de uno puede representar el problema de otro y, de la misma manera, el beneficio de uno puede significar el beneficio de otro.

A la vicepresidenta de EUA se le ha comisionado atender la situación migratoria, de ahí su movilización para generar acuerdos con México para fomentar el desarrollo en países como Guatemala, Honduras y El Salvador, principalmente. Esta cooperación bilateral entre Washington y la Ciudad de México complementa la política exterior de cooperación internacional emanada por ambos gobiernos hace un tiempo, materializada en el “Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica”.

La encomienda de Harris es atender la migración a EUA, por lo que implementar estrategias que mejoren la situación de varias naciones centroamericanas y así disuadir la migración de su población resulta de la más elevada importancia. Por ello el país de las barras y las estrellas necesita de aliado a México, para cooperar en los programas que se implementarían y compartir información con la Casa Blanca. Nuestro país, en este escenario, se beneficiaría de fortalecer la relación bilateral con el vecino del norte, de mejorar la seguridad en su frontera sur y de evitar colocarse en un jaque como tercer país seguro, lo que sucedió hace unos años.

Finalmente, un punto a recalcar es la ampliación de la participación de USAID en México. Para muchos, la interacción de este organismo estadounidense en nuestro país se traduce a “injerencia internacional”. En el contexto presentado, para nada lo catalogaría así. En un mundo globalizado como el que tenemos hoy en día se necesita de la cooperación y asistencia internacional para solucionar problemas y construir mejores realidades.

Eso busca USAID también al fortalecer las organizaciones no gubernamentales y el periodismo de investigación en México, ese que años atrás le abrió a López Obrador la oportunidad de perfilarse como presidente del país al exponer la corrupción de los gobiernos anteriores y que ahora llama “golpistas” a sus organizaciones sólo porque están haciendo su trabajo, por ser incómodos para el actual gobierno al exponer sus malas prácticas y la corrupción que aún permanece, y, finalmente, por contribuir a la democracia a través de la participación ciudadana. Esperemos que con la visita de Harris y la contribución de USAID el anterior discurso de Palacio Nacional cambie.

Niels Rosas Valdez
Escritor, historiador e internacionalista
@NielsRosasV (Twitter)
[email protected]

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top